Feliz 2007!

diciembre 31, 2006 at 5:37 pm (Curiosidades)

Escribo este insustancial post simplemente para desearle a todo el mundo, de todas las razas, etnias, religiones, países, continentes, de todos los estados físicos y mentales, de todas las condiciones sexuales… especialmente a aquellos que viven en la más absoluta pobreza, por un 2007 más ligado a la paz y a la tolerancia (y porque nos comamos una rosca),

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!

Y a seguir tragándose obras maestras y bodrios a velocidad de infarto, queridos cinéfilos!!

Permalink 7 comentarios

Películas “depresivas”: De las que te destrozan la vida.

diciembre 29, 2006 at 7:00 pm (Críticas, Curiosidades)

Como contrapunto a las películas “levanta-ánimos”, creo conveniente poner una lista de esas películas que te dejan con la moral por los suelos, con los ojos más llorosos que una cebolla y te arruinan el día. Siendo sincero, me gustan los dramones. En mi opinión, reflejan mucho mejor que otros géneros el mundo en el que vivimos, que es muy, pero que muy decadente. Además me gusta que me den imágenes de fuerte impacto emocional frente a una pantalla y porqué no, llorar un rato. Se podría decir eso de que para problemas ya tenemos los nuestros, pero en mi caso no tengo ninguno de gran importancia (o sí). Seré un poquillo masoquista en ese aspecto (en otros no), no lo sé. Bueno, no me voy más por los cerros de Úbeda y os pongo lo que venía a contaros, 10 pelis que me han hecho llorar y me han dejado K.O.

1. La lista de Schindler (Steven Spielberg).

He hablado de ella recientemente. Spielberg da en clavo con esta gran obra maestra, llena de atrocidades nazis que toca hondo. O tal vez sea que la tengo fresca en la memoria (dos días exactamente). Una visión cruda y dura, pero real como la vida misma del Holocausto nazi. Lloras, y mucho. 10.

2. En tierra de nadie (Danis Tanovic).

Merecidísimo Oscar a la mejor película extranjera para esta película que retrata con enorme sinceridad y modestia el absurdo de la guerra y el lucro de los medios de comunicación, así como la incompetencia de los oficiales. La ví así por casualidad en La 2 y acabó conmoviéndome profundamente. Ese final te deja lleno de impotencia rasgando el sofá cual gato rabioso. 9.

3. Crash (Paul Haggis).

Esta también es reciente. Se ve que su intención era causar un fuerte impacto en el espectador (algunos incluso la tildan de tramposa) y conmigo lo consiguió plenamente. ¡Qué llorera! En las escenas del coche y la niña pensé que mi corazón se salía, qué intensidad tan grande es capaz de crear. Con el corazón en el puño me quedé. 9.5.

4. La vida secreta de las palabras (Isabel Coixet).

Coixet logra (en mi opinión, por supuesto) superar a Mi vida sin mí en una película más lacrimógena aún, si cabe. El momento de la confesión de Hanna desgarra el corazón más duro. La música de Tom Waits ayuda, y sobre todo Sarah Polley, olvidada víctima de guerra ahogada en la más insoportable soledad. Crítica en el blog. 9.5.

5. En el mundo a cada rato (Patricia Ferreira, Pere Joan Ventura…)

Cinco historias tan cortas como impactantes. En este caso concreto el efecto despresivo que produce en el espectador es excesivo, es demasiado drámatica. No la recomiendo si estas bajo de ánimos porque te puede llevar al suicidio, pero sino es un documental necesario, el mejor que he visto. Uno ve sin rodeos ni manipulaciones lo que ocurre en África y otros lugares, todos tercermundistas. Te lo muestran así, tal cual es, y eso así de sopetón es demasiado fuerte. 9.5.

6. Monster (Patty Jenkins).

Esta película, tan vapuleada como alabada (más lo primero que lo segundo), sólo se merece elogios por mi parte. Exceptuando la cuestionable perspectiva que se da de la asesina, todo lo demás me conmueve. La historia de amor homosexual a contracorriente, las ilusiones y la inocencia robadas, el final… Charlize Theron está insuperable. No la ves a ella, ves a Aileen Wuornos. Seguramente, la mejor actuación femenina en lo que llevamos de milenio. Donde más me conmueve es en la escena de la parada del autobús y la llamada telefónica desde la cárcel. 9.

7. La vida de David Gale (Alan Parker).

Otro dramón de los gordos, esta vez más orientado a la intriga y la denuncia a la pena de muerte. Por mucho que Parker quiera parecer neutral, esta es una crítica descarnada a la pena de muerte con la que yo estoy totalmente deacuerdo. También le hice una crítica en el blog. Con un guión fenomenal, excelentes actores y un final sorprendente, consigue conmover de forma quizás un poco artificiosa. De todas formas, la escena de la cinta de video es sobrecogedora, casi tuve que apartar los ojos. 8.5.

8. Descubriendo nunca jamás (Marc Forster).

Al principio no me estaba gustando, incluso me aburría. La actuación de Johnny Deep (sólo en esta peli) no me convencía del todo, pero poco a poco me fue absorviendo en su fantasía. En la escena en la que Kate Winslet va caminando hacia el país de Nunca Jamás lloré, es de una belleza asombrosa y me hizo recordar muchas cosas. 8.5.

9. Casa de arena y niebla (Vadim Perelman).

Película lacrimógena donde las haya, menuda tragedia griega. Además, es una reflexión formada acerca de los prejuicios, la inmigración y el complicado tema de las viviendas. Muchas escenas incitan a la llorera, pero si tuviera que escoger una sería esa en la que a mi amada e idolatrada Jennifer Connelly se le clava un clavo en el pie XD. 9.

10. La milla verde (Frank Darabont).

Sólida y profunda película de Darabont, basada en una novela de Stephen King y en la que su dramática (de misterio poco, la verdad) historia alcanza emoción pura en dos escenas concretas. Una, cuando matan al hombre de la rata, y dos, cuando matan a Michael Clarke Dunkan. Y lo siento por si alguien no la ha visto. 8.

Otras que también me han emocionado son Dogville, El nuevo mundo, El pianista, La vida es bella, Bloody sunday, No te muevas, Mar adentro, El jardinero fiel, Good bye, Lenin!, Titanic o Cosas que diría con sólo mirarla, pero en menor medida. No quiero alargar esto más, que dramones hay muchos, el más conmovedor, el nuestro.

Permalink 31 comentarios

Un problema muy frecuente: Se amontonan, se amontonan!

diciembre 29, 2006 at 2:45 pm (Curiosidades)

Freddyvoorhees hizo hace poco un post del mismo tema, y cómo es algo colectivo no veo mal el contaros mis penas cinéfilas, aunque esto huele a copia a kilómetros, y yo soy el primero en reconocerlo. Espero que no te importe, freddy. Antes de que desistais de leer este pésimo post voy al grano. A muchas personas nos pasa que por falta de ganas, de tiempo o de otras cosas se nos amontonan películas, esperando encontrar el día idóneo para ser vistas. A veces pasa que piensas: “Jo, un clásico de este calibre no lo puedo ver en cualquier momento”, pero a veces es lo mejor, sino se amontonan y se amontonan y puede que jamás tengas tiempo para verlas todas. A veces incluso las ves con tan pocas ganas que acaban decepcionándote, por puro aburrimiento. Eso me pasó con El cartero siempre llama dos veces. Otras en cambio, son tan notables que no dejan espacio para el aburrimiento, como Un tranvía llamado deseo o Bonnie & Clyde. Y como veo que estoy perdiendo el tema del post (si es que lo tiene) enrollándome y diciendo sinsentidos, no eternizo esta tortura más a quien lo esté leyendo y paso directamente a las películas que tengo pendientes. Dios, que crisis creativa estoy teniendo, vosotros lectores, más que yo, os estais dando cuenta XD.

En DVD tengo pendientes:

Atormentada (Alfred Hitchcock), Dersu Uzala (Akira Kurosawa), El hombre que mató a Liberty Valance (John Ford), Érase una vez en América (Sergio Leone), Taxi driver (Martin Scorsese) y Muerte entre las flores (Joel Coen). También me han dejado la primera temporada de Perdidos (J.J. Abrahams, creador), de la que me he visto los 8 primeros capítulos, y hay que ver lo buena y adictiva que es. También me he despachado en poco tiempo unas cuantas como El último emperador (Bernardo Bertolucci), Alguien voló sobre el nido del cuco (Milos Forman), El castillo ambulante (Hayao Miyazaki), El hombre que pudo reinar (John Huston), La lista de Schindler (Steven Spielberg), Gattaca (Andrew Niccol), Reservoir dogs (Quentin Tarantino) o Uno de los nuestros (Matin Scorsese). Y cuantos clásicos me quedan aún pendientes, leche. Creo que me tengo que dar un descansito, este atracón de cine no va a hacer mucho bien a un chaval de 14 años.

En VHS tengo pendientes:

Apocalypse now (Francis Ford Coppola), que ayer no pude pasar la oportunidad de grabar, y León y Olvido (Xavier Bermúdez), que me da una pereza enorme. Y esas cuatro cintas que utlizo continuamente para grabar van a acabar jodiendóse, porque hay una veintena de films grabados uno en cima de otro, encima en LP, para poder grabar más. Hace poco me despaché a Una terapia peligrosa (Harold Ramis), Bonnie & Clyde (Arthur Penn), Spy game (Tony Scott), Atrapada (Luis Mandoki), Duplex (Danny DeVito), Un tranvía llamado deseo (Elia Kazan), Una historia verdadera (David Lynch), Salem´s lot (Mikael Salomon), Cosas que hacer antes de los 30 (Simon Shore) y unas cuantas más. Un poco de todo, como podeis ver.

Ya que estoy aprovecho, aunque suene ridículo, a preguntaros por vuestros regalos de Navidad. ¿Qué os ha regalado los reyes magos, o si sois vascos, el Olentzero? Pues el día 24 bajó el Olentzero del bosque corriendo a mi casa, de madrugada, a dejarme debajo del árbol un par de películas (Taxi driver y Muerte entre las flores), un par de videojuegos (King Kong y Syberia), abundante ropa y 40 euritos. ¿A vosotros, qué os han regalado? ¿O pasan de ir a vuestra casa por portaros mal? (Perdonad si se me va un poco la olla).

Permalink 10 comentarios

Películas “levanta-ánimos”: De esas que todos necesitamos de vez en cuando.

diciembre 28, 2006 at 11:37 pm (Críticas, Curiosidades)

A veces, cuando estas de bajón, te pones una peli y sorprendentemente, te revitaliza y te llena con unas ganas de vivir la vida impresionantes. Y es que el Cine, entre otras muchas cosas, también sirve como terapia. Por eso querría que me dijerais qué películas os han levantado los ánimos cuando los teníais bajos y os han dado un poco de esperanza ante la impotencia que uno siente en determinados (y frustrantes) momentos. Para mí, estas son las cinco que más me han animado el día (la mayoría británicas, ¿qué tendrán?), y cuyo efecto “revitalizador” se ha prolongado largo tiempo:

1. Un niño grande (Paul Weitz).

Esperándome la típica comedieta de Hugh Grant (además del director de American Pie), me encontré ante una auténtica maravilla, y es que Nick Hornby (Alta fidelidad) es mucho Nick Hornby. Toni Collette y Rachel Weisz brillantes y un guión que parecía basarse en partes de mi propia vida. Me subió los ánimos mucho, pero mucho, mucho, mucho. Se ha convertido en mi comedia dramática favorita. 9.

2. Love actually (Richard Curtis).

Esta peli de pastelosa nada. Un canto al amor y al cariño fraternal de lo más sincero, divertido, de pintorescos personajes y de muy buen corazón. Todos los actores estan geniales, no sobra una sóla de las muchas historias. Probablemente, la película que más sentimiento de cariño me ha transmitido. Te hace querer a esas personas que parece que no, pero siempre han estado ahí apoyándote, pero nosotros no hemos tenido el suficiente interés para fijarnos en ello. Después de verla me dieron ganas de abrazar y besar a todo el mundo. Qué cosas… 8.

3. El diario de Bridget Jones (Sharon Maguire).

Divertidísima comedia, de tronchantes gags y de entrañable protagonista londinense. Renée Zellweger borda el papel de treintañera sola y aburrida. Aunque a mí no me levantara los ánimos tanto como las dos anteriores, sí que lo hizo a más de la mitad de las mujeres españolas. 7.5.

4. Mejor… imposible (James L.Brooks).

Ciertamente, como bien indica el título, James L. Brooks se luce con esta película llena de situaciones descacharrantes (por originales) y gente de a pie verdadera, con sus manías. ¡Qué buen sabor de boca deja! Un Jack Nicholson fenomenal, como siempre, y ¡ese perrito! Podría ser mejor, pero no sé cómo. Ahora puedo decirlo tranquilo… yo de pequeño también tenía la manía de no pisar ese tipo de acera. Me creía un bicho raro con semejante manía, qué confort al ver la película… 8.5.

5. Pequeña Miss Sunshine (Jonathan Dayton, Valerie Faris).

Esta es una de esas películas idóneas para ver cuando estas enfadado con todo el mundo y no te aceptan tal y cómo eres, es todo un canto a la diferencia. Tiene unos personajes muy cercanos, con los que te puedes identificar (incluídas las comidas familiares dónde los prejuicios son el plato central) y es muy agradable de ver. Otra vez con una inmensa Toni Collette. Una pega, se hace muy corta. En las anteriores, aunque te quedaras con ganas de más (qué sensación tan horrible) te dejaban más satisfecho. Ojo, esta también, pero con un poco más de metraje habría quedado redonda. 8.

Me he quedado con ganas de añadir En sus zapatos, Atrapado en el tiempo, El show de Truman, Tienes un e-mail, Amélie, Entre copas, A propósito de Schmidt, Un pez llamado Wanda, Cuando menos te lo esperas y unas cuantas más, pero no era plan de eternizar la lista hasta el infinito. Ahora os toca a vosotros, ¿cuáles son las películas que más os han levantado los ánimos, y os han ayudado, hasta cierto límite,  a pasar los pequeños (o grandes) baches?

Permalink 9 comentarios

La lista de Schindler: ¡Qué grande eres, Spielberg!

diciembre 28, 2006 at 10:23 am (Críticas, Social)

Ayer pude ver La lista de Schindler, que me dejaron hace una semanita y tenía pendiente de ver. Aunque tuviera muchas ganas de verla, pensaba que no aguantaría tres horazas despierto. Además, el día anterior ví un telefilm muy flojito del Tsunami. Vaya que si aguanté, y con los ojos abiertos como platos. Steven Spielberg es el director más famoso de nuestros tiempos, y uno de los mejores. Es tan capaz de hacer producots de entretenimiento que marquen un antes y un después, como películas más personales, y la ecuación le sale muy bien el 90% de las veces. Lo demuestra con esta excelente película, con una fotografía impresionante en blanco y negro la mayor parte del tiempo, con unas actuaciones excepcionales y un ritmo que no decae. Tiene planos muy sutiles, propios del director, y una música excelente de John Williams, que hay que ver cómo se lo ha currado. La película tiene todos los elementos para ser un clásico; y hay uno, importantísimo, que es el que mejor le sale: la emoción. Dios, estuve casi toda la película llorando.

Hurgando en los actores, pues me han dejado sin palabras. Liam Nesson está colosal, Ben Kingsley un tanto de lo mismo y Ralph Fiennes borda su papel, lo borda. Lógicamente, este obrón no podía quedarse con las manos vacías, ganó nada menos que 7 Oscars. A mejor película, director, guión adaptado, montaje, banda sonora, dirección artística y fotografía. Todos ellos merecidísimos.

La historia cuenta (magistralmente) cómo Oskar Schindler (Liam Neeson), un hombre de enorme astucia y talento para las relaciones públicas, diseña un ambicioso plan para ganarse la simpatía de los nazis más poderosos. Alemania acaba de invadir Polonia y, gracias a sus influencias, consigue la propiedad de una fábrica de Cracovia. Allí emplea a cientos de operarios judíos, cuya explotación laboral le ayuda a prosperar rápidamente. Su gerente (Ben Kingsley), también judío, es el verdadero director en la sombra, pues Schindler no tiene el menor conocimiento industrial. La película alterna la trama de la fábrica con las desgracias del holocausto nazi. Difícil me es siquiera nombrarlo. En la película se ven tales barbaridades y atrocidades, que te preguntas cómo aguantó la gente real semejante aberración al ser humano. La película te crea una angustia, inquietud y tristeza pocas veces vista. El guión es un puntazo y no se limita a contar lo que pasó. Tiene detalles y recovecos realmente logrados (la niña del vestido rojo), y es mucho más compleja de lo que parece. Además es muy fiel a la realidad, pues está basada en testimonios reales. Logra crear una atmosfera tan atrapante que es imposible que alguien se quede al margen. Estuve llorando como un crío continuamente. Y no es para menos. Tanta crudeza y maldad provocan un fuerte impacto en el espectador, por eso no recomiendo verla si estas bajo de ánimos, te deja K.O.

Más vale que recordemos (aunque sea muy doloroso) que tal barbaridad, aunque cueste creerlo, existió y que hay que hacer todo lo posible para que no vuelva a ocurrir. Y parece que mucho caso no han hecho los americanos… Lógicamente, el querer mostrar el sufrimiento del Holocausto nazi y lo que ocurrió alrededor es algo ambicioso, y jamás podremos atisbar un átomo del sufrimiento de esas personas. Podemos imaginárnoslo, pero Dios nos libre de sentirlo.

Después de ver el film (ya eran la 1:30 de la madrugada) me ví un par de documentales. Uno de testimonios reales, que tuve que quitar por lo doloroso que me estaba resultando y otro hablando acerca de una fundación que creó Spielberg: the Soah fundation. ¿De qué se trata? Pues el objetivo de la fundación es recopilar testimonios reales y utilizarlos por medio mundo con un ámbito educativo. Para que los jóvenes de hoy sepan que tal cúmulo de odio y sufrimiento inimaginable, existió, y para que no vuleva a ocurrir. Y esto no sólo va por el Holocausto nazi, también por el genocidio de Rwanda, el segundo más sangriento, y otros que ya ni recordamos como el de los Balcanes. Si estas son las verdaderas intenciones de Spielberg se trata de un acto y un proyecto admirable. Pero por alguna extraña razón aún no ha llegado aquí a España.

Respecto a La lista de Schindler. Pues que voy a decir, sobran las palabras. Si no la habeis visto aún no sé a qué estais esperando. El enorme trabajo de Steven Spielberg se ve reflejado en cada minuto de la película. Nos encontramos ante una película necesaria, insuperable, imprescindible y sí, ante una OBRA MAESTRA.

Lo mejor: Todo, desde la fotografía, música e impecable dirección de Spielberg hasta el guión y la profunda emoción que transmite.

Lo peor: Nada.

NOTA GLOBAL: 10.

Permalink 41 comentarios

Crueldad intolerable.

diciembre 27, 2006 at 4:16 pm (Social)

¿Creíais que no había nada más  cruel que soportar un concierto entero de Najwa Nimri? Yo también, hasta que ví esto. Aviso, puede herir sensibilidades. Yo no pude verlo entero.

Permalink 3 comentarios

Lo mejor y lo peor del 2006: Y Feliz Navidad!

diciembre 26, 2006 at 8:23 pm (Curiosidades)

Hace poco puse la lista de lo mejor y lo peor del 2006 según lo que había visto, leído y oído. Pero pensé, qué coño, este es mi blog, y si no expreso mi criterio ¿para que lo tengo? Así pues, voy a decir las que para mí han sido las mejores películas de este año que afortunada o desafortunadamente, se acaba:

-LO MEJOR DEL 2006:

1. Crash (Paul Haggis).

2. El nuevo mundo (Terrence Malick).

3. Match point (Woody Allen).

4. La vida secreta de las palabras (Isabel Coixet). ¿O era del 2005?

5. Hijos de los hombres (Alfonso Cuarón).

6. El perfume (Tom Tykwer). 

7. V de Vendetta (James McTeigue).

8. Infiltrados (Martin Scorsese).

9. El laberinto del Fauno (Guillermo del Toro).

10. Volver (Pedro Almodóvar).

-LO PEOR DEL 2006:

1. Alone in the dark (Uwe Boll).

2. Date movie (Jason Friedberg).

3. La profecía (John Moore).

Afortunadamente no he visto muchas malas películas, pero sí sobranas decepciones como Alatriste, United 93, La dalia negra, World Trade Center, Una historia de violencia, Los tres entierros de Melquíades Estrada y Brokeback Mountain. Y me he dejado algunas buenas pelis en el tintero como El señor de la guerra, Salvador Puig Antich, El jardinero fiel, Pequeña Miss Sunshine y Munich por poner entre lo mejor, pero pensé que con 10 ya eran suficientes.

Del mismo modo, aprovecho para desearle a todo el mundo, de todas las razas, etnias, religiones, países, continentes, de todos los estados físicos y mentales, de todas las condiciones sexuales… especialmente a aquellos que viven en la más absoluta pobreza, por un 2007 más ligado a la paz y a la tolerancia,

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!

Permalink 7 comentarios

El hombre que pudo reinar: La película con la que pude llorar.

diciembre 26, 2006 at 6:25 pm (Clásicos de ayer y de hoy, Críticas)

Hace un mes ví esta película del gran John Huston que casi me hace llorar al final. Por poco, pero no XD. Gracias al padre de una amiga, cinéfilo empedernido que colecciona clásicos (¡casi llega a 2.000!) he podido disrutar de esta joya. Sean Connery, Michael Caine y un irreconocible (ha cambiado mucho) Christopher Plummer protagonizan El hombre que pudo reinar, y John Huston (El halcón maltés, La jungla de asfalto, La reina de África, Moby Dick, La noche de la iguana, Fat city…) dirige de forma excepcional.

Basada en el libro de Rudyard Kipling, cuenta la historia de  Danny Dravo y Peachy Carnehan, dos aventureros trotamundos en la India de 1880. Sobreviven gracias al contrabando de armas, de mercancías y otras dudosas actividades. Un día deciden hacer fortuna en el legendario reino de Kafiristán. Después de un duro viaje a través del Himalaya, alcanzan su meta justo a tiempo para hacer uso de su experiencia en el combate y salvar a un pueblo de sus asaltantes…

Sean Connery y Michael Caine.Escena.

Los actores están todos perefectos, destacando a los dos inmensos protagonistas. Tiene una buena música, excelente montaje y ritmo, que no da lugar para el aburrimiento. Como película de aventuras es perfecta. Tiene acción, emoción, todos los elementos del género, y situaciones graciosísimas entre los protagonistas que hacen que te sientas identificado. Joder, cómo me gustó. La historia, sencilla en un principio, va  in crescendo en emoción hasta un final perfecto, que casi me hace llorar pero que finalmente no lo consiguió. Eso no quiere decir nada, pues yo soy más de emocionarme por dentro que por fuera. Muy pocas películas han conseguido que heche la lagrimilla, y eso que me van los dramones. Habla de temas de gran calado como los sueños alcanzados, los perdidos, la ilusión por que se hagan realidad y sobre todo la amistad. Desde que la ví no he podido olvidar ninguna de sus escenas. He aquí la clave de los clásicos. Seguramente, con el paso de los años, la convierta en inolvidable, como han hecho otros. Gran película, de gran director, con grandes actores, de gran emoción… ¡Todo es grande en esta gran joya!

Lo mejor: Prácticamente todo. Los dos protagonistas, la faceta ética de la historia, una historia contada de la mejor manera posible, la fotografía, los toques de humor, la emoción que transmite…

Lo peor: Prácticamente nada. Salvo que en mi caso le falte esa pizca de algo para echar la lagrimilla.

NOTA GLOBAL: 9.5.

Permalink 6 comentarios

Alone in the dark: ¿Porqué?, ¿porquéeee…?

diciembre 26, 2006 at 4:32 pm (Críticas)

¿Quién es él? ¿quién que tanto nos odia? ¿quién que acaba con nuestra paciencia? ¿quién que nos hace perder nuestro tiempo de forma tan cruel? ¿quién que se ríe de nosotros destrozando esas preciadas obras maestras del mundo videojueguil? No, no es el discurso de la nueva película de Terrence Malick. Hablo de un ser maligno y despiadado. Sí, hablo de Uwe Boll, un alemán con muchas ganas de tocar los cojones. Al muy listo le financian las películas y como tiene su propia productora no tiene que rendirle cuentas a nadie. El bueno de Hideo Kojima ha sido el primero en decirle NO a que destroze tan preciado videojuego (que a mí personalmente no me enganchó) llamado Metal gear solid, pero el muy espabilado ya ha adquirido los derechos de Postal y Far cry, del que he oído maravillas. No, si tonto no es. Su primer atentado fue el 10-O, en 2003. Fue con House of the dead. Basada en el famoso arcade de Sega. Este no daba para una peli, pues no tenía argumento, era un mata-mata zombies. Puede tener cierto atractivo de serie B, pero qué va, quéva… Esta cosa inmunda no llega ni a serie Z, es algo horroroso, una pérdida de tiempo absoluta, es una porquería, una basura con todas sus letras. Su segundo atentado a otro (y encima mejor) videojuego ha sido este, Alone in the dark, que ni recuerdo ni me importa cuando se estrenó, un verdadero suplicio que ni alquilada sirve para algo. Sólo si te la metes por el culo podrás sentir algo más placentero que viendo la película, y perdón por la grosería, esta cosa que dice ser llamada “película” no merece menos. Antes de estas dos hizo (¡milagro!) una “película” que no se basaba en ningún videojuego, Sanctimony (Siniestro). Cómo olvidarla…. la ví la noche en la que poté toda la cena, y no va a broma. Si bien no es tan espantosa como las dos anteriores, sigue siendo mala, requetemala con un Casper Van Dien lamentable. No voy a hablar ni de aspectos técnicos ni dramáticos, es mala en todos ellos, especialmente en ese montaje que ni Paul Haggis.

En sus entrevistas hace oídos sordos a las críticas de los críticos especializados, diciendo que antes de criticarlas que las vean. Pues claro, y por eso te las critican tontolaba, y no te salgas por las ramas diciendo que funcionan mejor en el mercado del DVD. No te jode, es que son carne de videoclub. Es la referencia actual del cine cutre, y si no va con más cuidado, puede convertirse en el Ed Wood de nuestros tiempos. Además, no sólo él destroza su carrera (si es que algún día la empezó), sino que se lleva el prestigio de videojuegos y actores de renombre a su paso. En esta película Christian Slater, Tara Reid y Stephen Dorff se prestan a sus despropósitos. Y lo peor es que aún le queda cuerda para rato. En dos proyectos de inminente estreno, Bloodrayne y In the name of the king: a dungeon siege tale aparecen actores de la talla de Ben Kingsley, Ray Liotta, Michael Madsen, Udo Kier, Meat Loaf, Burt Reynolds, Jason Statham, John Rhys Davies, Ron Perlman, Billy Zane, Kristanna Loken, Michelle Rodriguez, Claire Forlani o la misteriosa belleza de Leelee Sobiesky. Todos tendrán que cargar con esa gran mancha negra que son las películas de este “director” sobre su carrera.

La cosa en cuestión, Alone in the dark, pretende ser una excitante y frenética película de acción con tintes de terror, pero de conseguir nada. Lo único que consigue es el sonrojo, la vergüenza ajena y la carcajada más incontrolable. Es tan penosa en todos los aspectos que uno no sabe por donde empezar. Mantiene el interés más o menos hasta los tres primeros minutos. Pero desde el minuto 1 ya se ve la penosa factura, de peli cutre de videoclub y con ilusión de poder emitirse una tarde de domingo en Antena 3. Debería haberse quedado en el videoclub, entre las suyas, donde pasaría desapercibida, así yo no estaría hablando de ella. Pero que esto se estrene en cines a precio de DVD en oferta y que destroze el formidable videojuego en el que supuestamente se basa es inadmisible. Si la ve alguien con muy poca idea de cine tal vez le satisfaga, pero a alguien con dos dedos de frente que haya visto un par de pelis de terrror clásicas no le engañan. Esto es una chufa casi tan grande como la que suelta George Bush por su linda boquita. El argumento, por llamarlo así, es predecible como pocos, copia de todas partes (incluso de malas películas) y es rematadamente estúpido. En un principio no es malo, hasta se podría hacer una buena película con él, pero así no desde luego, así no. Tiene la misma profundidad que el ojo del culo “Naomi la virgen”, es decir, ninguna. Los hechos suceden sin coherencia ni unión alguna, pasan así, porque sí.

Los actores están como para darles una buena cachetada en la cabeza. No comprendo como el desmejorado Christian Slater (espero que se recupere con Bobby) ha aceptado este papel. Va de pasota y ni él mismo se lo cree. Stephen Dorff… sin comentarios, actúa peor que el papel y lo que no comprendo es su última escena. ¿Para qué coño vuelve a la cueva? Tenía que morir y no se les ocurría el cómo, entonces, simplemente se mata él sólo por obra y gracia se su inmensa estupidez. Pero la que se lleva la palma es Tara Reid. No había visto yo una actuación tan mala en mi vida. ¡Que no estás en tu obra teatral de preescolar, maja!  Ella ensaya que te ensaya para su función de arqueóloga boba. Eso sin mencionar una escena de “amor” realmente mala y metida a calzador, como todo en el film. En aspectos más técnicos, la cámara parece manejada por un niño de 5 años, tan mal situada que parece una cámara oculta (en la escena del taxi ¿podrían haber puesto la cámara en un lugar peor?). Y qué montaje tan malo, Dios mío. Las luchas a cámara lenta (como llega a cansar la dichosa manía de KutreBoll de ralentizar la acción) muy mal hechas. Y los efectos especiales… decir que el ordenata canta es poco. Los muy listillos se las ingenian para que los monstruos estén en la oscuridad y no se note tanto, falta de presupuesto, claro. Lo mejor es ver en el making of a esos frikis comentando la “elaboración” de los novedosos efectos visuales, en los que se han utilizado nuevas e innovadoras técnicas, claro que sí. Cuesta creer que más de diez personas hayan trabajado en esto. Podría sacarle muchas más cosas negativas (¡ese inesperado final!), pero me llevaría todo el día y bastante tiempo he estado escribiendo esto.

Tara Reid, la boba.

En fin, una “película” horrorosa, que sólo recomendaría a mi peor enemigo. Esto me recuerda a Olga, de la cadena de radio Cope, que charla semanalmente con Red Stovall y que en el último programa propuso que eligiéramos esas películas que no recomendaríamos ni a nuestro peor enemigo. Pues bien, esta película estaría en un puesto bastante alto de mi lista. Es que no se merece ni que haya puesto esta parrafada criticándola. El Dr.tocaBolls seguirá “matándonos” con sus películas, aún le quedan unas cuantas. ¡¡Huyamos!!

Lo mejor: Na de na. Sólo la canción de los créditos finales. ¿Quién es el grupo?

Lo peor: Todo.

NOTA GLOBAL: 0.

Permalink 8 comentarios

Déjà vu: Efectivamente.

diciembre 24, 2006 at 8:17 pm (Críticas)

El hermano rebelde y maltratado de Ridley Scott, Tony Scott, se distingue por el ritmo frenético y acelerado de sus films, de abundante acción y a fotograma por segundo. Esto puede crear cansancio, pero cuando logra el equilibrio le salen cosas bastante decentes como El fuego de la venganza, Enemigo público y probablemente (yo no las he visto) Amor a quemarropa y Marea roja. Claro, que luego también estan las malas películas como El último Boy Scout, que me parece muy sobrevalorada y probablemente (yo no las he visto) Fanático y Domino. Casualmente, dos días antes de ver esta, ví por la tele Spy game, película suya que me gustó bastante y que he podido comparar con esta. Por lo tanto, sí que podemos decir, aunque sus películas sigan una línea bastante marcada, que es un director irregular, capaz de hacer buenas y malas películas. En esta ocasión, con la película que nos ocupa, creo que está más cerca de lo bueno que de lo malo. Y si el argumento no se hubiera desviado tanto a lo comercial en su última parte habría redondeado su nota a 7.

Un déjà vu es un flash de la memoria que viene a la mente cuando sucede algo que crees ya haber vivido antes. El agente Doug Carlin (Denzel Washington) se guía por ese sentimiento para llevar la investigación de un terrible atentado. Al acudir a reunir pruebas tras una explosión de una bomba en un Ferry de Nueva Orleans, Carlin está a punto de descubrir que lo que para la mayoría de la gente está sólo en su imaginación es algo mucho más poderoso que le llevará a una carrera por salvar cientos de vidas humanas…

El comienzo es impactante y luego prosigue lentamente (!!!) una investigación policial encabezada por Denzel Washington, satisfactorio y convincente, como siempre. Introduce teorías interesantes en su primera hora, para algunos la más aburrida, pero para mí la más interesante. Si no fuera porque después de la primera escena se oyen demasiados discursitos patrióticos, la cosa habría quedad mucho mejor. En la parte final se opta por la intriga criminal y la acción, en mi opinión creíble y sin ninguna escena fantasma. Cierto es que cuando pasa tal cosa y tal cosa (no quiero revelar nada ni poner una sección de spoiler) se teletransporta a tal sitio y posteriormente sucede con un humanoide, el film pierde cierta credibilidad, pero no la suficiente como para que no nos entretengamos y sigamos estando en tensión.

En el apartado técnico, pues las escenas de acción y los efectos especiales son espectaculares y creíbles a la vez, y más en un cine. En la banda sonora no me fijé mucho, pero no sale la musiquita de Saw del trailer. El montaje acelerado de Tony no molesta especialmente, aunque se nota que es imposible de dejar un primer plano más de 10 segundos, inquieto el chaval. Los actores están bastante bien. Denzel está muy comedido y convincente, la chica en custión no es muy expresiva que digamos, pero sus cualidades físicas lo arreglan todo. Val Kilmer está bastante sosito, se ve que su época (si es que la tuvo) ya pasó. El resto de secundarios cumplen con nota, con comentarios graciosetes marca de la casa Tony Scott. Una interesante y entretenida película, que sin ser profunda, te mantiene en tensión (con muchos tópicos) y tiene un argumento de relativo interes, que como acabo de decir, está adornado con muchos tópicos.

Lo mejor: Las escenas de acción, Denzel Washington, un argumento con interés y es muy entretenida.

Lo peor: La actriz protagonista no es muy expresiva y el argumento (aunque interesante) tiene numerosos tópicos y hay unos cuantos discursitos americanizados fuera de lugar. Incluso en algunos momentos se hace honor al título causando la misma sensación.

NOTA GLOBAL: 6.25.

Permalink 6 comentarios

Next page »