28 semanas después: Objetivos cumplidos.

junio 29, 2007 at 3:11 pm (Críticas)

El título del post no sólo alude a la película, sino también a que hace una semana hice la recuperación de Historia (que suspendí) y ayer por la mañana al ir a recoger los resultados ví que había aprobado. Así, además de tener todo el verano libre (excepto un par de semanas en agosto que iré a Canarias) por fin me pondrán mi ansiado y deseado ADSL. Pero bueno, os había prometido un post alejado de insustanciales anécdotas personales, y como tengo por costumbre (que no como norma) cumplir mis promesas, os voy a hablar de 28 semanas después. Me pilló completamente de sorpresa. Tras volver de las piscinas me llamó mi tía diciendo que tenía dos invitaciones para el preestreno de la peli a las 22:30. No me daba tiempo a nada, corriendo tuve que ir. Hasta en verano, no hay manera de librarse del estrés. Fue mi primer preestreno (voy a tener que informarme de cómo adquirir esas invitaciones). 28 semanas después es la secuela de la casi-notable 28 días después (Danny Boyle) y está dirigida por el español Juan Carlos Fresnadillo, que llamó la atención con Intacto. Protagonizada por Leonardo Sbaraglia, parecía un proyecto alejado del cine nacional habitual, y tenía previsto verla antes que ésta, pero como os he dicho, me pilló completamente por sorpresa. Lo cierto es que no ha podido empezar con mejor pie su salto al cine británico.

La acción se sitúa seis meses después de que la propagación del virus haya aniquilado las Islas Británicas. El ejército de los Estados Unidos declara que ha ganado la guerra contra la infección, y que puede comenzarse la reconstrucción del país. Con la primera ola de refugiados que vuelve al país, una familia consigue reencontrarse. Pero uno de los miembros guarda un terrible secreto sin ser consciente de ello. El virus aún no ha sido destruido y, en esta ocasión, es más peligroso que nunca…

No conviene contar más antes de ver la película, y menos ver trailers o making offs. Sí conviene, en cambio, tener vista la primera parte y saber lo que se va a ver, y así evitar posibles decepciones. La sesión era a las 22:30, así que si resultaba aburrida los síntomas se verían claramente. En absoluto, y no sólo es entretenidísima, también es desasogante, dramática, espectacular y terrorífica. Adjetivos tan dispares se deben a que el film contiene elementos de variopintos géneros como el terror, la ciencia-ficción y el drama, que en esta ocasión van agarrados de la mano y están inteligentemente dosificados por todo el metraje. El comienzo es sensacional, con un breve extracto de cotidaneidad proseguido de una de las escenas más angustiosas del film. Es ese inicio el que te ata y el que hace que muestres interés por lo que acontece después. Pero el nivel no baja (si acaso en la última media hora) de ahí en adelante. La historia no es precisamnte complicada, ni con ramas complejas ni de una profundidad psicológica aplastante, pero este tipo de productos tampoco lo requiere. Una historia más bien sencilla se nos cuenta de un modo sobrio y contenido (la escena en la que Carlyle cuenta a sus hijos lo ocurrido en la caseta), con un ritmo que no decae y no se abusa de los efectos especiales, ni se nos sobrecarga de tiros y gore, pese a ser una película repleta de zombies. La acción avanza progresivamente. Conforme los hechos van aconteciendo y la intriga y la incertidumbre por ver cada vez más cerca el desencadenamiento del virus va aumentando, entonces llega la acción. No están toda la película “corre que te pillo”, la primera hora casi no tiene acción (esto molestará a quienes esperen acción a mansalva, mientras que añade calidad cinematográfica y “aguante” ante lo que se avecina al espectador más sosegado). Aunque tampoco en el resto del metraje todo son zombies, sangre y Rock&Roll, digo… y vísceras.

En el plano de la actuación cabe destacar que todos los intérpretes hacen una labor más que buena, pero quedan las ganas de saber más de ellos, de un mayor desarrollo de sus respectivos roles. Es el caso de Rose Byrne (Two Hands, Obsesión, Troya, Sunshine) la científica que se hace cargo de los niños. Con un par de miradas, esta chica ya consigue causarnos empatía, y eso no se consigue fácilmente. Se le podría haber sacado mucho más jugo a su personaje. También le ocurre al interesante personaje de Jeremy Renner (SWAT, En tierra de hombres, Verdades ocultas), un soldado con el deber de obedecer las órdenes que se le comunican desde el alto mando (Idris Elba), pero cuando el código rojo salta y obliga a disparar indiscriminadamente, se pone de parte los civiles aún no infectados, ayudándoles en su huída. Luego tenemos a un recuperado Robert Carlyle, del que hace mucho que no vemos una interpretación a la altura de sus mejores trabajos. Aquí se le concede bastante protagonismo, sobre todo en la primera media hora (después ese protagonismo recae en sus dos hijos). Refleja con autenticidad el sentimiento de haber cometido un acto de suma cobardía abandonando a su suerte a lo que supuestamente más quería y lo que esto le acarrea. Da alegría ver a un actor de tamañas cualidades interpretativas en plena forma. Aún así, la que más se luce (y eso que no está más de 15 minutos en pantalla) es Catherine McCormack, que ya en los primeros 4 minutos consigue que temamos por su suerte. Y más adelante es el personaje clave del film. Interpreta a la perfección ese período de transición en el que se encuentra, entre su yo interior y la ira que intenta controlar, todo lo refleja con su mirada. Una actriz como la copa de un pino. A los seguidores de Perdidos nos resultará inevitable identificar mecánicamente a Harold Perrineau con Michael, porque además el papel que interpreta aquí es de escasa relevancia y no aporta nada a la trama; y por lo tanto no nos hace olvidar el papel por el que sospecho estará marcado durante largo tiempo. Los dos niños, interpretados por Mackintosh Muggleton y Imogen Poots, tienen una relación muy cordial para ser hermanos, pero es su deseo por estar juntos pase lo que pase y la forma verosímil y creíble en la que nos lo muestran lo que nos llega. Es encomiable la labor de Muggleton, pues uno está acostumbrado a que en las interpretaciones infantiles siempre esté el típico mocoso que mira a la cámara o sobreactúa descaradamente sacándote la película y deseando que esos zombies se lo coman cuanto antes (en el caso de que esté en una peli de zombies). En esta ocasión no ocurre así, el niño lo hace de fábula y consigue transmitirnos todo lo que su personaje quiere expresarnos. Si además su hermana en la ficción tiene un encanto natural que hace que quieras estar ahí ayudándola (y otras cosas), pues mejor que mejor. Sólo destaco cierta acción bastante estúpida que los dos hermanos hacen SPOILER: escaparse de la zona segura sin decir ni mu no es precisamente inteligente, más aún sabiendo que en cualquier esquina un zombie te puede devorar FIN SPOILER. Todos los personajes tienen algún detalle que les aporta entidad propia (en el caso de Perrineau el dibujo de “For dad” en el helicóptero) y les aleja del esquematismo propio de este tipo de productos. Nos quedamos con la sensación de que los actores están un tanto desaprovechados y lo comentado antes del escaso desarrollo de los personajes (menos en los niños y Carlyle), pero tampoco es una película en la que los personajes requieran estar perfectamente definidos, sino que provoquen la suficiente empatía como para temer por su destino. Y eso se ha logrado con creces.

 

El plano técnico deslumbra. La cámara tambaleante de Boyle en la primera entrega permanece patente, pero esa puesta en escena realista, mohosa, casi de documental, ha sido sustituída por otra más pulcra, cinematográfica y no por eso menos realista, la sensación de inmersión no disminuye. El ambiente apocalíptico que tanto gustó en la primera entrega también sigue ahí, y nos ofrece unos planos secuencia y unas panorámicas de Londres vacío desoladoras. Por tanto, la fotografía de Enrique Chediak aprueba con nota muy alta. En cuanto al nivel de gore, yo no soy amante de las vísceras o las toneladas de sangre, de hecho ni me he visto las obras referenciales de George A. Romero, Sam Raimi o Wes Craven del género, pero en esta película no da en absoluto la sensación de ser gore autoimpuesto ni gratuito, sino que viene con la intriga, la acompaña (la escena en la que Carlyle va a visitar a McCormack es brutal). Cierto es que hacia los últimos 20 minutos la historia se estanca un poco en pos de persecuciones de zombies sedientos de sangre; y el final, si bueno, SPOILER: omite la explicación de si consiguen realmente crear una vacuna a través de los niños, aunque esa incierta mirada del Mackintosh a través del cristal no es un buen augurio, menos aún el fundido en negro con el subtítulo “28 días después” y esa poderosa última secuencia de los zombies corriendo hacia la torre Eifel en París FIN SPOILER. Puestos a comparar, 28 días después ganaba en descripción de personajes, ambiente apocalíptico y la (moderada) originalidad de la propuesta, mientras que esta gana en el aspecto técnico y en entretenimiento. Y bueno, en el guión las dos tienen fallos que les restan bastantes puntos. Mientras que en la primera había un inexplicable y radical cambio de personalidad a lo Rambo en el personaje principal (por este motivo me parece casi-notable), en la segunda tenemos un par de acciones estúpidas por parte de algunos personajes. Vamos, que ambas pecan casi de lo mismo, falta de coherencia en algunos aspectos.

A pesar de esto último, nos queda un film entretenidísimo, que consigue crear verdadera tensión y angustia, con un ambiente apocalíptico casi tan logrado como en la primera entrega, una historia más sólida de lo que cabía esperar, con algunas escenas espectaculares (la del garaje, la destrucción del sector 1, la de la explanada y el helicópetro…), con unas interpretaciones realmente buenas y un inteligente uso de los medios con los que cuenta, claramente mayores a los de la primera entrega, pero no se ha acudido a la ya habitual proliferación de estos. Fresnadillo ha cumplido de sobra, y le auguro un buen futuro en el cine americano. Da gusto ver una película tan bien hecha por un español (uno más en la oleada de nuevos cineastas patrios con talento). Sin duda, los amantes del gore, ese género que en cierto modo funciona como válvula de escape contra la represión, saldrán satisfechos. Y los que no, probablemente, también. En estos tiempos de sequía creativa y de secuelas decepcionantes con el único propósito de recaudar que se amontonan formando una hilera más larga que la que podrían formar unos coches en un atasco monumental, 28 semanas después es más que una opción a tener en cuenta, una de las pocas secuelas de la temporada que están a la altura de su predecesora y una recomendación casi segura (como ya digo, teniendo vista la primera parte y sabiendo lo que se va a ver). Os dejo con el spot publicitario, por si quereis ir abriendo boca y con el trailer, por si quereis destriparos casi todo el film; eso sí, ambas con la estupenda canción Shrinking Universe de los no menos estupendos Muse.

Lo mejor: Lo entretenida que es y el ritmo que no decae, la fotografía, las interpretaciones, lo bien utilizadas que están las secuencias gore y lo angustioso y tenso de muchas escenas.

Lo peor: El escaso desarrollo de los personajes, lo poco concluyente de su desenlace y el abandono del hilo argumental hacia los últimos 20 minutos de metraje.

NOTA GLOBAL: 7.25.

About these ads

9 comentarios

  1. nicktime said,

    :-o GRAN GRAN CRITICA! = DE GRANDES son mis ganas por verla! :P

    SALU2!

  2. Cinematic said,

    Gracias ;) . No te arrepentirás. Por cierto, veo que los bajones de calidad y los parones de posts en la bloggosfera se pagan caros… Un sólo comentario en 4 días… :(

  3. sunne said,

    Me ha encantado esta pelicula, la primera me dejo entusiasmado (pese a que al final iba a peor)
    en esta el principio mismo es como un final. y lo que pasa (no quiero spoilear) a causa de ello esta muy bien, un poco egoista por parte de ellos (ya mentendeis) pero bastante original. Intensisima persecucion constante, me gusta si señor, la quiero en dvd!!!

  4. Pliskeen said,

    Estoy de acuerdo en los puntos clave. Eso sí, a mí el niño me parece que está de pena. Transmitir?? No transmite nada el chaval. Es de hielo! xD
    La chica me transmite muchas cosas, eso sí :D

    Lo que de se escapen, era absolutamente necesario para iniciar la película, sinó no habria tenido lugar la infección. Otra cosa es que se hubieran podido inventar algo más original, que la pifiada de los niños es algo muy habitual en el género (pecados del guión)

    Tanto la primera parte como esta secuela tienen finales que no me acaban de gustar. La primera porque tenía un “happy end” muy ñoño, que rompía un poco el tono de la película. Y esta segunda por ser inconcluso, algo que ya empieza a ser molesto.

    Ahora bien, Fresnadillo tiene mayor manejo del ritmo que Boyle, en mi opinión.
    Esta secuela mejora en ese aspecto, tb en la sensación de angustia. Hay que decir que tb hay bastante pirotécnia a(mucho disparo, mucha explosión…), con lo que la sensación de pánico augmenta.

    Ahor abien, la mejor película de zombies de la historia sigue siendo “Amanacer de los muertos”.
    Si no te va mucho el gore, quizás hagas bien en ahorrarte las cintas de Romero y Raimi. Aunque a míme parecen cojonudas ;)

    Saludos :)

  5. hector said,

    Yo esta peli tengo muchas ganas de verlas, ya que la primera no está mal, pero no es de las mejores de zombies, para mi son mucho mejor El amenecer de los muertos o la última de Romero que ahora no recuerdo el nombre. A todo esto, he visto los trailers por internte y creo que será mejor que la primera, pero bueno cuando la vea, ya te diré que me ha parecido.

    Un saludo.

  6. Red Stovall said,

    Dos cosas, una, la película es inglesa, no americana, por lo tanto el salto de Fresnadillo es al cine británico.

    Y otra, pero ya no tiene que ver con el cine. Muse es mierda de muy buena calidad.

    Saludos.

  7. Cinematic said,

    Sunne, bastante deacuerdo con lo que dices, yo también la pillaré en DVD, o qué coñ*, mañana me traen el ADSL :P . Hoy me he comprado la que probablemente sea la última peli que compre en DVD en mucho tiempo, “Jo, qué noche”, de Scorsese.

    Pliskeen, ¿”Amanecer de los muertos” la de Zack Snyder? Me gustó, y tiene algunas escenas potentísimas.

    Hector, creo que la última película de George A. Romero se titulaba “La tierra de los muertos vivientes (Land of the dead)”. Eso, ya me contarás.

    Red, agradecería que cada vez que comentaras en mi blog no me contradijeras ni me sacaras faltas (lo que por otra parte se agradece). Venga, sólo una vez, tú puedes ;D

    Saludos!!

  8. Red Stovall said,

    A ver, cinematic, o me agradeces una cosa o me agradeces otra, pero no las dos juntas. No lo hago por joder, pero me parece mal que se dé información equivocada. Alguien podría creerte.

  9. nonashusi said,

    A mi la peli me pareció maja, pero con un guión flojete y que no supieron aprovechar a Carlyle. Pero bueno para gustos los colores. Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: