Watchmen: Zack Snyder y sus miedos.

marzo 21, 2009 at 8:22 pm (Críticas)

Voy a intentar obviar las chorradas a las que se recurren a la hora de hablar de adaptaciones de cómics. Watchmen, la película, ha encantado/gustado/horrorizado en la misma medida a fans y a gente ajena al cómic. Cada uno tiene un concepto diferente de lo que debe ser una buena adaptación, y es difícil llegar a un acuerdo, tal vez por la naturaleza rebelde de la película de Zack Snyder. Y es que Watchmen es una película indecisa, no sublima nunca un objetivo por encima de otro, y acierta y falla en los mismos lugares.

La presentación de personajes es generosa para quien no haya leído el cómic (tal vez demasiado), pero luego encontramos detalles que no se explican (el origen de Bubastis, el por qué de la máscara de Rorschach…). Es decir, atienden al público ajeno al cómic para luego ignorarlo. A su vez, se hacen concesiones al mainstream para luego huir de él. Podemos encontrar contradicciones así repartidas por toda la película. Todas ellas nos alejan más de saber si Watchmen es buena (como adaptación y como película). ¿Cómo podemos hablar de eso cuando el propio director no tiene claro si quiere hacer una buena adaptación o una buena película? Sin embargo, es en las pequeñas licencias que se toma Snyder donde encontramos destellos de cine auténtico: la puerta que va y viene en el baño de la cárcel mientras avistamos la cara de horror del enano ante una muerte segura, los títulos de crédito iniciales, el aumento de intensidad en el final de cierto personaje (en el cómic resulta muy repentino), añadiendo otro a escena que da importancia a su pérdida. Para mí, todo esto es mucho más apreciable que la vocación de literalidad cuasi-absoluta del resto del metraje, que sin embargo funciona bastante bien en la primera hora.

En una escena del cómic, después del rescate y estando en casa de Dan, Laurie se topa con un frasco que le regaló Jon y desea que vuelva. Acto seguido este aparece. En la película apenas han salido de la nave cuando el Dr. Manhattan hace acto de presencia. Esta es una señal de la prisa con la que se sucederán todos los hechos posteriores, dejando a un lado el relativo equilibrio que había alumbrado el metraje hasta entonces.

Hay una opinión generalizada de que Matthew Goode no está a la altura de Ozymandias, pero yo no creo que el problema sea del actor. Se revelan datos sobre su admiración a Alejandro Magno en un momento inapropiado, como si fuera un diálogo trivial más, y lo mismo en otra escena con sus siervos. Uno ya se ha olvidado de eso para el final, que es cuando llega su momento. Lo que refuerza el tramo final del cómic es el detenimiento y mesura con el que se muestra la  ideología de Ozymandias, haciendo que asimilemos cada concepto y lo integremos en su personalidad. Ahora bien, lo que en el cómic era detenimiento en la película es esquematismo, de modo que cuando quieren poner una idea aleatoria en voz de Ozymandias, esta pierde su valor, ya no refleja el todo de su ideología, es sólo palabrería y se queda en nada.

Algo muy parecido sucede con el Dr. Manhattan, salvo que con este emplean más tiempo indagando en su pasado. Aún así, el episodio en Marte no consigue fascinar. De nuevo, las prisas. El poner algunas ideas en boca de los personajes, olvidándose de otras, y olvidándose de que esas otras pueden ser las que den sentido y hondura a las primeras. Todo esto es comprensible teniendo en cuenta la duración de la película, pero no justificable. No podemos ser condescendientes sólo por la dificultad que implica llevar a buen puerto una adaptación como esta. Lo que no funciona no funciona, y punto.

Otra cosa, la violencia. Hay una escena que está fuera de lugar, excesiva a todas luces. Me refiero a esa en la que Laurie y Dan pelean por primera vez en un callejón. Podemos ver navajas en el cuello, un brazo partiéndose a cámara lenta… Por otro lado, tenemos la escena del primer caso de Rorschach, que también acaba con violencia explícita. ¿Cuál es la diferencia entre estas dos escenas? En la primera la violencia no es más que un capricho del director, algo gratuito que no afecta a la trama, mientras que en la segunda la violencia tiene un fin, ayuda a reflejar la deshumanización a la que Rorschach se ve abocado por crímenes aún más inhumanos. Luego tenemos escenas como la de Laurie y Dan peleando en la cárcel, que revelan la evidencia de que Snyder no ha sabido huir de sus tics, tal vez estilizados, pero fuera de contexto y enfrentados al mensaje que supuestamente quiere dar.

Me imagino a Snyder en un salón, rodeado de las piezas que conformarán su película. Con el sudor frío en la frente, desesperado, murmurando “esta y esta tienen que estar”, “de esta otra puedo prescindir”. Como el formato no le permite incluir todas las piezas, elige. Con algunas acierta, con otras no. Se aleja para ver el resultado. ¿Qué le ha quedado? Un collage atropellado y chapucero, pero en el que quedan trozos aprovechables. Entre ideas, personajes, principios estéticos y escenas que se cruzan y contrastan por su diversa eficacia, podemos ver algo de la intención deconstructiva de Alan Moore, de la nostalgia que sienten los personajes, de la decadencia de la sociedad y del ser humano en general, y esto nos lleva a pensar que el esfuerzo de Snyder tal vez no haya sido en vano. Tal vez haya merecido la pena.

Un último apunte. El corto Relatos del Navío Negro, que cuenta la historia del atormentado náufrago eliminada del montaje internacional, sintetiza mucho mejor el contenido de la obra original en tan sólo 25 minutos. También reconozco que es más fácil, ya que sólo hay un punto de vista; el del pirata, y no muchos enfrentados como en Watchmen. Podeis descargarlo aquí.

About these ads

6 comentarios

  1. aleX said,

    Bueno se ve que me ha gustado más que a ti, claro que tb viendo sus defectos y sus virtudes^^
    Yo he salido del cine encantado, no con la misma sensación que me dejó al terminar el comic pero si de haber visto una espectáculo de calidad.
    Yo felicito a Snyder por su esfuerzo, pero está claro que nunca se debió de haber hecho esta película(aunque a mí me da igual) ya que los que hemos leído la obra de Alan Moore se trata de algo inadaptable.
    Asi que nos iba dar igual, no creo que otro director mejorase lo que ha hecho Zack.

    Un Saludo tio hemos perdido un poco el contacto por aqui jaja espero que eso del suicidio colectivo por las notas esté olvidado porque sino……………..

    Te envio un cartabón para las venas jeje^^

  2. aleX said,

    Amss sí he puesto a Rorschach como avatar es que es el personaje de Watchmen con el que más me identifico………

    jeje no te asustes es que es la hostia xD

  3. Cinematic said,

    Sí, el personaje de Rorschach es cojonudo (tanto el personaje como la interpretación de Jackie Earl Haley). Pena que el doblaje sea una mierda, a veces me resultaba hasta incómodo escucharle. Y ya digo que a mí la película me ha gustado bastante (sobre todo la primera hora, en la que casi todo parece ir sobre ruedas, y hay más equilibrio entre todos los elementos), y valoro mucho el que se me hiciera cortísima. En serio, se me pasó volando. La gente que dice que falta metraje está equivocadísima. De hecho, creo firmemente que es la falta de metraje lo que da esa sensación de que sobre metraje xD.

    Otra cosa que me cabrea bastante es el espectador “no-me-gustan-las-pelis-de-superhéroes-pero-iré-a-ver-Watchmen-para-criticar-la-polla-azul-gigante-del-Dr.-Manhattan”. Son bastante cansinos.

    Y me molestó un poco que Snyder no metiera dos detalles que me encantan y no costaría nada añadir, pero no lo he puesto en la crítica porque reconozco que es muy de fanboy xD. Estos son (spoilers):
    – Cuando Rorschach está en el interrogatorio y le cuenta lo del caso de la niña, que añadieran la escena en la que el psicólogo reflexiona sobre lo que le ha dicho. El monólogo que tiene con su cabeza mirando a sus propios dibujos, no tiene desperdicio.
    -Al final, cuando Dan y Laurie se van de la casa de la madre, esta corre las cortinas y, en secreto, le da un beso a la foto del comediante. Es un detalle conmovedor en el cómic, y me habría gustado ver cómo quedaba en pantalla grande.

    Ah, y el presidente Nixon parece Gerard Depardieu.

  4. aleX said,

    Cierto, cierto, los momentos que citas son geniales como para no plasmarlos en la película, yo pensaba que se le iba a dar más protagonismo al psicólogo pero seguramente prescendieron de él quizá por cosas del metraje o el ritmo de la película.

    Yo también echaba en falta:

    “NO LEER SI NO HA LEIDO EL COMIC”

    -La muerte de Hollis Manson.

    “FIN SPOLIER”

    Eso sí hay otros detalles que me encantaron, lo del Smile en Marte……………. brutal :__D

    Por cierto es triste ver a gente más mayor que nosotros descojonándose porque le ha visto el rabo al Dr.Manhattan, un pezón a la Juspeczyk o el culo a Dreiberg, lo que tiene la edad……….

  5. Leon said,

    Entre las TANTÍSIMAS cosas que NO me gustaron de la película esta la de no haber podido el director establecer la atmósfera depresiva, preapocalíptica del cómic. En el libro, se está al borde de una guerra nuclear, con todo lo que eso implica en la psiquis de los ciudadanos. Hay tristeza, desazón, odio y mucho miedo, y en la pelicula no se ve eso por ningún lado. Por otra parte, ERA una realidad paralela a la que vivimos, y eso se refleja en el comic en los pequeños detalles, más que en los grandes, como por ejemplo los modelos de autos. En el cómic, TODOS son eléctricos, y en la película son los modelos que vimos en esa época en nuestra realidad “real” y eso es una falla, pequeñita, pero notable. Y volviendo a lo del miedo y la desazón…¿Como pudo eliminar el flojo ese la relación entre el psiquiatra de la prisión y Rorschach? ¡Es como ver a Pamela Anderson sin tetas,vamos!
    ¿Y el escamoteado final? En fin, que mejor no sigo.

  6. Cinematic said,

    Bueno, está claro que si uno se pone así de quisquilloso no habrá forma de que una adaptación de dos horas y media de un cómic como Watchmen llegue a gustarte al menos un poquito. Era evidente que muchas cosas iban a desaparecer, y otras tantas iban a ser cambiadas (y yo creo que en general, poniéndolo todo sobre una balanza, han sido poquísimas).

    Con respecto a la atmósfera. Pues sí, supongo que podría haberse ahondado más, pero no podemos olvidar que nos encontramos ante una superproducción que TIENE QUE VENDER. Si nos esforzamos en ser un poco más objetivos, veremos que ya han corrido muchos riesgos, muchos más de los otros se atreverían a afrontar, de eso estoy seguro, y suficiente fracaso ha sido ya como para que encima el doble de gente se quejara por el excesivo hincapié que hace en la atmósfera y una duración que se alarga hasta lo indecible… Los magníficos títulos de crédito ya nos sitúan en contexto sin necesidad de estar 20 minutos más recogiendo las angustias de cada personaje.

    Y la relación entre el psiquiatra y Rorschach no se eliminó (en todo caso se acortó, que me parece lógico), lo que se eliminó fue la vida del psiquiatra fuera del trabajo, lo de su mujer, etc.

    Por cierto, bienvenido por estos lares, Leon.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: