La vida secreta de las palabras: Palabras que nos dan la vida y actos que nos la quitan.

diciembre 7, 2006 at 7:06 pm (Críticas)

Isabel Coixet, curtida en sus comienzos como realizadora publicitaria, hizo anuncios de una conocida marca de compresas en los que se notaba estilo personal. Lo hortera de estos anuncios sumado a que para muchos cada vez que habría la boca era para decir estupideces con aire prepotente, se ha convertido en una realizadora no demasiado querida en nuestro país. Sin embargo, no creo justo condicionar sus películas por cómo es ella.

En mi opinión, es una directora capaz de dotar a sus películas de una gran carga dramática y unos personajes cercanos y desencantados (¿quién no?) con esta mierda de mundo en el que ellos tan sólo son un átomo dentro de la sociedad. Personajes a contracorriente, con los que unos se puede indentificar muy fácilmente. Personas que buscan soledad cuando antes la temían, tras ser despreciados por los envenenados dardos de la sociedad y la barbarie. Palabras y palabras se guardan, se conservan, esperando que alguien se las arranque, en vano. Es tan difícil encontrar a alguien que las entienda, que las comparta, que se siguen guardando, con impotencia. A pesar de querer escupirlas cual manguera bajo presión, hay algo que nos impide hacerlo. ¿Qué es? No seré yo quien responda a esto, porque entonces sí que sería pretencioso, pero a pesar de mi corta edad, he vivido y sé que hay sucesos, actos y circunstancias que te marcan y hacen que te cierres a la gente, e incluso a tus amigos. Y más cuando esos recuerdos que no te puedes quitar son tan inimaginablemente terribles y dolorosos como los de la protagonista de esta película, Hannah (una comedida y tremendamente expresiva sin quererlo Sarah Polley), que no me quiero ni imaginar lo que se siente al encontrarse en semejante situación.

El otro protagonista, Tim Robbins, tampoco se queda atrás. Compone un personaje muy humano, con diferente modo de vida y preocupaciones, inhabilitado debido a un accidente laboral y forzado a contar con la ayuda de una enfermera. Es aquí, en un diminuto y remoto lugar a kilómetros de la civilización, donde estos dos personajes se sinceran el uno con el otro. Surge una indescriptible historia de amor, con personas de carácteres ciertamente opuestos, pero que comparten las suficientes cualidades para que esas escondidas palabras puedan ser dichas, y lo más importante, ser escuchadas por la otra persona.

La película comienza suave, un tanto lenta, y con una voz en off que sólo en el último minuto se descubre su origen. Mi vida sin mí era todo un recital de sensibilidad que a mí personalmente, me conmovió, pero sin hacerme llorar. Esta vez Coixet vuelve a conmoverme, pero esta vez de forma más intensa y consiguiendo que se me escape alguna lagrimilla. La película va avanzando en emotividad conforme avanza, esa plataforma petrolífera en la que conviven un grupo de personas tan solitarias como entrañables, va causando más y más emoción en el corazón del espectador (al menos en el mío).  La película, puede (como todas) dependiendo de la persona, conmover o afectar más o menos. Para muchos resultó aburrida, y es que esta película tiene un ritmo bastante lento. Pero en cierto momento del film, donde todo explota sin contención posible, es una tarea realmente difícil mantenerse al margen y mostrar indiferencia hacia ello.

Otra de sus bazas es una banda sonora como hacía mucho que no oía. El tema que suena mientras llueve en la plataforma o esa espléndida canción (¡¡qué grande eres, Tom Waits!!) hacia el final de la película aportan más emoción aún. El montaje es seco. Va por largas escenas de plano fijo que me recordaron a Rodrigo García, y se cortan tal vez, de un modo brusco. Y en el tramo final parece que su misión es la de destrozar conciencias, con una desaprovechada Julie Christie que nos recuerda lo malos que somos. Pero a pesar de estas dos apreciaciones personales, desde mi punto de vista, La vida secreta de las palabras es una obra maestra al que ninguna de las candidatas al premio Goya  podía arrebatarle el galardón. Es un dramón. Vale. Y tal vez me gusten porque reflejan mejor el mundo en el que vivimos, de comedias con personajes estereotipados que parecen salidos de la galaxia “perfección”. Pero este me parece un dramón conmovedor, necesario y tal vez, imprescindible.

Lo mejor: Su capacidad emotiva, la veracidad con la que muestra las secuelas de una barbarie, la historia de amor, la voz en-off, esa maravillosa canción de Tom Waits y Sarah Polley.

Lo peor: Puede hacerse algo lenta.

NOTA GLOBAL: 9.5.

About these ads

3 comentarios

  1. Starman said,

    Le gustará saber que su comentario en ‘Una cuestión de salud pública’ ha sido respondido. No omita el apunte que el editor ha incluído, donde se hace hincapié en el espacio de una semana que dista entre dicho artículo y su ‘Paso’.
    Afectuosamente, Starman

  2. Ramon Balcells said,

    Estupenda película. Por cierto, si no tienes el DVD, yo de tí lo compraría en cuanto antes, ya que dispone de unos extras (¡tiene 3 discos!) increíbles.
    Saludos!

  3. Rebe said,

    También me gustó mucho “La Vida Secreta de las palabras”, no tanto como a tí, pero creo que es infinitamente interesante. Al igual que tú creo que no debemos juzgar las películas de Coixet por la forma de ser que tenga su autora, a mí es una persona que me da igual, pero sus películas me gustan, porque tienen un fondo importantísimo, que hacen que nos llegue en todo momento. Sarah Polley y Tim Robbins están fabulosos. Se sabía que iba a ganar “de calle” en los Goya.

    Saluditos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: