Deseando amar: Y ser amado.

abril 18, 2007 at 6:12 pm (Críticas, Proyectos)

Deseando amar es un insólito film de Wong Kar-Wai (o Kar-Wai Wong, como se prefiera) y parte de la primera edición del Proyecto Sesiones Dobles. En su día publiqué el post de “presentación” del proyecto junto con la filmografía del director. A aquellos que no la hayan visto, recomiendo ver primero esta y luego 2046, pues aunque yo ví 2046 primero y ambas son películas independientes, con esta te introduces más en su cine y lo comprendes mejor, para luego no quedarse perplejo ante los mensajes y emociones encriptados de 2046. Deseando amar ganó el premio a mejor actor en el festival de Cannes de 2000, el César a la mejor película extranjera en 2001 y el Screen International Award en el 2000, y fue unánimemente aclamada por la crítica.

Hong Kong, 1962. Chow Mo-Wan (Tony Leung Chiu-Wai), redactor jefe de un diario local, alquila una habitación en un apartamento el mismo día que Su Lizhen (Maggie Cheung Man-yuk), secretaria de una compañía naviera. Son vecinos de habitación. Por motivos de trabajo sus respectivas parejas los dejan solos durante cierto tiempo. A pesar de tener una casera y unos vecinos amistosos, Chow y Su se encuentran a menudo a solas en sus habitaciones y entablan una amistad. Una vez, Chow descubre que sus respectivas parejas mantienen una relación extra-matrimonial en común. A partir de este momento ambos empiezan a pasar cada vez más tiempo juntos reconfortándose el uno con la presencia del otro. Chow invita a Su a ayudarle a escribir una serie de historias que escribe para un periódico.

Aquí comienza una bellísima historia de amor. La historia es sencilla, no deja más cabos sueltos que uno que explicaré luego y no se complica con subtramas prescindibles que no lleven a ningun lado. Se centra en la callada historia de amor de los protagonistas. Tal vez vista antes 2046, puede parecer que la última sea más compleja argumentalmente, pero yo me quedo con esta, porque me llega más, porque me emociona más y porque me encanta. No creo conveniente darle una crítica rutinaria a una película que no lo es. Por tanto, la criticaré mediante escenas, pues es el modo más preciso que se me ocurre (por lo tanto vereis algunos Spoilers). Aunque antes de esto, sí que tengo que destacar algunas cosas. Lo primero, Tony Leung y Maggie Cheung están fenomenales, lo bordan y nos transmiten todas sus emociones, es como si estuviéramos en su cabeza. Esta última además luce un tipazo impresionante, y un vestido diferente casi para cada escena. Luego, la fotografía es preciosa, y la cámara captura todos los sentimientos de los personajes a la perfección. La música, otro puntazo. Una banda sonora brillante, muy emotiva, aunque sólo se componga de los temas “Yumeji´s theme”, “Aquellos ojos verdes”, “Te quiero dijiste” y “Quizas, quizas, quizas”. Y por último, destacar que es una de las películas que mejor y más puramente reflejan el amor como tal, dejando un halo de trsietza y vacío al final que nos confirma que estamos ante toda una obra maestra.

“Reinaba la intranquilidad. Ella, tímida, inclinaba la cabeza para que él se acercase. Pero a él le faltaba valor. Ella dio media vuelta y se alejó”. Así comienza Deseando amar. Comienza introduciéndonos en la rutina de los dos protagonistas, sus idas y vueltas y conversaciones con otras personas. En un momento, suena una sobrecogedora música y Su se acerca a cámara lenta a la mesa donde sus amigos juegan a las cartas. Aparece la mujer de Chow (a la que reconocemos por su peinado) y Su acaricia a su marido, deseando otro gesto de amor a cambio, gesto que no se produce. Tras volver a la rutina, vuelve a sonar la música (un recurso inteligentísimo). Su va a buscar agua, con un botijo, mientras Chow está apoyado en una pared, preocupado, porque es muy posible que su mujer esté liada con otro. Ella está cansada de todo y se frota la cara con un paño. Sube por las escaleras, alumbrada por una luz por la que seguidamente bajará Chow. La siguiente noche se produce el encuentro. Y otra vez otro encuentro, iconizado por la luz que les alumbra (no creo que su continuo enfoque sea casual), bajando y subiendo siempre por el lado de la luz que alumbra su unidad, dejando a un lado la oscuridad del otro lado de la calle. Empieza a llover, y al llegar a casa Chow se lanza a pedirle a Su para salir a cenar. La conversación aquí es clave. Por medio de una coincidencia que les une aún más, se dan cuenta de la infidelidad de sus respectivos conyuges. Tras la cena, vuelven tranquilamente a casa, y él da el primer paso de volver a invitarla para otra noche. Ella, temerosa, se refugia en las rejas que hay (en otra escena se refugia en un periódico, en otras en sí misma…) porque sabe que la pasión que siente por Chow es mayor a la que jamás sentirá por su marido (curioso que nunca vemos su cara ni la de la mujer de Chow). Esos pequeños detalles son los que alimentan su amor, un amor callado (pero no por ello menos pasional) y lo hacen crecer con más fuerza cada día.

En el minuto 35 está la escena que se describe al principio. Cuando no estan juntos podemos intuir sus pensamientos, la necesidad de afecto que tienen, de tocarse, de acariciarse. En otra escena quedan, ella va a reunirse con él en el hotel, sube con rapidez, pero no se atreve y vuelve a bajar (no sé si seré el único al que le ha pasado esto un millón de veces xD). Pero en el fondo sabe que con él se siente bien y le ama, así que vuelve. Él le dice: Creía que no vendrías. A lo que ella responde: Nosotros no somos como ellos. Están juntos, se ríen, ensayan que él tednría una amante y ella rompe a llorar. Sabe que no es cierto, pero la sola idea de que lo fuera le parte el corazón.

En otra escena, sus amigos vuelven a jugar a las cartas. Ella ya no tiene a un marido al que acariciar (ni periódico, ni rejas…), solo le necesita a él. Él en el trabajo, lo mismo. Vuelven a ensayar que el la deja y se va, acariciándola por última vez. Tras el ensayo, vuelve a romper a llorar, pues la idea de que pasara le horrorizaba. Después en el coche, se agarran de la mano (cuando en una ocasión anterior, ella se la había negado). Pared contra pared, casi pueden sentirse aún estando en habitaciones diferentes. En el hotel, esta vez es él quien la deja plantada, congelándose la imagen como cuando lo hizo ella. Luego viene el famoso árbol. “Antiguamente, si alguien tenía un secreto que no quería compartir, subía a una montaña en busca de un árbol, le hacía un agujero y susurraba el secreto. Luego lo tapaba con barro y dejaba el secreto ahí para siempre”. Este es el diálogo clave para entender el desenlace. Finalmente, él se va. Ella le llama, pone el teléfono en su hombro, y él sabe automáticamente que es ella, gritando en silencio que le necesita. Los años pasan, dejan de hablarse y el deseo desaparece. Ella mira la ventana, recordando aquellos años, sintiendo nostalgia. Él regresa, pero por una nimia equivocación, se queda sin verla. Luego nos dicen: Acabada esa época, nada de lo que perteneció a ella existe ya”. Pero… ¿de quién es ese niño? Es el único cabo que me falta por atar. En la escena final, él se encuentra en un templo buda. Encuentra el agujero, susurra su gran secreto, y se va. Con una frase final magistral concluye la película, dejándonos sensación de tristeza y vacío interior.

Lo peor en una película de estas características es no entrar. Que los silencios, miradas, pausas, música repetida y demás no expresen nada. A mí me ha parecido una historia de amor tristísima, formada por pequeños detalles, sensible (tal vez demasiado, pero nunca sensiblera), que sin duda añadiría a mi lista de “Las historias de amor más tristes del mundo”. Una película imprescindible, obra maestra (tal vez no absoluta, pues su sencillez argumental la lastra un poco) de obligado visionado. La película es puro cine “Kar-Wai”, que gustará a algunos y aburrirá a los más cafres (no lo digo en plan despectivo, pues tengo amigos a los que no les dijo nada, pero perdón por la generalización xD). De obligado visionado.

NOTA GLOBAL: 9.5.

Los participantes del proyecto: Books&Films, ¿Y si esta vez te quedaras?, Cineahora, Cinematic World, El día del cazador, El séptimo arte, El diario de Mr. Macguffin, Marco Velez, Himnem, Fabrica de ilusiones, Padded Room: Chronics floor, El lamento de Portnoy, La mujer justa, Bogotá 35MM, Ojo de buey, Viaje a Itaca, Sesión Doble, Ekilore, Rulemanes para Telémaco, Arteyliteratura, La linterna mágica, Rod@ndo, El trono de Hatti, Palabras ocultas, Mitte, The Observer

About these ads

13 comentarios

  1. Cineahora said,

    Y esos pequeños detalles son los que hacen grande una historia, unos personajes y una película como ésta.
    Además de ser una historia de amor, como muy bien dices, tristísima. Le da auténtico valor a un término tan desgastado como “romántico”.

    Un saludo !

  2. nicktime said,

    WOW WOW e de decir k esta peli la vi ace tiempo y me gusto BASTANTE sin embargo NUNK vi 2046… Tendre k ponerme! En fin, un buen ejercicio este el de los proyectos… Pero NU valgo pa ellos: DEMASIADA responsabilidad :P

    SALU2!

  3. Hatt said,

    Y además, ya se sabe que muchas veces las cosas que nunca se dicen son las cosas más importantes…

    Nos leemos.

  4. DECKARD said,

    Es uno de los clásicos modernos más convincentes y perdurables.

    Kar Wai va construyendo sus películas sin guión, partiendo de unas cuantas escenas que tiene en su cabeza y de unas ideas muy generales sobre el argumento que va concretando con los actores. Es un método arriesgado, pero en “Deseando amar” dio resultados magníficos. “2046″ también tiene sus momentos, pero se le notan más las costuras, es muy irregular. Está bien que destaques la música porque es de los directores que mejor la utiliza.

    Un abrazo!

  5. Raquel said,

    Me encantan los momentos en que la lluvia tan intensa lo invade todo, y la música de Galasso taladrándonos emocionalmente. Imposible ser de piedra.

  6. Alicia said,

    ¿Realmente crees que el amor desaparece? No lo creo, y esa es la diferencia entre la pareja formada por sus respectivos cónyuges y ellos, como muy bien dice Maggie Cheung en esa escena que comentas. Además, a veces las cosas que se susurran son mas importantes que las que se dicen a gritos.

  7. nonashusi said,

    Tendré que verlas, gracias por la recomendación…GRAN POST

    Saludos

  8. Cinematic said,

    ¿Yo dije que el amor desaparece? Pues si lo dije me refería más a la pasión carnal, no al sentimiento más en tono cariñoso. Aunque supongo que en algunos casos sí desaparece, pero no creo que este sea el caso.

  9. Rose Mulligan said,

    Yo la ví hace algún tiempo y me pareció muy bonita aunque un poco difícil de entender por su complejidad visual (estamos muy acostumbrados al cine explícito-americano!!). Tu post me ha recordado muchas cosas, tendré que volver a verla para captar todos los detalles que comentas!!
    Por cierto, yo tenía entendido que 2046 es la continuación de ésta…aunque ya no me acuerdo muy bien!!
    Saludos!!

  10. jazzman said,

    Está claro que es una película llena de escenas imprescindibles, muy buen post. Y 2046 es, quizás no tanto la continuación, como el complemento a ésta, no se entiende una si no has visto la otra.

    Saludos!

  11. Donnie said,

    Yo creo que este director es de lo mejor que hay… todo lo que hace lo hace bien -que yo haya visto claro-, desde Happy Together hasta 2046, pasando por Chuckin Express… a ver qué tal My Blueberry Nights que se presenta en Cannes!!

    Un saludo!!

  12. Rulemanes para Telémaco :: Y no te puedo hallar :: April :: 2007 said,

    [...] Observer, Fábrica de ilusiones, Cinematic World, Cineahora, El lamento de Portnoy, La linterna mágica, El diario de Mr. Macguffin, El trono de [...]

  13. ramonbalcells said,

    Yo tengo que hacerla pronto, pues ya me he comprado el DVD y esta noche, casi seguro, la veré. Estupenda crítica, por cierto.
    Ayer ví Sunshine, y por lo que he leído en el blog de Donnie, tu la vas a ver esta tarde. A mí, PERSONALMENTE, me parece una película brillante (nunca mejor dicho, :P), original y absolutamente poética. Quizás en su parte final se le vayan un poco las riendas a Boyle, pero está claro que es un insignificante detalle, porque todo lo llevado a cabo en esta película es increíblmente desconcertante.
    Espero que te encante! ;)
    Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: