Juegos secretos (Little Children): Adultos jugando a ser niños.

marzo 5, 2007 at 6:51 pm (Críticas)

No me gusta nada dejar tanto tiempo el mismo post de cabecera. Pero mis quehaceres tanto cinéfilos como de trabajo me reclamaban. Tampoco es que en este preciso momento tenga muchas ganas de escribir nada. Hay ciertas personas de mi instituto que no sé si es que son así de gilipollas o tienen alguna extraña predileción a fingirlo. Así que no estoy de muy buen humor, más bien estoy con humor de perros. Pero bueno, intentaré pasar, porque no merece la pena siquiera pensar en ello. Para colmo de males, no me acordaba que mañana tenía exámen de Lengua, así que dejé el libro en clase y no puedo estudiar. Lo tengo a primera hora. Una de dos. O voy y lo dejo en blanco o hago pira y voy a segunda hora inventándome cualquier excusa. Yo me decanto por lo segundo, qué marrón… Dentro de poco (cuando haya pasado ésta mala racha de exámenes) publicaré un post con mi balance de la primera temporada de Perdidos, que he estado dos semanas sin ver un sólo capítulo y tengo que apresurarme a ver los 5 que me quedan. Ahora voy a escribir la crítica de una película que ví el miércoles pasado y me gustó mucho, Juegos secretos (Little children). Tenía películas de calidad para escoger, porque a lo largo de la semana pasada pude ver ésta, Storytelling, El último rey de Escocia, La última noche y Adaptation: El ladrón de orquídeas. Al final me he decantado por ésta, que no es necesariamente la que más me ha gustado, pero aún sigue en cartelera y me gustó bastante más que la de Whitaker.

Todd Field comenzó debutando con En la habitación en el 2001. Éste era un buen film protagonizado por el muy solvente Tom Wilkinson y Sissy Spacek, una muy buena actriz infravalorada actualmente, con un par de secuencias impactantes, mucha tensión dramática y un final excesivamente frío. De ésta película a Little Children (Juegos secretos, como os pille, traductores…) ha evolucionado y mejorado mucho. Para empezar la voz en off es de las más necesarias y cautivadoras que se han oído últimamente, vital para comprender a los personajes y sus acciones. Segundo, describe muy sutil y sinceramente la situación de estar “encerrado” tan frecuente actualmente. Tiene la capacidad de meternos en la historia desde el minuto uno, con unos planos fijos a lo Shyamalan muy elegantes, pero que no huelen a copia en ningún momento. Y la historia está magníficamente contada, excepto tal vez, en su tramo final. Ésto en cuánto a la dirección.

La historia cuenta la historia de un grupo de personas cuyas vidas se entrecruzan de forma sorprendente y posiblemente peligrosa en parques, piscinas y calles de su pequeña comunidad. Una madre aburrida (Kate Winslet) se hace amigo de Brad (Patrick Wilson), un padre que se queda en su casa mientras la mujer de éste (Jennifer Connelly) está fuera trabajando. Por otro lado un amigo de Brad, Larry (Noah Emmerich), comienza a inquietarse por la presencia de un pedófilo (Jackie Earle Haley) recién salido de la cárcel. Una historia muy complicada, más densa de lo que parece, pero que no evita puntuales toques de humor (el marido olisqueando el tanga XD). La película también trata, un poco más de pasada, el mundo infantil e inocente de los niños, tan difícil de entender para los mayores, pero que sin embargo, a veces reaccionan tan o más infantilmente que ellos. SPOILER: La escena en la que Winslet descuida a la niña y luego es ella quien le abraza, lo dice todo. Es curioso que en el momento en el que los dos personajes iban a cumplir sus deseos, se les ocurre pararse y cometer imprudencias puramente por tontería, tal vez por el éxtasis de poder ser libres y estar juntos, dejando todo atrás. Es aquí dónde está el que para mí es, el único punto flaco de la película junto con el desaprovechamiento de Connelly y razones más convincentes que justifiquen la infidelidad de Wilson, porque él no estaba tan instisfecho como ella. El descuido de Winslet, parándose a hablar con Haley, es hasta cierto punto comprensible, pero que justo cuando se van a escapar Wilson se ponga a patinar y al final le pase lo que le pase… un poco bobo, la verdad. Eso es lo que me chirrís, y lo que en mi opinión viene con demasiada prisa rompiendo con el ritmo pausado del resto del film. La muerte de la madre de Haley por culpa de Perrotta, la auto-castración de Haley y la ayuda que le da Perrotta, me parece altamente emotivo, y no tengo nada en contra de ello FIN SPOILER. 

La impotencia, desesperación e incapacidad comunicativa del personaje de Winslet está tratado con mucho cuidado, esmero, detalle y precisión. Y así creando unos personajes vivos (destacando a Winslet, Wilson, Perrotta, Haley y su madre), que una vez acabada la función siguen ahí en nuestra mente, y eso, con los tiempos que corren, es muy difícil de conseguir. Sobra decir que la interpretación de Kate Winslet es maravillosa y 100% creíble. Patrick Wilson me ha sorprendido gratamente, pues en El fantasma de la ópera estaba bastante sosito y en Hard Candy estaba bien, sin más. En ésta ocasión demuestra ser algo más que el objeto de deseo de Winslet, y compone un personaje también solitario, insatisfecho con su vida matrimonial al igual que Winslet, y débil en cierto modo, pues amnos protagonistas son incapaces de controlar la pasión teniendo a un marido o mujer que espere en casa. Pero sus motivaciones están tan bien explicadas que uno se olvida de lo anterior. Prueba de su vacío interior es la emotiva escena en la que se sienta en el banco observando a los chavales, sin éstos dar ninguna señal de que está ahí, como si fuera invisible, vamos. Estoy seguro de que todos nos hemos sentido así alguna vez. El personaje con el que menos a gusto me he quedado ha sido con el de mi amada Jennifer Connelly, que en ésta ocasión está sumamente desaprovechada, y es una verdadera pena que no se logre empatizar con su personaje. Tal vez sea que mi amor hacia ella haga que exiga un papel relevante en las películas en las que participa. No ha sido así, no ha podido lucirse, pero lo poco que hace lo hace fenomenal. La sorpresa del film es Jackie Earle Haley, que hace una actuación formidable. Su inquietante rostro es un punto a favor importante para su interpretación, porque estoy seguro que si de cara fuese un poco más normal, su interpretación no habría impactado tanto. Aún así, repito que lo hace fenomenal y por mí, se habría llevado el Oscar a mejor actor secundario después de Eddie Murphy. Alan Arkin lo hizo bien, hasta ahí. Su interpretación no fue nada del otro jueves. La madre de Haley también interpreta de manera muy convincente. Acabamos con Noah Emmerich, que también me he llevado una grata sorpresa con él, un hombre que achaca los errores de su atormentado pasado a quién más fácil lo tiene. Su personaje es cobarde, pero no inconsiente. En cuanto hace algo que está mal, se da cuenta e intenta remendarlo, aunque no todo es siempre remendable… El hecho de que se redima al final me recuerda bastante al personaje de Matt Dillon en Crash, y es que éstas dos películas guardan algunas semejanzas como las historias cruzadas (aunque las de ésta película son menos) o la actuación final de los personajes y su resolución. No la voy a comparar porque más allá de ésto no le veo más similitudes, son películas muy distintas.

En el apartado técnico, como ya he dicho antes, destaca una muy elegante fotografía, detallista y sutil, que capta los pèqueños matices de los pensamientos de los protagonistas. La música es bien escasa, pero de vez en cuando se oyen notas muy emotivas que aportan intensidad a la escena. A cambio, se ha optado por un recurso mucho más interesante e innovador. El sonido de los platos y cubiertos en esa incómoda cena, el ruído ambiental reflejando la soledad y el vacío, la sirena del tren expresando la rutina diaria… Todo ésto queda perfectamente ensamblado en la película, logrando el efecto deseado y enriqueciendo mucho el contenido emocional, haciéndolo más realista y cercano.

Así pues, tenemos una muy buena película, espléndidamente contada (con sinceridad y realismo ante todo) e impecable tanto en lo técnico como en lo artístico, que sólo flojea en el desaprovechamiento del personaje de Connelly y en un par de huecos de guión del final. Por lo demás, me parece una película magnífica. Todd Field ha avanzado mucho desde su prometedor debut, y si sige a este ritmo, nos puede asustar las obras maestras que nos puede brindar en el futuro. Estaremos esperando…

Lo mejor: Kate Winslet, Jackie Earle Haley, Patrick Wilson y la estupenda caracterización de personajes y sus deseos, dudas, miedos e inquietudes.

Lo peor: El final no está todo lo bien resuelto que debería. La idea general sí está bien explicada, pero los actos que los dos protagonistas cometen al final no.

NOTA GLOBAL: 8.75.

About these ads

8 comentarios

  1. pequeñoIban! said,

    Te diré que para mi En la habitación es mejor. El final mpara nada me parece frío. Pero con todo esta me ha gustado muchísimo, y soy fan de Winslet a muerte, así que también me parece ma´s que creible.

    Por otra parte te diré que no te ralles por esos de tu instituto… no merece la pena… nosotros intentaremos mantenerte contento por aquí ;)

  2. Cinematic said,

    Muchas gracias pequeñoIban, alegra oir eso ;)

  3. Red Stovall said,

    Tom Perrotta redimirse al final??? Pero si Perrotta sólo sale en un cameo. Te confundes claramente con Noah Emmerich. Por cierto, Dillon no se redime en ‘Crash’, vemos aspectos distinos de su comportamiento como ser humano, y marcado porque no puede hacer nada por su padre.

    .

  4. DECKARD said,

    A mí “Little Children” me produce sensaciones contradictorias. Tiene algunos momentos fascinantes, pero algunas debilidades, que tú también (y tan bien) subrayas, acaban pesando demasiado como para decir que me ha gustado. Me da la sensación de que se queda a medio camino, aunque las intenciones son buenas.

    Un saludo!

  5. Donnie said,

    Gran película, perfectamente resumida en tu título: Adultos jugando a ser niños.

    Saludos!

  6. Starman said,

    Si ya le tenía ganas, después de tu reseña se me han duplicado.
    Y cuánta razón llevas en lo de la traducción del título; desvirtúa completamente el argumento y tono de la película.

  7. Cinéfila said,

    La he visto hace unos días y me ha gustado, sobretodo por Kate Winslet y Jackie Earle Haley, éste último está increíble, me lo creí completamente.

  8. TheOK2011 said,

    Me encanta “Little Children”. Por un lado, el título resume gran parte la película (el título original, claro). Por el otro, se muestra de manera muy acertada la forma en la que la gente esconde sus defectos, mostrándose a la sociedad de forma normal y decente, cuando en realidad no lo son. En cambio, el único que realmente se revela tal cual es, es el “pedófilo”, y por ese motivo es escrachado por los supuestos “normales” de la sociedad.
    Además, para profundizar un poco más en la historia, nos presentan a dos parejas. Dos parejas que acaban de sufrir un golpe de realidad: NO ESTÁN FELICES. Entonces intentarán hacer todo lo que puedan para encontrar esa felicidad perdida; para ello deberán comportarse como niños, actuando sin pensar en las consecuencias de sus actos, para finalmente arrepentirse y volver a vivir aquella vida que tan infelices los tenía.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: