Chaplin x2: Tiempos modernos y El gran dictador.

febrero 3, 2008 at 9:52 pm (Clásicos de ayer y de hoy, Críticas)

Me gustaría poder decir que vi este par de clásicos por mi cuenta, pero no. Nos las pusieron en la asignatura opcional “Cine e Historia”, y como me parecieron dos peliculones muy grandes, quiero comentarlos. No sé qué podré decir de estas dos películas que no se haya dicho ya, pero allá voy (perdón por la cacofonía). De paso, con este post inauguro una nueva sección, “x2″, en la que haré una sesión doble, de lo que sea. Aviso de spoilers:

- Tiempos modernos. 

chaplin6.jpg

Tiempos modernos (1936) cuenta la historia del para muchos mítico personaje Charlot, en los años de la gran depresión. Trabaja como obrero en una cadena de montaje. Dado lo repetitivo de su trabajo, le surge un tick incontrolable por el que irá a parar a la carcel, saldrá, entrará de nuevo, volverá a salir y… creo que es entonces cuando conoce a una guapa joven con la que empezará una nueva vida llena de sueños y esperanzas.

La crítica de la película de Charles Chaplin no está escondida y no hace falta ponerse gafas de pasta para localizarla. En escenas como la que abre el film, con ese rebaño de ovejas corriendo hacia la fábrica, ya nos damos cuenta de que Chaplin quiere transmitirnos el monótono modo de vida que se llevaba entonces. Gente que vivía para trabajar y trabajaba para sobrevivir, sin mayores alicientes, y con una compensación económica de pobre para abajo. En las fábricas la humanidad estaba completamente relegada. El propósito de los jefes consistía en extraer todo el jugo de sus trabajadores hasta dejarles secos. Tanto que (en la película) inventan una máquina de “auto-almuerzo” para perder tiempo en el descanso que disponían para comer. Y claro, en las fábricas la higiene y seguridad era nula, y nadie se responsabilizó hasta el 1833. Ahí se le puede ver al pobre Charlot, espachurrado entre engranajes en aquella famosa escena.

Y no sólo es una atrevida y graciosísima sátira repleta de ingeniosos gags, sino que tiene un estupendo retrato de los dos personajes principales y están perfectamente definidos con apenas dos apuntes. Chaplin es un trabajador más entre la multitud, algo iluso e ingenuo, que intenta como puede adaptarse a los convulsos tiempos que le ha tocado vivir. Se le nota bastante despistado, como si no pudiese asimilar la rapidez a la que avanza la sociedad. Le falta alguien con quién poder superar las dificultades de la época. Y ese alguien llega con una joven huérfana a la que salva de ir a la cárcel por robar una barra de pan, yendo él en su lugar. Habían matado a su padre y llevado a sus hermanos a un orfanato. No le quedaba nada y estaba en la calle, así que ¿qué podía hacer? Cuando Charlot sale de la cárcel comienzan una nueva vida juntos. Se complementan el uno al otro. El amor que sienten es lo que les impulsa a salir adelante. Encuentran una humilde casa y un trabajo decente, pero surge un altercado y lo pierden todo. Menos a ellos mismos, que es lo que necesitan. Así, la última escena irradia un enorme optimismo sin sensiblerías, dirigiéndose hacia un incierto pero esperanzador futuro. Por muy mal que puedan ir las cosas, se tienen el uno al otro y eso es suficiente para ellos. Una muy buena película que nadie debería perderse. 9.

- El gran dictador.

005dictator.jpg

El gran dictador (1940) nos narra la historia de un barbero judío que se encuentra combatiendo en la Primera Guerra Mundial. Tras salvar la vida a un oficial y tener un accidente de avión, vuelve a Tomania, sale 20 años después del hospital y empieza a darse cuenta de que el mundo en el que vivía ha dado un giro descomunal. El dictador Astolfo Hynkel gobierna el país y la policía del Ghetto se muestre muy hostil con sus ciudadanos, pintando “Jew” (judío) en los cristales. En un altercado con estos, Hannah ayuda al barbero y se enamoran. En otra refriega algo más grave, los policías iban a ahorcar al barbero cuando aparece el oficial Schultz, a quien el barbero había salvado al vida. Este le reconoce y durante un breve período de tiempo, los ciudadanos del Ghetto pueden gozar de una vida tranquila y sin problemas. Pero cuando un banquero le niega a Hynkel un préstamo para satisfacer sus desmedidas ambiciones, este carga su ira contra el Ghetto, y acusan a Schultz de traidor. Envían a este y a nuestro barbero a un campo de concentración, mientras que Hannah y compañía huyen a Osterlich, pero les cogen una vez instalados. El barbero y Schultz huyen del campo y detienen a Hynkel pensando que es el barbero. Confunden al barbero con Hynkel y tiene ante sus manos la oportunidad de cambiar las cosas.

Si bien El gran dictador posee una calidad cinematográfica innegable, no puedo evitar las similitudes con Tiempos modernos. No hablo de que Chaplin y Paulette Goddard sean los protagonistas en ambas cintas, sino que los personajes del barbero y Hannah son prácticamente idénticos a los de Charlot y la joven huérfana (con la diferencia de que la primera tiene más mala leche aquí), dando la impresión de estar ante otro “capítulo” de los mismos personajes. Más allá de esto, nada más le puedo achacar a este gran film. El comienzo en el campo de batalla es formidable. Tiene escenas hilarantes, como la de los pasteles de la moneda o el discurso de Hynkel, y otras sencillamente geniales, como la de Hynkel jugando con la bola del mundo o la escena final. Obviamente, los nombres reales han sido cambiados, pero todos sabemos cuáles son los reales. Tampoco hay en El gran dictador ninguna crítica oculta de difícil desencriptamiento. Es una crítica contra la tiranía y el despotismo que ejerció Adolf Hitler durante su estancia en el poder y la opresión en la que sumió a la nación, a los judíos y a miembros de otras etnias (para luego pasar a exterminarlos). Asombra el atrevimiento con el que critica todo ello, sin quedarse en medias tintas y dejando en muy mal lugar a los altos cargos. Todo ello a principios de la Segunda Guerra Mundial, por lo que es de admirar (otra vez) la valentía de Chaplin. Aún así, se niega a sumergirse en el pesimismo por muy desoladoras que sean las circunstancias, y nos regala un final precioso, lleno de vida y esperanza, con un monólogo que resume las intenciones de la película y queda en la retina de los recuerdos inexorablemente. De obligada visión, por mucha pereza que os pueda dar. 9.

19 comentarios

  1. aleX said,

    Obras maestras del genio Charles Chaplin, se me olvidó decir que lloré con el monólogo final de El Gran dictador.
    Cinematic……
    Pues que decirte…..aquel día ni me acuerdo de por qué escribí aquello, por supuesto no era con mala intención…..quizá…..lo hice incoscientemente, aunque no te lo creas, será por la emoción que me dejé llevar y claro cuando lo leí, pues….. pero que no venía con mala inteción, no pienses en nada raro porque no es así…. lo siento si te ofendió..
    Por cierto, si la próxima que ves de Chaplin es “Luces de la ciudad” me apuesto que le pones un 10 redondo…. ¡pero no seas tramposo y le pongas un 9 si es así!
    Un abrazoooo!!!!

  2. nonasushi said,

    pereza nada, siempre es un placer ver El gran dictador.
    Gran post
    Saludines

  3. cinecifilis said,

    en la historia de toda gran arte siempre se pocisionarán; las clásicas, las nesesarias, las obligatorias y las imprescindibles. el gran dictador 1940 y tiempos modernos de 1936 son de las pocas peliculas que pertenesen a estas cuatro denominaciones para la historia del cine. conocer las obras maestras de la critica hacia el poder mejor llevadas al lente por un genio como chaplin, es empezar a ver el resplandor del cine demasiado tarde. por una esquina los esclavizantes empresarios de la industria y por la otra esquina los tiranos del gobierno nunca escaparian de el agudo ojo del septimo arte. veo que su seleccion de criticas son muy contemporaneas para tratar de tener la pertinencia que desea, siga a los maestro del comico silente y lleve un seguimiento a keaton, los marx y lloy para luego dar un tono exigente y agudo, como diria goddar “un critico sin antecedentes clasicos no merece estar en estos cielos”
    miguel angel desde colombia

  4. Cinematic said,

    Si me quiere decir que porque las críticas que hago son de cine generalmente reciente, mi crítica hacia los clásicos tiene menos validez, no estoy en absoluto deacuerdo. Empezando porque lo que critico no es todo lo que veo, sino aquello de lo que más me apetece hablar. Es más, cuánto más tiempo paso sin escribir una crítica, más cine habré visto en ese período de tiempo (normalmente).

    No descarto la posibilidad de hablar sobre esos mitos del cine, pero, y esto también va para aleX con respecto a las recomendaciones de una redactora de Tierra de cinéfagos, me gusta ir a mi bola. No quiero sentirme obligado a ver tal o cual película porque entonces perderé eso que tanto me gusta del cine. Las veré cuando me apetezca, y hablaré de ellas si me apetece. Punto (y que conste que no va con ningún tipo de borderío).

    Saludos!!

  5. aleX said,

    No… si yo también no quiero, pues no quiero…. sólo recomiendo…. pero bueno…. cada uno a lo suyo… a mi no me gusta obligar a nadie en nada……..

  6. Cinematic said,

    ¿Oye, te pasa algo últimamente con los puntos suspensivos? ¿Te ha entrau un tick como el de Chaplin en Tiempos modernos? xDDD

  7. aleX said,

    No…….pero si tengo un tick nervioso como el de Chaplin…. será por eso que me gusta tanto…. quien sabe….¿yo?….¿tú?….. no sé…..¿secuelas de exámenes?….puede…. je je ¡te estoy tomando el pelo! es que creo que eso expresa mi desánimo en un coment, lo siento Cinematic he tenido una semana muy dura……
    venga….un saludete XDDD

  8. elrincondeltaradete said,

    Esa bien de avisar de spoilers en unas MAESTRAS peliculas de Charlot je.

  9. Budokan said,

    Sin dudas estos dos films nos muestran al Chaplin humanista en su estado más puro. Qué bueno que los hayas visto porque creo que te servirán de mucho para lo que hagas. Saludos!

  10. cinecifilis said,

    la critica de arte es quiza la via mas libre para los apreciadores. lo que me desalienta un poco es que los criticos jovenes no le den la importancia que se merce el cine que nos vio nacer. para darles un ejemplo, me ocurrio en el periodico en el que suelo escribir de casualidad con “tiempos modernos” cuando el editor (casi a modo de regaño) me recomendo que escribira sobre peliculas con una tematica mas reciente y mas hacia nuestro contexto, incluso a mi joven edad. por respuesta a ello escribi un artuiculo resaltando la vigencia de la problematica tan contemporanea que propone chaplin. lastima que muchos se pierdan el gusto de escribir sobre estas peliculas que nunca envejecen. el cine nunca obliga, solo envicia, vueve adicto a quien lo ve, para mi como para muchos es como una droga, o el alcohol,cdespues de que lo pruevas no pudes abandonarlo.
    sin modo de ofensa no esperaba una repuesta con tan pocos argumentos “las vere cuando me apetezca y hablare de ellas si se me apetece” les propongo que se dedique un poco de mayor espacio “al cine de todos los tiempos” dentro del donde podamos debatir sobre clasicos en terminos contemporaneos.

    Miguel Angel

    a proposito por favor NO TOMEN ESTE ESPACIO COMO TELEFONO DE DISCUCIONES INUTILES Y SIN MAYOR INTRES PARA TODOS.

  11. Cinematic said,

    Oye, que a mí también me gusta mucho ver clásicos. Sé que me quedan una millonada por ver.

    “Breve encuentro”, “Senderos de gloria”, “Capitanes intrépidos”, “Psicosis”, “La parada de los monstruos”, “Casablanca”, “Rebeca”, “El crepúsculo de los dioses”, “Un tranvía llamado deseo”, “La reina de África”…: son películas que me parecen una maravilla. Yo mismo reconozco que la mayoría de los clásicos que he visto han acabado encantándome. Pero hasta que me pongo con ellos me da bastante pereza. Luego sí que los disfruto.

    En cuánto a los spoilers, seguro que hay alguien por ahí que todavía no las ha visto y no les gustaría que se la fastidiaran. Yo aviso porque me ha pasado más de una vez y me ha repateado mucho. Nunca está de más avisar.

    Saludos!!

  12. aleX said,

    Siempre habrá tiempo para disfrutar de clásicos(pero siempre hay alguno que no me termina de convencer), tampoco hay que dejar de lado el cine actual, por mucho energumeno que diga que solo ofrece basura…..
    Y si lo de los spoliers es fundamental, a mi nunca me ha gustado destriparles sorpresas a nadie… como te hice a ti sin querer Cinematic, con Se7en(aunque tampoco me fuí mucho de la boca ¿no?).
    Salu2!!!!!!!!!!!!

  13. Starman said,

    La gran virtud de ‘El Gran Dictador’ es hacer una crítica al imperialismo nazi y sus secuelas desde el humanismo, y no desde el politiqueo barato. Por algo tanta gente acuerda que el discurso final es tan rematadamente bello.

    Un saludo.

  14. Plissken said,

    Pues sí, otro que lloró lagrimones tamaño puños con el discurso de Chaplin en ‘El gran dictador’. Y en mi caso porque, a pesar de lo tremendo y elocuente e incontestable que es, al final pasó lo que pasó.

    ¡Ahora no se nos despiste y a ver ‘Psicosis’, so indocumentao XD!

  15. Cinematic said,

    Plissken, las pelis que citaba en mi anterior comentario eran algunos de los clásicos que más me gustan, entre los que incluía a “Psicosis” ;) .

  16. Pliskeen said,

    Pocas veces utilizo el calificartivo Obra Maestra porque creo que muy pocas lo son (entendamos “pocas” como un número importante en relación con la cantidad de películas que existen desde que se inventó el cine xD)
    Útlimamente este calificativo se utiliza a tutiplén para designar cualquier película que entusiasme. Más allá del entusiasmo existe muchos más elementos para valorar la calidad de una película.

    Cada día éste “término” va perdiendo significado por su denostado uso.

    Probablemente esté equivocado, probablemente no, pero afirmo sin temor que “El Gran Dictador” me parece una condenada obra maestra. Y si no lo es, definitivamente es lo que más se le acerca.

    Además, estamos hablando de una película antifascista que ridiculiza a Hitler en…plena Guerra Mundial !!. Hay que tenerlos muy bien puestos o estar como una chota (lo segundo es algo muy propio de un genio, y creo que Chaplin lo era)

    He aquí mi humilde opinión.

    En cuanto a clásicos por ver…pues salvo que uno no tenga ni vida social, ni familiar ni trabajo, pues probablemente no tenga ese problema, pero un servidor, al igual que muchos otros, también tiene aún muchos clásicos (y no tan clásicos) por ver, así que no te preocupes, que por eso no vas a ser menos cinéfilo ni tu opinión va a importar menos. Tu opinión es tan válida y discutible como la de cualquier otra. Lo importante es que sea cual sea tu posición, puedas argumentarla y defenderla con solidez .

    Saludos y sigue viendo cine clásico que nunca es tarde ;)

  17. kelly said,

    muy buena la peli, creo que se refirio a muchos temas de una manera muy
    humoristica y simpatica a la vez, durante el proceso y desarrollo de la revolucion
    industrial

    veanla, pero antes informense del tema. porque de lo contrario
    no van a entender mucho.

    XAUZ!!!!!!!!!!

  18. Enrique Zapata said,

    hola, me llamo Enrique soy Mexicano radicado en California y soy un gran admirador de este Actor y de sus peliculas la que mas me a llamado la atencion es THE GREAT DICTATOR, ojala que alguien que la tenga me ayude a conseguir al menos una copia. Gracias de antemano.

    • rebe said,

      yo la tengo en un cd jaj pero vivo en la agentina mmm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: