Agnosia: inconformismo formal.

julio 12, 2011 at 11:07 pm (Críticas, Mis críticas)

The Birthday, primoroso y marciano debut de Eugenio Mira, fue una película inaudita dentro de la cinematografía española. Tan inaudita que pasó completamente desapercibida y ni siquiera obtuvo el éstatus de culto que merece. Dada esta situación, a nadie le sorprendería que su director se desquitara con un producto comercial para compensar gastos. Nada más lejos de la realidad: el riesgo no es, en absoluto, un elemento perdido en su segundo largo.

No son pocas las cualidades que hacen de Agnosia una película a tener muy en cuenta, empezando por ese riesgo que en el marco actual del cine español se convierte en virtud incontestable. La prueba más visible de ese riesgo es una suerte de “transfusión” de géneros distintos que van reclamando su peso a lo largo del metraje. Desde el thriller al drama romántico, pasando por un fantástico más intuído que mostrado. Por momentos el collage de genéros se tambalea y chirría víctima de su propia ambición, pero la mayoría del tiempo la sensación es de un desconcierto positivo.

Mira hace gala de jugueteos formales que, junto a una cámara inquieta (no en el sentido “tembleque”, sino que rara vez se mantiene un primer plano sin girar para contemplar el entorno que lo envuelve) recuerdan fugazmente a Brian De Palma, aunque el director niegue su influencia en entrevistas y aluda a referencias más clásicas. En todo caso, los alardes talentosos no terminan aquí. El montaje hace un uso espléndido de las elipsis expresivas; concretamente, en acciones simultáneas unidas por símbolos comunes (el amago de disparo en una escena deriva en el disparo real en otra, una mención de diálogo en una escena deriva en la realización de dicho diálogo en otra) que fortalecen la narración. Y la banda sonora, compuesta por el propio Mira, brilla en sus momentos más minimalistas, aunque en otros rezume una épica algo forzada.

Por otra parte, la puesta en escena y ambientación son algo más que elegantes: son fastuosamente inmersivos, con el regusto gótico de Poe y un tenebrismo casi pictórico. La cuidadísima fotografía de Unax Mendía recoge todo eso y hace de la cinta una experiencia visualmente exquisita.

En el aspecto negativo, tenemos, por supuesto, a Eduardo Noriega. Parece que este hombre no ha hecho más que involucionar en sus aptitudes dramáticas con el tiempo. Aquí concretamente, es el causante de que la mayoría de escenas en las que aparece pierdan credibilidad con ese recitar mecánico y antinatural de las líneas de diálogo. Aunque se entienda su presencia como un reclamo comercial, cabía esperar una interpretación algo menos terrible. Tal y como es mostrado en algunas escenas, su personaje es sólo una sombra desenfocada que acaba con la paciencia de su mujer y la del espectador. Bárbara Goenaga tiene un encanto innato y está correcta en su papel, pero su carácter no está pulido y algunas de sus reacciones chocan (la sobreactuada felicidad con la que recibe a su marido tras la “confusión de roles”). Félix Gómez es el mejor parado de todos. Las motivaciones de su personaje están muy bien definidas y su interpretación es coherente con ellas.

Respecto al guión, a pesar de su enredado desarrollo yo no le veo grandes flecos, pero sí tengo dos objeciones en cuanto a su estructura (también ha podido ser cosa del montaje). La escena en la que se presenta al personaje de Félix Gómez y luego se retrocede días atrás está muy desaprovechada. Cuando se volviera a llegar a ese punto de la narración, lo suyo habría sido repetir esa escena, cosa que no ocurre. Para entendernos, en Origen se hacía eso, y aunque sólo valga para decir “ahá, así que esto era lo del principio”, ubica al espectador y le da sensación de seguridad a la narración. La otra objeción es que las escenas en la fábrica con Noriega y Sergi Mateu no aportan absolutamente nada, son un lastre aburrido y burocrático.

Palideciendo un poco en la dirección de actores y en unos diálogos en ocasiones demasiado lánguidos, Agnosia es, con todo, la película española formalmente más interesante del año y una de las más estimulantes. Las malas críticas que está cosechando pueden responder a la dudosa capacidad de alguno de los intérpretes, a guiños cinéfilos y literarios alejados del gusto popular o a su alambicado desarrollo, pero también a un espectador demasiado acostumbrado a fórmulas preconcebidas. A un espectador que cuando le ofrecen algo diferente frunce el ceño en vez de dejarse llevar por el estímulo.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: