Oscars 2007: Unas cuántas sorpresas, pero no muy positivas.

febrero 27, 2007 at 7:52 pm (Festivales)

 Ahí está Scorsese con cara de “Más les valía dármelo. Tengo que estar radiante y aparentar no tener a cuatro matones en el camerino del jurado, a los que por cierto voy a tener que decir, cuando ya estaban dispuestos a actuar, que se larguen”. Ésta mañana me han dado la sorpresa (bueno, fue ayer, pero yo tan avispado me enteré hoy XD) de que íbamos a ir a un instituto dónde hay un minicine, en Indautxu. Me acordé de que el año pasado también fuímos ahí a ver Los chicos de la lluvia, peli francesa de animación muy poco convincente. Hoy hemos visto la también francesa (parece que tienen afición al cine francés) Jóvenes oportunidades (el poster engaña), que es divertida, pero tampoco gran cosa. Al oír que era francesa tenía la esperanza de que nos pusieran alguna de Jeunet, pero no :(  Bueno, a lo que iba, o a lo que debería de ir. Antes de ayer se celebró la 79 edición de los premios de la Academia, los Oscars coloquialmente (cómo odio éstas evidencias que todos sabemos pero que tengo que poner por narices). No hice el post ayer porque tenía mucha pereza, hoy he tenido un exámen de Mates que me ha salido fatal (de uno coma algo) y tenía que ver Monster House, que me gustó mucho. El caso es que no lo hice, punto, y ahora toca hacerlo, aunque esté de más y no aporte nada nuevo a lo ya dicho. Es mi (mío, no hablo de otros) deber como cinéfilo hablar de ello, ya sea bien o mal. Tan perezoso (y tal muestra de mi vagueza que voy a dar) soy que voy hacer un copia pega (tan sólo cambiando algunas cosas para que tenga sentido “global”) de Blog de cine a mi blog (lamentable…). Sí, para lo nuevo que os voy a contar… Y mi encuesta porque me mojé en pocas categorías, que si no… 3/10 XD.

Podremos estar más o menos deacuerdo con los premios, pero es evidente que no se van a dar siguiendo los gustos de cada uno, porque eso es imposible. Con ésto no los estoy defendiendo, que conste. No he visto aún Cartas desde Iwo Jima. Infiltrados me parece notable, pero yo hubiera preferido que el Oscar fuera para Babel, que tampoco me pareció una obra maestra como el Crash del año pasado, pero sí que es muy buena. Yo creo que fue claramente consolación por tanto tiempo a la espera del Oscar para Martin Scorsese. Me alegro mucho por él, de veras. Me parece un director excelente, y en este apartado (mejor director) no puedo estar más deacuerdo. Muy gracioso cuando tras la entrega de su Oscar todo el mundo se levantó y no paró de aplaudir y él intentó calmarlos XD. Lo de Forest Whitaker y Helen Mirren cantadísimo, me alegro por los dos, especialmente por el primero.

Yo no he oído mucho de Ennio Morricone, y la banda sonora de Babel (al igual que en Brokeback Mountain) me parece bastante escasa. Eso sí, la de los créditos finales de Babel es muy emotiva. Pero vamos, que no creo que Gustavo Santaolalla merezca más el Oscar (dos años a la vez encima) que otros veteranos que llevan metidos en ésta industria mucho más tiempo. Él tampoco me cae mal, porque no ha tenido la culpa de que le premiasen. Yo creo que ha sido otro premio de consolación para medio-demostrar que no han rechazado las propuestas hispanas. La actuación musical de Celine Dion y Beyoncé no pude verlas, ya estoy tardando… Me alegro por los 3 Oscars técnicos de El laberinto del Fauno, pero la fotografía (y el mejor guión adaptado) se la habría dado a Hijos de los hombres. Ésta junto con Más extraño que la ficción (imperdonable la ausencia de mención sobre todo, a su guión y a Emma Thompson, así como a Will Ferrell) fueron, sin duda, las grandes olvidadas de la noche.

El Oscar a la mejor película extranjera se lo habría dado a El laberinto del Fauno. No he visto La vida de los otros, pero ya por quitárselo la estoy guardando una manía… Hasta que no la vea no podré decir, ya lo sé, pero me habría alegrado mucho el Oscar al Fauno. A ver si reflexionan en los Goya: Volver 0 – El laberinto del Fauno 3. Tendrían que haberle dado el Goya a mejor peli, fue una de las cosas con las que no estuve deacuerdo con nuestros premios. Lo del corto de imagen real también me parece bastante triste. Teníamos dos, el de Borja Cobeaga me parece bueno (el tío se ve que es muy majo), pero el de Javier Fesser me parece excelente. Muy bueno tiene que ser el que ganó… También es de pecado lo de la mejor canción. Tenían tres maravillosas canciones de Dreamgirls para escoger… Para mí que fue un poco aposta para hacer la gracia. Tendré que ver el documental Una verdad incómoda, que pinta tan interesante como aburrido. ¡Ah! Y como mejor película de animación habría elegido esa gozada de Monster house.

(Ésto ya no es copipasteo, por aclarar xD) La gala no la he podido ver, tan sólo lo poco emitido por el telediario. El vestido improvisado de Pe era muy bonito, pero yo, como bella, destacaría a Rinko Kikuchi, fue guapísima. El trío (¡musical, sucios!) Will Ferrell (¡ese pelo a lo afro!), John C. Reilly (que se quite la etiqueta de secundario de lujo, aunque hace poco ví The good girl y lo volvió a hacer genial XD) y Jack Black (éste que se quite su adicción a elegir cada vez más tonterías y a la bollería) estuvo genial, qué ases (¡de la interpretación, ya os vale!) los tres. Supongo que la calentorra (¡aquí sí! xD) Ellen DeGeneres presentó bien, espero poder ver la gala entera en breve. Como siempre digo en éstos casos, me encantaría estar en la fiestecilla post-empacho de Oscars que se montan. Y no por la comida, que debe estar exquisita, ni por el servicio, si no por los rollitos y revolcones que deben montarse algunos cineastas, actores y actrices tras beber dos copas de más. Espero que el viernes CQC me traiga alguna sorpresa como que un famoso les grabó la cena en exclusiva. Tanta labia que tienen… ¿Os imaginais una orgía formada por…? Lo dejo, que se me va la pinza y estaba muy fuera de lugar lo que iba a decir ¬¬. ¿En el caso de haber visto la gala, os gustó? ¿Estais deacuerdo con los premios? Bueno, la respuesta a la última pregunta es evidente. Mejor lo planteo así: ¿Qué películas (o actores, directores, vestuario, efectos…) habríais sustuído por las ganadoras? Perdonad tanto paréntesis bobalicón, ¡el exámen de las progresiones geométricas y aritméticas de Mates de hoy me ha afectado! Echadle la culpa a él por haber tenido que soportar ésta parrafada, estará deseando que alguien le escriba, aunque sea con una reclamación XD. La lista completa de los ganadores aquí.

Permalink 10 comentarios

El motorista fantasma (Ghost Rider): Pues sí, y mucho.

febrero 25, 2007 at 10:26 pm (Críticas)

Ayer me compré y ví Terciopelo azul, de David Lynch. Me dejó completamente maravillado, pero ahora mismo no me encuentro en disposición de concederle una crítica a su altura. Os preguntareis que con tanta lata que os he dado con las películas que tengo pendientes, haya acabado tragándome ésto. Pues bien, maldita la gracia que me hicieron en el cine de cambiar de la noche a la mañana el horario de Bosque de sombras. Ayer la daban a las 16:00, 18:00, 20:00 y 22:00. Hoy sólo la daban a las 22:00. Ante semejante angustia (me moría de ganas de ver el debut de Serra ya de una vez) la cartelera no me ayudó mucho, la verdad. Tenía a elegir entre El último rey de Escocia, Noche en el museo, Ciudad del silencio y El motorista fantasma (Ghost rider). Sí, ya sé lo que estais pensando, pero la de Whitaker iba a verla ayer (que no pude por un mal cálculo de tiempo) y la tengo reservada para la semana que viene. La de J.Lo. había oído por todas partes que es ridícula, pretendidamente seria y que trata su espinoso tema de la peor manera posible. La de Ben Stiller me daba una pereza enorme, y me olía a tontería que me echaba muy para atrás. Podría haber ido a un Multicines a ver El libro negro, Juegos secretos (ésta del miércoles no pasa) o Paris Je t´aime. Pero llegaría a las tantas y mañana tengo que madrugar. Además, mis amigos podrían quedarse sopa con cualquiera de éstas tres. ¿Qué quedaba? El motorista fantasma. Sí, sí, más rabia me dio a mí. Había oído muchos comentarios negativos de ésta, y la ineptitud en el anterior trabajo del director no era un buen antecedente. Al menos, albergaba la esperanza de encontrarme con algo mínimamente decente… ¬¬

A ver, por dónde empiezo… ¡Ah! Por el director. Bien, (aviso, en ésta ocasión voy a pasar de andarme con cuidado, así que es probable que os encontreis con algunos Spoilers). Éste tío dirigió, en estado de gracia parece ser, la ñoña pero muy agradable El inolvidable Simon Birch, con un plantel de actores realmente bueno. Después continuó con Daredevil, en mi opinión, una de las peores películas que han adaptado un cómic. El héroe es completamente anodino y todo transcurre con tanta previsibilidad y frialdad (apenas hay toques de humor) que acaba por no gustar. Al menos era hasta cierto punto verosímil, pero es que ésta…

La “historia” cuenta cómo hace mucho tiempo, la superestrella de las acrobacias en moto, Johnny Blaze (Nicolas Cage) hizo un trato con el diablo para proteger a los que más quería: su padre y su novia de la juventud, Roxanne (Eva Mendes). Ahora, el diablo ha venido a cobrar su deuda. De día, Johnny es un motero acróbata temerario… pero de noche, en presencia del diablo, se convierte en Ghost Rider, un cazarrecompensas de demonios deshonestos. Obligado a hacer la voluntad del diablo, Johnny está decidido a enfrentarse a su destino y utilizar su maldición y sus poderes para defender al inocente… Ya os podeis hacer una idea… o no. No he leído el cómic, pero si la historia es tan risible y está tan mal contada, que lo dudo, debe ser un cómic pésimo. Con ésto quiero decir que dudo muchísimo que le haya hecho justicia, pero como no lo he leído, no puedo saberlo. Al principio, la película cuenta una historia de lo más tipicona posible, pero de manera visible y sin resultar pesada. Hasta el minuto 20 te preguntas: ¿para tanto son las críticas? Vale, no es nada del otro mundo, pero tampoco está tan mal… A partir de ahí, uno no vuelve a preguntarse eso en toda la película. Los personajes carecen de motivaciones, y actuan “porque sí”, sin ningun argumento ni razón que lo apoye. Además, tiene agujeros de guión descomunales. Si creéis que el cine de David Lynch es incoherente venid a ver ésto. Vale, el malo no puede a ir a lugares santos como el cementario en el que se encuentra Cage, pero puede andar tan campante por una iglesia. Al final, cuando van a “San Venganza” (ejem), ¿no se suponía que a Cage le repelía el agua? Porque sino, no se explica. Ni tan siquiera son capaces de explicarnos de forma comprensible todo el tinglado del contrato. Algun detalle ridículo más habría que no pillé, pero desde luego, no pienso repetir visionado para comprobarlo.

Los actores están todos muy flojos en líneas generales. Nicolas Cage no me parece un mal actor, pero aquí lo hace francamente mal en la que probablemente (tal vez sin el probablemente) una de sus peores interpretaciones de su carrera. Pone siempre la misma cara, no la cambia y así se queda durante toda la película. De echo, podría decirse que la calavera lo hace mejor que él mismo (qué malo soy…). El actor que hace de él de joven es aún más pensoso, menudo complejo de Casper Van Dien, por favor. Destaco lo bochornoso de la escena en la que se pone a hacer chorradas delante del espejo. Pero lo más penoso es el querer justificar la muerte del delincuente mediante un simple flashback. Lo de Eva Mendes no tiene nombre. Está toda la película con los pechos apretados y levantados a más no poder, vamos, que parece que en una de éstas se le va a reventar el vestido. Ésto, por otra parte, es de agradecer, pues aparte de sus prominentes pechos también luce unas curvas deliciosas que constituyen otro aliciente para tomarse la película a guasa. Fíjate que ésta chica me llamó la atención en Hitch, en la que sabía aunar su belleza con una interpretación bastante buena. Pues aquí está desastrosa, y su personaje es puro relleno. La escena en la que Cage intenta volver a conquistarla también es de vergüenza ajena. Pero vamos, si vas con predisposición de echarte unas risas, tampoco sirve de nada ser tan objetivo. Los demás secundarios van de lo flojo a lo malo, como ese Wes Bentley, uno de los malos más ridículos que hemos podido ver en el cine reciente. Vale tío, para presentarte apareces de la nada en el desierto y nos pones tu careto en primer plano ¿para dar el único susto de la peli? Pues sí, pero ¿para qué haces eso? Es una escena totalmente gratuíta. Lo mismo para Peter Fonda, que casi ni aparece. El único que se salva es Sam Elliot (el desenlace de su personaje también es de una inverosimilitud y ridiculez alarmante), pero su personaje está igual de mal tratado que el resto, pero al menos tiene personaje, porque el resto… Me sorprende que al final nadie (ni el propio motorista) se acuerde de la muerte de cierto personaje, de lo más simpático del film.

En el apartado visual es dónde la película se luce bastante. Los efectos especiales no son nada del otro mundo (la calavera de Cage está montón de mal hecha), pero salvo algunas cantadas del ordenata, dan bastante el pego. Tampoco os creais, que lo más espectacular ya aparecía en el trailer. Sí, la escena en la que a cámara lenta, utliza las cadenas para estabilizarse y “bajar” el edificio. Pues mejor que no os cuente la escena previa a ésta que transcurre en el tejado del edificio… aquí sí que te echas unas buenas risas. En el final a lo El regreso de la momia, los monstruítos esos también cantan bastante, y si hay algo dónde la película pierde toda credibilidad, es en la ridiculez de diálogos que tiene. Podría nombrar muchos, pero yo me quedo con “¡Soy legión porque somos muchos!”. Algunas escenas de acción y peleas también son totalmente inverosímiles, pero espectaculares. Por eso recomiendo que si la veis, sea en cine. Pero yo recomiendo que no la veais. Si te la tomas en serio saldrás con la sensación de tomadura de pelo y pérdida de dinero. Si te la tomas a mofa, como yo hice, al menos podrás pasar un rato agradable. ¿Cosas buenas? La espectacularidad de algunas escenas, algunos apuntes interesantes de la historia (que se quedan sólo en eso), que no se hace pesada ni lenta en ningún momento, que su a veces autoparódica imagen haga que te puedas divertir, las virtudes físicas de la Mendes. ¡Ah! Y la moto, muy chula.

En fin, una película floja en general, realmente mala en algunos aspectos, pero que cumple su único propósito bastante bien, sobre todo, gracias a algunas escenas espectaculares y otras de coña (yo creo que alguna era pretendida). Es verla y olvidarla, con el trailer ya teneis suficiente. Por cierto, no sé dónde sale esa imagen tan romanticona del motorista fantasma llevando en brazos a Eva Mendes. En ésta película no, desde luego. No quiero dedicarle más tiempo. El final deja el camino abierto para una posible secuela, que irá a ver su abuela. Yo seguro que no. Hablando claro, El motorista fantasma es una mierda, pero una mierda entretenida.

Lo mejor: Algunas escenas de acción, el canalillo de Mendes y que no aburre.

Lo peor: Desde la ridiculez que se apodera del conjunto hasta los huecos, torpezas de guión y demás fallos garrafales anteriormente comentados.

NOTA GLOBAL: 3.

Permalink 27 comentarios

Imperios en extinción.

febrero 22, 2007 at 8:22 pm (Próximos estrenos, Trailers)

Poster

Cada vez se acerca más el estreno de la nueva película de David Lynch Inland Empire. Para entonces espero haber visto Terciopelo azul y El hombre elefante, y si no al menos la primera, porque tras la excelente, fascinante, onírica y apasionante Mulholland drive y la notable Una historia verdadera me muero de ganas de ver su nuevo proyecto, ya que lo Lynchiano me encanta y ésta parece serlo, y mucho. Un poquito de miedo también me da. El primer trailer era bastante malillo, lo de la cámara digital no me atrae, todos los críticos coinciden en que es incoherente de principio a fin (no es que me fíe de su criterio, para nada, pero parece más que evidente que la historia carecerá de lógica alguna)… Algunos extractos de críticas:

“Abandonen toda esperanza de lógica (…) tres horas de fascinante (a veces irritante) incoherencia (…) Lunch trata la pantalla como un lienzo en el que da forma a sus ideas abstractas. (…) Puntuación: ***1/2 (sobre 4).” (Peter Travers: Rolling Stone)

“Una macedonia de los peores tics de Lynch. (…) Dura 3 horas y no hay ni un solo minuto de ellas en el que el espectador haga pie.” (E. Rodríguez Marchate: Diario ABC)

“Lynch perpetra un interminable desvarío. (…) lleva al paroxismo las obsesiones de su enfermizo cine.” (Carlos Boyero: Diario El Mundo)

A pesar de lo que pueda parecer, en USA ha recibido buenas críticas. Se rumorea que Lynch la ha editado para su estreno comercial tras los abucheos de Venecia. Esto de los abucheos lo odio. Ya lo dije con The fountain, Inland Empire, y ahora parece (no es seguro) que se repite con 300. Si no les ha gustado que critiquen y opinen luego, pero abuchear, encima con los creadores en la sala, me parece un espectáculo patético, ni que estuviéramos en el neandertal. Sea como sea, éste segundo trailer tiene mucho mejor pinta que el primero y augura algo mejor. No sé a vosotros, pero a mí me mete una inquietud y un miedo cada vez que lo veo… Por cierto, Julia Ormond sale bastante desmejorada (y lo digo con pena)… Todavía no he descubierto cómo se hace eso de poner el vídeo de YouTube en el mismo post, así que os paso el enlace. Segundo trailer de Inland Empire. También hay otro trailer, más parecido al primero, igual de inquietante.

Por otro lado, también ha salido el teaser trailer de la tercera parte de Resident Evil, trilogía (hasta el momento) que adapta “libremente” el videojuego de Capcom. La primera parte me pareció bastante interesante, no era fiel al videojuego (sólo he jugado al primero, y se desarrollaba todo en una mansión, nada que ver con el film), pero entretenía y lograba captar el interés. La mejor adaptación de un videojuego (esto no quiere decir que sea buena) hasta Silent Hill. Resident Evil 2: Apocalipsis flojeó más, centrándose en las escenas de acción y las piruetas olvidándose del argumento y, cómo no, de la fidelidad al videojuego. Sin embargo, no me parece el bodrio que muchos dicen que es. Ésta tercera parte promete más acción y esperemos, algo de argumento que la devuelva al nivel aceptable de la primera entrega. Ali Larter coprotagoniza la película junto con nuestra Jovovich. Se la ha podido ver en las dos primeras partes de Destino Final y en la aclamada serie Heroes (¡qué ganas de echarle un ojo!). Por cierto, Milla Jovovich me parece una buena actriz a la que últimamente sólo le ofrecen papeles de super heroína, pero que en películas como El perdón, Juana de arco, El quinto elemento o Regreso al lago azul lo hacía francamente bien. Buff, ha sido todo un reto escribir ésto sin nombrar a-vosotros-ya-sabéis-quién xD.

Permalink 17 comentarios

Eternas vueltas a una mente inmaculada: ¡Olvídome de mí!

febrero 21, 2007 at 3:41 pm (Reflexiones)

Lo primero, daros las gracias a todos por las más de 10.000 visitas que he recibido, la mayoría por equivocación seguramente xD. Con este sinsorgo, corto por vagueza y paranóico post inauguro una nueva categoría que espero amontone muchos posts, pues aunque no lo creais o no os lo imagineis, yo soy una persona muy reflexiva (sin intención de darme aires de grandeza). Lo que pasa es que últimamente tanta reflexión me está jugando malas pasadas. Reflexiono sobre todo y le doy vueltas y más vueltas a todo, incidiendo en la relatividad de las cosas. No sé porqué, pero en las últimas películas o capítulos de series que he visto me asalta continuamente la sensación de falsedad ante lo que estoy viendo. Quiero decir, que no me las creo. No es una tontería que comente para ocupar espacio, sé que en la próxima película que vea me volverá a pasar. Además de esto, me distraigo cada vez más con lo que se supone que más me gusta hacer. Mientras veo una película o capítulo de una serie pienso en si no sabré qué puntuación darle en filmaffinity, si debería darle un punto más, si creo que tal persona le daría otra puntuación, si sé que hay cámaras tras lo que veo y por lo tanto me parece una tontería porque no me creo nada, si… continuos sis. Y me parece grave porque creo que estoy perdiendo la magia del cine. A veces también me sumergo y me olvido de todo viendo la película “sin más”, pero enseguida me vuelven a asaltar los pensamientos. No es como antes, hasta hace poco, que me ponía a ver una película y me olvidaba absolutamente de todo, claro está, si la película era buena. Eso es lo que debería hacer, pero cada vez me cuesta más. Cuánto más me empeño en no pensar, más pensamientos me surgen.

Sí, lo sé, pienso demasiado. A veces creo que tengo neuronas hiper-nerviosas o algo. Me gustaría tener una máquina como la de Jim Carrey en Eternal sunshine of the spotless mind (¡Olvídate de mí!). No para borrar recuerdos, sino para eliminar esas neuronas que provocan mis incesantes pensamientos, el darle vueltas a todo constantemente y también mis idas de olla. Sé que no puede ser, porque es parte de mí. Pero un día de éstos me da que voy a perder la cordura. Aquí es dónde tengo que aplicar la teoría samurai de Forest Whitaker en Ghost dog. Si pienso que estoy loco, lo estaré; si pienso que estoy perfectamente cuerdo, lo estaré. Pero joder, la de la cordura es una línea tan fina y compleja…

En realidad creo que lo que me hace falta es tiempo. El que necesito todas las mañanas para situarme. ¿Dónde estoy? En el unvierso, la Tierra, Europa, España, Bilbao… soy David y estoy despertándome de un largo sueño. Ese tiempo del que no dispongo creo que es el que me hace falta para aclarar mis ideas. Como en la canción de Bebe y Carlos Jean. Necesito más tiempo sólo para tocarme los cojones.

Permalink 5 comentarios

Meme: 5 (reveladoras) confesiones cinéfilas.

febrero 19, 2007 at 11:43 am (Curiosidades)

Tenía pensado escribir este post ayer, pero la resaca de la diversión de la noche anterior me lo impidió. Hacía tiempo que no me desmelenaba ni me alocaba tanto. Nuestros disfraces daban mazo el cante, pero para eso están los carnavales. Me lo pasé de p. madre. Hoy ya estoy completamente sobrio y con disposición mental (ganas tampoco te creas…) de escribir este post. Visto que en muchos blogs ha aparecido la moda de los “Memes” (que viene a ser una cadena de blog a blog sobre un determinado tema) he decidido lanzarme y hacer uno yo también. Por lo que he podido ver se trata de temas bastante personales (también hay muchas frikadas xD), pero vinculados, cómo no, a esa afición que los bloggeros compartimos: el Cine. Así pues, me dispongo a desnudarme (metafóricamente) y contaros un poco más de mi vida cinéfila:

 

1. La primera vez que entré a una sala de cine fue para ver Pocahontas. Tendría 2 o 3 años. Recuerdo que sentí una sensación de asombro. También recuerdo (muy difuminadamente) que no aguanté ni dos segundos en la butaca y me fuí a la sala contigua en la que me parece que daban La princesa cisne. Tras estar un rato en ésta, me aburrí y regresé a la primera. Recuerdo que sólo estaba yo y una niña de 6 años. Estuvimos toda la película correteando y haciendo el indio. Por aquel entonces el cine me la traía bien floja.

 

2. La película de mi vida es La momia, sin duda alguna (sacaron una serie de ella que no me gustó nada, copiaba todos los elementos del film, pero a lo infantil). La ví en un día muy especial, no sólo por ser mi séptimo cumpleaños. Fue la primera película que asimilé con un juicio más o menos comprensible, e hizo que recordara ese día como si fuera ayer. A partir de ésta película empezé a tomarme en serio el Cine, me apasioné por la cultura egipcia (todavía tengo en mente un futuro viaje a Egipto) y causó mi entusiasmo hacia el 7º arte. Fue mi película favorita durante dos años hasta que en 2001 llegó El pacto de los lobos. Ésta última no duró mucho como favorita, tras ella llegaron más y más favoritas. Acabo de darme cuenta ahora mismo. El día de mi 7º cumpleaños me apasioné por el 7º arte. Curioso xD. Además, con esta película descubrí a mi ahora actriz favorita, Rachel Weisz. Cuando ví La momia por segunda vez y posteriormente me deleité con Un niño grande, Weisz me causó un sentimiento de posesión única indescriptible. Pensaba que era el único que la conocía, que era su descubridor, que nadie más que yo la conocería ni adoraría tanto y que me casaría con ella xD.

 

3. De pequeño guardaba las entradas de las películas que veía para luego enseñarlas en el cole y fanfarronear de la cantidad de pelis que veía. Luego, fuí dejándo esa costumbre. La retomaba cada poco tiempo, pero a las 10 entradas o así solía dejarlo y volvía a coleccionarlas tras unos cuantos meses. Hace poco guardé las entradas de Piratas del caribe 2 y otras cuatro o cinco películas, pero pasé y la costumbre volvió a evaporarse. No obstante, creo que volveré a guardarlas porque pienso que dentro de diez o quince años sentiré nostalgia al ver las entradas del momento en el que pensé que ese mismo día, dentro de diez o quince años, sentiría eso mismo que estaba sintiendo, ese dichoso momento.

 

4. Hago listas cinematográficas de todo tipo. No tan mordaces e irónicas como la de la foto, pero sí xD. Me gustan mucho las listas de filmaffinity, tengo pensado añadir alguna más personal. Escribo en un cuaderno las pelis que tengo pendientes por ver, las que al día siguiente miraré en filmaffinity para ver qué puntuación le ponen, listas de películas que ví hace tiempo y de las cuáles ni me acordaba y apunto para no olvidarme… Ayer mismo por la noche, tras pasar el rato con Y entonces llegó ella, cogí el cuaderno (que no diario, de eso paso mogollón) y apunté el Meme que estoy haciendo ahora, o que mejor dicho, estoy copiando de mi cuaderno.

 

5. Muy a mi pesar, no me gusta ver las películas en V.O. S. A ver si me explico, no es que no me guste, es que los subtítulos me resultan molestos, y en un despiste me puedo perder algún detalle importante de la película. Sé que esto me quita puntos como buen cinéfilo, pero los subtítulos me superan. Si supiera inglés fluído vería las películas en versión original encantado. Aún así, en casa, con tiempo, a veces me da por cojer un DVD y ponerlo en versión original, generalmente de esas películas que ya has visto cientos de veces, simplemente por curiosidad de oír cómo es la voz original de los actores. Y es curioso, antes me pasaba horas y horas tragándome extras de películas en V.O.S. También es curioso que la única película que he visto en V.O.S. en un cine (no había más remedio) se haya convertido en una de mis favoritas: Old boy, maravilla coreana de Park Chan-Wook. Aunque es cierto que últimamente están haciendo doblajes pensosos, que no corresponden con el movimiento de la boca, que le quitan toda la emoción a la película e incluso se hacen cansinos, como comento en el caso de Diamante de sangre. Le paso este Meme a Ramon Balcells, Nüx, Freddyvoorhees, Plisskeen, Plissken, Jazzman, Deckard, PequeñoIbán y a todo aquel que quiera o desee hacerla.

Permalink 21 comentarios

Diamante de sangre: A la… va la vencida, Zwick se supera.

febrero 17, 2007 at 3:32 pm (Críticas)

Supongo que os habrá disgustado tanto o más que a mí encontraros tanto tiempo con el mismo post de cabecera. Por fin se esfumaron los vómitos, la fiebre, escalofríos (pero no la tos) y demás suplicios de la gripe que tuve que padecer durante el pasado fin de semana y parte de ésta. Hay que ver lo relajado y tranquilo que he estado esta semanita. Tumbado en el sofá día y parte de la noche, tragándome a bocajarro unos cuantos DVD´s e intentando estudiar (sólo un poco) materia atrasada. Pero se acabó la fiesta. Bueno, no. Mañana son carnavales e iré con mis amigos disfrazado de árabe, con espadita y todo, a lo Prince of Persia. Hasta ahí. Los tres días siguientes voy a tener que estudiar a saco y aprovechar el puente hasta el miércoles, pues a la vuelta me esperan media docena (sí, sí) de éxamenes. Estos días de reposo e interminables pañuelos chorreantes de mucosidad, he podido ver un buen número de películas recostado cómodamente en el sofá. He visto Asesinos, El hombre que mató a Liberty Valance, Johnny English, El amor perjudica seriamente la salud, Frenético, Basic, A todo gas 2 (horror…), En la habitación (me la tuvieron que alquilar para poder verla, eso me pasa por confiar en las grabaciones del VHS…), La pasión de Cristo y ésta tarde he podido volver a una sala de cine y experimentar las sensaciones de ver una buena película en la pantalla grande, tras tanto tiempo viéndolas en pequeña. Dicha película ha sido Diamante de sangre. De nada han servido mis reniegos para ver Bosque de sombras, he tenido que ver ésta y ahora digo que no me arrepiento en absoluto.

Diamante de sangre supone la octava incursión de Edward Zwick en esto de la dirección. Si hay un elemento común en sus películas, ese es el deber de aportar un sentido épico a la película. Todas las películas de este hombre tienen algo de épicas. Y ésta no es una excepción. Sus anteriores films se han caracterizado por esa falta de potencia, fuerza o garra necesaria para redondear el resultado final de una película. Tampoco es un director con personalidad. Filma de modo bastante rutinario y pocos elementos pueden distinguirle de otro director de su misma línea. Ese gran defecto que lastra sus anteriores films es el que aquí está más difuminado y casi ni se percibe. Tampoco desaparece por completo, pero no perjudica en exceso el resultado final.

Diamante de sangre cuenta la historia de Danny Archer (Leonardo Di Caprio), un contrabandista sudafricano, cuyo destino se une al de Solomon Vandy (Djimon Hounsou), un humilde pescador. Ambos se encuentran recluídos en una prisión e intentarán recuperar un valisoso diamante, por diferentes razones. Archer por avaricia y Solomon por recuperar a su familia, capturada por la milicia de Sierra Leona, centro dónde se desarrolla una sangrienta guerra civil. Contarán con la ayuda de la idealista periodista Maddy Bowen (Jennifer Connelly), y emprenderán un largo y toruoso viaje, dónde tanto sus relaciones y sus devenires, como sus propias vidas, corren un grave peligro.

Como se puede comprobar, la historia no es el colmo de la originalidad, pero está muy bien tratada y contada, y sobre todo, sabe unir muy bien el cine de aventuras, con todos sus elementos (y también algunos clichés) y el cine denuncia acerca de estos sucesos terribles que causaron el caos en Sierra Leona en los años 90. Zwick mejora en cuanto a desarrollo, pero se le sigue notando cierta debilidad a la hora de dar sentido al conjunto de la película y acabar la película con la sensación de haber disfrutado de buen cine de aventuras. Si bien a este hombre no se le puede exigir tal satisfacción, en ésta ocasión lo logra, pero también unido a la sensación de que falta algo para que la película sea completamente sólida. Tal vez sea el inicio y presentación del personaje de DiCaprio, bastante alargado, que probablemente rompa con el ritmo de la película. Quizás sea el excesivo tiempo que tarda la película en centrarse en su premisa central, pasando por algunos pasajes prescindibles. Pero sin duda, una cosa que le resta puntos a la película es el doblaje. Tan sólo basta con comparar la potente voz de Djimon Hounsou en el trailer de la película y cómo ha quedado en la versión doblada que he visto, perdiendo toda su fuerza. Y esto no es lo único. No sé si sería un tick del doblador de DiCaprio, pero su personaje se pasa la película con el “¿ah?” al final de prácticamente todo lo que dice. Y esto puede llegar a cansar. Hasta aquí lo malo. Vayamos a las virtudes, que no son pocas y merecen ser mencionadas.

Djimon Hounsou y su hijaDjimon Hounsou

Las interpretaciones son todas fabulosas, rozando la perfección en casos como el de Djimon Hounsou (a pesar de su voz doblada). Su interpretación es grandiosa y potentísima, transmitiendo en todo momento su rabia y desconcierto ante el desconocimineto del paradero de su familia. Es un firme candidato al mejor secundario y en mi opinión la disputa estará entre él y Eddie Murphy (¡Blackpower!). El protagonista de la función tampoco desmerece en absoluto. Leonardo DiCaprio hace muy bien su papel de pícaro contrabandista ex-mercenario al que sólo le importa encontrar el diamante para su bien, cuando alrededor tiene un país que pide ayuda a gritos que ignora. Y por supuesto, mi maravillosa Jennifer Connelly está maravillosa, bellísima, reflejando una luz y dulcura irresistibles a todo aquel que contempla su rostro. Su papel tiene un protagonismo considerable, y en este aspecto el trío protagonista (los tres en estado de gracia, interpretativamente hablando) está muy igualado. Todos ellos tienen enjundia y motivaciones que respalden sus actos, y personalidad con numerosos matices que les aleja del esquematismo. Su personaje es el de una valiente reportera destinada a África para contar lo que ahí sucede, pero nadie mejor que ella para explicarlo. En sus propias palabras: “Me encanta mi personaje, es el antítesis de la depravación. Disfruta de la vida, es vibrante y tiene apetito de aventura. Es divertida y al mismo tiempo muy seria en cuánto a su trabajo. Tiene buenos principios, es realista y optimista, y no se detiene ante nada cuando cree en algo. Me gustaría ser más como ella, sobre todo en esto último. A la pregunta de en qué se parece a su personaje: “Tengo una familia, un marido y dos hijos, lo que ya supone una diferencia importante, pero creo que me voy poco a poco, pareciendo cada vez más a ella, sobre todo a medida que me hago mayor. Antes era más tímida y reservada, pero ya no tanto. Creo que de todos los personajes que he hecho, ésta es la mujer a la que más me parezco”.

En un plano más técnico cabría destacar lo espectacular de las escenas de acción, con edificios destruídos y restos volando por los aires, disparos por doquier y un Dolby Surround que lo transmite de manera que nuestros pelos se erizan. Por eso es recomendable disrutarla en pantalla grande. Con las escenas de acción, debo decir que éstas son muy sangrientas, más de lo que me imaginaba, y todo está mostrado de forma muy realista, para nada light. Esto aporta más credibilidad pero también excluye a un público más infantil de ver la película. No tenemos la sensación de ver violencia gratuita, porque es lo que pasa en el mundo y hay que tomar conciencia de ello, pero secuencias como la primera, la de los niños soldados recluídos, maltratados y posteriormente utilizados como arma contra los que podrían ser sus padres son escenas demasiado fuertes para alguien muy joven. Por eso sorprende que no emocione ni impacte tanto. Sí que lo hace, pero uno espera que al tratarse de algo tan terrible, cause mayor calado en nuestro interior. En aspectos como la música o la fotografía se merece de notable a sobresaliente. La música es excelente, muy apropiada y exótica en determinadas escenas, excitante en las escenas de acción, aportando más tensión. La fotografía es preciosa. Bueno, más bien los exteriores son preciosos. Sólo por esto ya merece ver la película, tiene unos paisajes espectaculares. La fotografía es buena, como viene siendo costumbre, y salvo en algunas escenas de acción concretas y las espectaculares vistas exteriores, no destaca mucho; lo que no quiere decir que sea mala, sino que el director ha sido lo suficientemente inteligente como para que nos olvidemos de ella mientras vemos la película.

Leonardo DiCaprio y Jennifer ConnellyJennifer Connelly

En definitiva, nos encontramos ante buen cine de denuncia y aventuras, todo en uno, con un notable apartado técnico y un excelente apartado artístico. En cambio, el argumento no está todo lo pulido que quisiéramos, y aunque logre momentos de tensión y alta emotividad como el del final, no evita caer en ciertos tópicos y clichés (el protagonista, la chica, el objetivo, el malo, la persecución del coche, por ejemplo, habla por sí sola) que la hacen más comercial. Por otra parte comprensible viendo quién la dirige. No os dejéis engañar por ésto. Son defectos muy insignificantes que leídos parecen más importantes. De todas formas, la recomiendo (a pesar también del pésimo doblaje) para ver en pantalla grande, pues podremos disfrutar de buen Cine de denuncia y aventuras y deleitarnos con las actuaciones y las escenas de acción. Sin olvidarnos del gravísimo tema que trata, con el que deberíamos solidarizarnos y no volver a mirar siquiera un diamante en una joyería. Al final, uno no sabe si dalre un 7 o un 8. Tampoco soy de los que ponen nueves a todo lo que les ha agradado. En cualquier caso no me quedo a gusto con ninguna de las dos notas, así que creo que está bien claro cuál es mi puntuación final. Me quedo con dos frases. Hay que ver la película para encontrarles el contexto. Una de Connelly: “Tal vez le den un hueco en la CNN, entre los deportes y el tiempo”. La otra (no recuerdo si era exactamente así): “Es la voz del tercer mundo, que está más cerca del nuestro de lo que creemos. Escuchémosla y no la olvidemos”.

Lo mejor: Las espectaculares escenas de acción, el trío protagonista, su faceta de denuncia y su ritmo mantenido.

Lo peor: El desastroso doblaje de DiCaprio y su cansino “ah? ah?”, algunas escenas están alargadas o son prescinidibles y el guión no es precisamente un alarde de originalidad.

NOTA GLOBAL: 7.5.

Permalink 10 comentarios

Ausente.

febrero 11, 2007 at 11:02 am (Sin catalogar)

Desde hace tres días tengo gripe. Fiebre, vómitos, narices taponadas, escalofríos con diez mantas encima… esas putadas que suceden de vez en cuando y que no deseo ni a mi peor enemigo. Así que es probable que no me veais el pelo en una buena temporada…

Permalink 14 comentarios

Dreamgirls: Tan sólo sueña y estarán ahí.

febrero 5, 2007 at 7:00 pm (Críticas)

Hace ya unos cuantos días que tengo pendiente la crítica de esta película, pero no tenía ni ganas ni interés. Aprovecho ahora que no estoy especialmente vago para quitarme el peso de encima. Bill Condon debutó con Hermanas, hermanas en 1987, film protagonizado por Eric Stoltz y Jennifer Jason Leigh sobre dos hermanas cuyo pasado (el asesinato del novio de una) persigue. Seis años después dirigió El inmortal, film protagonizado por Roger Moore y Malcolm MacDowell. En 1995 hizo Candyman 2, película que obtuvo críticas mediocres. Pero no fue hasta tres años después cuando se dio a conocer con Dioses y monstruos, protagonizada por el gran Ian McKellen y el infravalorado Brendan Fraser. Confirmó también ser un cineasta tranquilo, pues hasta seis años después no se le vería el pelo. Kinsey es su penúltima película protagonizada por Liam Nesson, la dulce Laura Linney y el cara-crack Peter Sarsgaard, y esta que nos ocupa es la última que ha dirigido hasta el momento, cambiando de forma bastante radical de género (no tanto si consideramos que escribió los guiones de Chicago y Moulin Rouge). No he visto las películas anteriormente citadas, así que no puedo opinar, sólo que tengo muchas ganas de ver Dioses y monstruos.

Dreamgirls (basada en el libro de Tom Eyen a la vez que en el musical de Broadway)ambientada en los años sesenta y setenta, narra la historia del ascenso de un trío de mujeres: Effie, Deena y Lorrell, que han formado un grupo prometedor llamado The Dreamettes. El ambicioso agente Curtis Taylor (Jamie Foxx) las descubre durante un concurso musical, y les ofrece la oportunidad de su vida: hacer los coros para el famosísimo James “Thunder” Early (Eddie Murphy). Poco a poco, Curtis empieza a controlar el aspecto físico y la música de las chicas para acabar lanzándolas como The Dreams. Pero los focos no tardan en centrarse en Deena, olvidando e incluso apartando a la menos atractiva Effie. A pesar de que The Dreams se convierten en un auténtico fenómeno, no tardan en darse cuenta de que el precio de la fama y de la fortuna es mucho más elevado de lo que imaginaban, y sus relaciones personales comienzan a tambalearse.

dreamgirls.jpg

Comenzar por, como ya viene siendo habitual en los films de época, la ambientación es genial (se disfruta mucho y bien del ambiente de la música negra), las combinaciones de luces y colores muy bien coordinadas, movimientos de cámara eficaces, muy buen vestuario y todo muy bonito. Cantan sólo en espectáculos y en puntuales (bueno, hay unos cuantos) momentos de fuerte emotividad. No hay motivo de preocupación, las canciones están muy bien distribuídas, sin que acabemos cansándonos de tanta cancioncita. El aspecto técnico es casi perefecto (se nota el haber de alguien con talento tras las cámaras) para que podamos preocuparnos sólo en la historia de la película. Tratándose de un musical, resulta evidente qué elemento supera a la historia: las canciones. Este es el punto más fuerte de la película. Canciones preciosas, de ritmo, tono, emotividad y potencia sobresalientes. La letra ayuda a contar la historia y expresar los sentimientos (en ocasiones bastante cursis) de los protagonistas. Y lo más importante, unos artistas que las interpretan a la perfección. Echadle todos los elogios que querais a las canciones, que os quedareis cortos. Yo me quedo con Love you I do.

Otro de los puntos más fuertes son las interpretaciones. Comenzando por una grandiosa Jennifer Hudson (Globo de Oro totalmente merecido), que compone con multitud de matices su complicado personaje, sincero y egoísta, bondadoso y arrogante a la vez, cuyo altruísta ego no le deparará nada bueno. Esta es sin duda la gran interpretación de la película, y la mejor en lo que vamos de año (y en lo que yo he podido ver). Eddie Murphy, muy cerca de la primera, también crea un personaje en plena racha, radiante de fama y éxito, posteriormente relegado por supuesta falta de comercialidad. Esta, sin duda alguna, es su mejor y más lograda interpretación. Esto no quiere decir que puntualmente no acuda a alguna de sus muecas, pero en este caso no resultan en absoluto estridentes ni irritantes. Tal vez si le hubieran concedido más tiempo para desarrollar más su personaje nos habría sorprendido aún más. De todas formas, su interpretación es más que notable, y sobretodo, creíble. Eso para Murphy (aunque algunos se niegen rotundamente a creerlo) es todo un reto superado. El resto (Jamie Foxx, Danny Glover) cumplen con corrección, poco cabe destacar más allá de la veteranía del segundo. La guapa (tampoco es para tanto) Beyoncé Knowles intepreta también con corrección, pero en ocasiones se la ve un poco sosa y, de esquemático, su personaje queda desdibujado. En un par de escenas parece que se le esté haciendo promoción para su nuevo disco.

 

Donde la película flojea y muestra sus carencias es en la historia, su talón de Aquíles. Si nos ponemos a analizar exahustivamente, ésta está llena de tópicos (chicas pobretonas que ascienden logrando hacer realidad su sueño, el cabrón discográfico, los celos tanto de las compañeras como de sus novios…). Es muy previsible y convencional, y se respira un más que notorio aire a déjà vu. Fugazmente, se muestran los conflictos raciales de la época, pero muy de pasada y de refilón, de modo muy ramplón (quizá demasiado), sin apenas ahondar en el asunto. Yo creo que se debería profundizar algo más en el tema, porque forma parte de las raíces de los protagonistas. Así se podría comprender mejor algunas de sus acciones.

A pesar de estos peros, nos encontramos ante una buena cinta, ligera (un tanto superficial), de cuyo visionado sólo podemos objetar que se pasa volando, y esa es una bueña señal. Un muy buen ritmo sin apenas espacio para el aburrimiento contribuye a ello. Con apartado técnico y artístico (casi) perfectos, historia no tan perfecta (ni mucho menos) y canciones gozosas que funcionan como una prodigiosa terapia para nuestros oídos. Comparando con los otros tres intentos más sonados para resucitar el género del musical, debo decir que para mí se encuentra más o menos al mismo nivel que los otros dos (Moulin Rouge, Chicago y El fantasma de la ópera). Con la diferencia que aquí (al contrario que en las tres anteriores) no hay sobrecarga de canciones, y por lo tanto, no cansan.

Lo mejor: Los excepcionales números musicales, el ritmo, Jennifer Hudson y Eddie Murphy.

Lo peor: La historia es bastante tópica, y no ahonda lo suficiente en los personajes.

NOTA GLOBAL: 7.25.

Permalink 13 comentarios

Arde Hollywood (de furia).

febrero 1, 2007 at 6:00 pm (Curiosidades)

La verdad es que este post tendría que estar dedicado a la película Dreamgirls, que ví ayer y hoy tocaba criticar. Pues no me apetece en absoluto. Prefiero comentar un artículo que ví en la mediocre revista Cinerama. En el libro Moteros tranquilos, toros salvajes, el escritor Peter Biskin trató la historia del cine americano de los 70 y sus anécdotas más llamativas. Ahora publica un nuevo libro titulado Sexo, mentiras y Hollywood, esta vez centrado en el cine de los 80, más estrambóticas anécdotas, situaciones y la avalancha de cineastas surgidos gracias al polémico (y ultrapoderoso) presidente de Miramax Harvey Weinstein. Y digo polémico porque es muy probable encontrarse con alagos hacia él alzándole al Olimpo de los dioses como comentarios que le pongan al nivel del barro. Probablemente sea el mayor enemigo de aquel con talento pero sin un duro, sin contactos y con mucha ilusión y ganas por hacer una obra cinematográfica, pobre ingenuo. También es fácil intuir a quiénes les sigue produciendo películas y a quiénes ha rechazado. Fama tiene (y de pasta ni hablamos). Lo que es innegable es que es un valor en alza para el cine actual y probablemente (y tal vez desgraciadamente) imprescindible para que ésta gran industria siga funcionando. Estas son algunas declaraciones y citaciones lapidarias de conocidos cineastas, actores y actrices tras (o antes de) trabajar con él, todas ellas presentes en el libro:

“No tiene nobleza y es posible que le guste ir detrás de películas que le hagan parecer más noble” Bernardo Bertolucci.

“Lo que más me gusta de trabajar para Harvey es que se parece al viejo sistema de estudios. Te dice a la cara que te vayas a la mierda” Matt Damon.

“¿Si volvería a trabajar en un proyecto de Harvey? De ningún modo. Antes prefiero vender calcetines a cinco dólares los tres pares. Hay un dicho que dice: A Dios no le gustan los feos. Toda la mierda que ha hecho a lo largo de su carrera, todo eso va a volver y va a pasarle factura. ¡Es un cabrón mentiroso! ¡Un gordo hijopta! ¡Una rata! Él mismo me dijo que montó Pulp Fiction. Y hasta es probable que también montara Ciudadano Kane, ¿no?” Spike Lee.

“Prefería el estilo de Weinstein a las sonrisas y a los apretones de manos y a que depués me dieran por el culo a mis espaldas, ése era el modus operandi de Hollywood. Me gusta Harvey” Ben Affleck.

“Fui a Nueva York y hablé con Harvey sobre mi papel en Chocolat. Me dijo: Antes tienes que pedírmelo. Yo estaba desconcertada, pero se lo pedí, con la lengua fuera como una mendiga, y Weinstein me dijo: Deacuerdo, el papel es tuyo” Juliette Binoche.

“Miramax aplicó una táctica de mano dura para que pusiése a Gwyneth Paltrow en lugar de Parker Posey en So Shoot Me, película que tenía previsto dirigir. Queremos actrices con mucha más garra, les dije, pero Miramax quería poner a Gwyneth Paltrow en cada película que cayera en sus manos” Diane Keaton.

“Iré a la tumba sin volverle a dirigir la palabra. No volveré a trabajar para ese hombre” Rosie O´Donell.

“Haz lo que quieras. He hecho Iris y la he entregado. No me importa lo que hagas. ¿No quieres estrenarla? Te daré el número de Judi Dench. Llámala y dile que vas a dejar que se pudra, no pienso ser yo quien le transmita ese mensaje. Te deseo una agradable conversación. (Sobre Las horas): Quería que Nicole Kidman interpretase a Virginia Wolf al natural, estaba decidido a no permitir que se pusiera una prótesis en la nariz. Llegó al extremo de enciar a alguien a Londres a verla. Puse un guardia de seguridad en el plató para que esa persona no pudiera acercarse a Nicole” Scott Rudin.

“Sólo hay una parte de Harvey que funciona, la habilidad para escoger guiones y películas. Por lo demás, como persona es un absoluto desastre” Daniel Day Lewis.

“Llamé a todo el mundo cuando Anthony Minghella me dijo que El paciente inglés se iría a pique. Nadie la quería. Harvey dio un paso y puso el dinero” Sidney Pollack.

“Le apasionan las películas como a un perro las salchicas. No le importa nada que lleves cuarenta años haciendo cine y que la gente sepa quién eres. Él tiene que ser el matón del patio de escuela, retorcerte el brazo hasta hacerte gritar” James Ivory.

“Harvey se levantó y empezó a gritarle a mi socio. Yo me levanté y le contesté, también gritando. Me sentía un actor de una de esas películas de mafiosos escupiendo frases como: Estás insultando a mi familia. Y dije: Nos vamos. A nosotros no nos grita nadie. Y nos fuímos. Enseguida oímos pasos por el pasillo, nos seguía. Entramos en el ascensor y las manos de Harvey separaron las puertas en el último momento e impidieron que se cerraran. Como si Terminator 2 viniera a por nosotros” Tom Tykwer.

“¡He oído tantas veces que Uma es de la familia Miramax! Y lo es; pero hasta que una película suya no funciona; entonces deja de ser de la familia. Entonces ni siquiera eres un primo lejano. Es un auténtico engaño. Uma no es parte de la familia Miramax. Ella tiene su familia: La familia Thurman” Ethan Hawke.

“Yo soy el Mickey Mouse de Harvey. Por lo que a mí respecta, podría venir al plató todos los días. ¡De lo único que hablamos es de lo estupendos que somos!” Quentin Tarantino.

Como conclusión podríamos sacar el duro proceso creativo de las películas, la arrogancia de los que deciden si se estrena o no y que muchos cineastas que realmente aman lo que hacen se ven sometidos a multitud de sandeces y humillaciones (como en todo) para poder estrenar sus películas. Yo me quedo con la frase de Bertolucci, aunque todas me gustan. En fin, tendré que comprarme el libro. Lo de este tío (siguiendo las declaraciones) es bastante fuerte. Debe ser frustrante entrar a su despacho y que al pasar se fije detenidamente en tu careto y te diga sin saber qué opinión le has causado: Siéntate (por tener gomina en el pelo) o lárgate (porque he visto un poco colgando de tu nariz). Creo que lidiando con este señor uno deja demasiado espacio a la suerte, suerte que por otro lado necesitarás si quieres lograr algo en esta difícil (pero apasionante, ante todo) industria.

Permalink 17 comentarios