Cambio de aires necesario.

abril 28, 2007 at 4:14 pm (Sin catalogar)

¡Ya he vuelto del intercambio de Francia!!!!! Sólo escribía para contaros un poco qué tal estos tres días (por si a alguien le interesa jeje). Bueno, al principio muy nervioso, no sabía cómo iba a ser la familia que nos iba a tocar. Por lo tanto, al principio estuve muy vergonzoso pensando “ahora podría estar en casa con mis películas tranquilito”. Ya el primer días visitamos la casa donde vivió el creador de la obra de Cyrano de Bergerac, Edmond Rostand. Era una casa IMPRESIONANTE, ibas paseando por los salones imaginando aquella época. Había una cristalera enorme en el salón principal y había uno de esos jardines enormes, preciosos, que deslumbra la vista. Es que verlo uno en persona impacta. Fuimos a comer a un frontón de no sé donde (hubo una pequeña disputa con un frances que se quejaba de que tirábamos las cosas al suelo y se fue diciendo “españoles de mierda”) y luego fuimos a hacer rafting (no sabía que los trajes de neopreno fueran tan incómodos y dieran tanto calor). Son unas balsas de estas hinchables para ocho personas. Íbamos por los rápidos remando (hacía tiempo que no remaba, y no recordaba que se me diera tan bien xD). Luego salimos de las balsas y fuimos sin más por el río. A ver si me explico, nosotros sin balsa ni ná. Qué cague. Pensaba que un rápido me iba a tragar o algo en plan Río salvaje, pero fue muy emocionante. Luego subimos a unas rocas y tuvimos que saltar desde ahí (no sé si serían unos 10 metros). Pensaba que me iba a romper la crisma a pesar del casco, pero qué va. Luego el “conas” (cabrón en frances, algunas palabrejas pude aprender xD) del monitor nos tiró al agua y se me cayó una chancla. Al llegar al final del trayecto tuve que ir a la paticoja, pero claro, algo tuve que pisar y todavía tengo un par de astillas clavadas en el pie xD. A la noche, fuimos a cenar a una playa enorme, y oyendo el sonido de las olas… Dios, daba una sensación de libertad tremenda. El segundo día fuimos a un acuario donde habia unos peces la mar de curiosos. Comimos en Miarritz y tuvimos que rellenar unas fichas buscando información por la ciudad (aunque casi todos pasamos de ellas con la excusa de que se nos habían olvidado). Visitamos una iglesia y volvimos a casa de las familias. Jugamos al pim-pom en la casota de un amigo del chico con el que estaba. Era una casa enorme, con jardín, cancha de baloncesto y toda la pesca. Así a primera vista puede parecer que son unos pijines con casa de típicos jóvenes universitarios, pero nada de eso. Son majísimos, tienen muy buenos modales y respeto (hablo de los veintitantos a los que he conocido, tampoco generalizo). Luego estuvimos flipando en casa del que me tocó al The Matrix: Path of Neo, Gears of War y Onimusha 3. Y el último día subimos en un trenecito a una montaña altísima. A medida que subíamos el paisaje era cada vez más sobrecogedor. A lo alto, podíamos observar que habíamos sobrepasado las nubes, que acariciaban la montaña. Casi podíamos tirarnos a ellas y flotar. Saqué unas 40 fotos. En serio, PRECIOSO. Luego visitamos unas cuevas que aunque no estaban mal tampoco eran nada del otro mundo y comimos en una cueva, situada en un frondoso bosque, al que también saqué unas cuantas fotos. Además, uno de los monitores franceses compartía afición y estuvimos hablando de técnicas cinematográficas, cineastas, encuadres… También me contó que estuvo apunto de estrenar un documental sobre problemas sociales de Argentina, pero tuvo unos problemas de producción que se lo impidieron. Por lo que me dijo, también es más fácil encontrar oportunidades de ámbito cinematográfico en Francia. Luego fuimos a la estación, nos despedimos y… Volvimos a la rutina diaria.

Resumiendo, este era el cambio de aires que necesitaba. Tras monótonos días sin diferencias los unos de los otros, realmente necesitaba esto. Conocer sitios nuevos, culturas nuevas, gente nueva… Cada vez le voy cogiendo más gusto a esto de viajar xD. Ayer a la vuelta comentando anécdotas entre amigos. Normal, para algo interesante y emocionante que nos ocurre en la vida diaria hay que comentarlo xD. En el viaje de vuelta al autobusero no se le ocurrió otra cosa que ponernos el bodrio de Soldado universal para crear ambiente. Perdón si estoy perdiendo ese modo de expresarme más formal y académico, pero es que aún estoy excitado. De paso, aprovecho para decir que mi presencia en los blogs será un poco menos frecuente y que mañana veré La fuente de la Vida, a la que tengo muchas ganas y de la que espero hablar en breve (lo que no quiere decir que mi ausencia cese). Hace poco ví el antecedente de Aronofsky Requiem por un sueño que me pareció excelente, así que aunque no convenga hacerse altas expectativas creo que podré comprender ésta un poco mejor y no creo que me defraude. Os dejo bailando con la canción más pegadiza de la temporada (no me la saqué de la cabeza en todo el viaje).

Permalink 12 comentarios

Pausa: Cuando el cansancio acecha y las malas notas cosechan.

abril 23, 2007 at 4:59 pm (Música, Sin catalogar)

Actualización: Este post está hecho hace un mes o un par de meses, no lo sé. La causa principal es que el miércoles nos vamos a Hendaia (Francia) de intercambio, y hasta el sábado no volveré. Cuando lo hice fue por las siguientes razones, pero vamos, que no voy a copiar todo el post en razón de esto. Lo tenía guardado para cuando hiciera falta, y ahora es el momento perfecto.

Sed comprensivos, editar dos posts semanales (de media) no es cosa de un segundo. Además, si eres un estudiante con dos exámenes semanales (de media) y tienes el deber de trabajártelos, resulta bastante complicado combinarlo con tragarte pelis a mansalva, hacer su correspondiente crítica y comentar en una veintena de blogs. Uno puede acabar estresadísimo, como hoy que se me habían juntado dos exámenes y no estudié más de veinte minutos por comentar en Blogdecine u otros blogs sin controlar el tiempo (y eso todos los días). Se me pasó la tarde y ni tan siquiera pude ver Smoking room que tenía grabada (maldito Localia, iban a dar El cabo del miedo pero por la tormenta se quedó plof; claro, de todos los canales que podían estropearse, el único cuya programación me interesaba tenía que ser el elegido). He estado cansadísimo y aún ahí he seguido saltando de blog en blog. Aparte de la pereza de escribir posts, he acabado escribiendo el más largo de todos xD (con esto me refería al de Lost).

Esto no puede continuar así, ya me han llamado la atención, pues paso demasiado tiempo frente a la pantalla del ordenador (me tienen que poner gafas, y ésta es la causa principal). Me quita mucho tiempo libre, pero es como una droga. Es pura rutina diaria, y no puedo dejarlo. Así que he hecho un esfuerzo haciendo este post e intentando cumplir la ausencia por vuestros blogs durante al menos, dos semanas hasta que… me apetezca. Espero que no sea demasiado tarde y haya que desintoxicarme xD. Así podré centrarme en lo que tengo que centrarme, porque si ahora estoy aquí es porque he sacado notas medianamente buenas. Pero al paso que voy y al nivel que va la clase, puede que no siga siendo así y me vea obligado definitivamente a dejarlo (el ordenador). A ver si me sienta el “tiempo relax” tan bien como a los que ya lo habeis hecho. Seguiré viendo cine con bastante frecuencia, y si acaso, tal vez publique algo esporádico, pero nada más. Os dejo con el aperitivo del post anterior y estos dos videos de mi grupo favorito (¡Ohh, qué recuerdos! Aunque hayan cambiado mucho de estilo en el nuevo disco tampoco me desagrada) para tener algo de Cinematic durante este tiempecito xD. Goodbye amigos bloggeros, os echaré de menos. ;)

Dover – Serenade

Dover – Dj

Permalink 13 comentarios

Deseando amar: Y ser amado.

abril 18, 2007 at 6:12 pm (Críticas, Proyectos)

Deseando amar es un insólito film de Wong Kar-Wai (o Kar-Wai Wong, como se prefiera) y parte de la primera edición del Proyecto Sesiones Dobles. En su día publiqué el post de “presentación” del proyecto junto con la filmografía del director. A aquellos que no la hayan visto, recomiendo ver primero esta y luego 2046, pues aunque yo ví 2046 primero y ambas son películas independientes, con esta te introduces más en su cine y lo comprendes mejor, para luego no quedarse perplejo ante los mensajes y emociones encriptados de 2046. Deseando amar ganó el premio a mejor actor en el festival de Cannes de 2000, el César a la mejor película extranjera en 2001 y el Screen International Award en el 2000, y fue unánimemente aclamada por la crítica.

Hong Kong, 1962. Chow Mo-Wan (Tony Leung Chiu-Wai), redactor jefe de un diario local, alquila una habitación en un apartamento el mismo día que Su Lizhen (Maggie Cheung Man-yuk), secretaria de una compañía naviera. Son vecinos de habitación. Por motivos de trabajo sus respectivas parejas los dejan solos durante cierto tiempo. A pesar de tener una casera y unos vecinos amistosos, Chow y Su se encuentran a menudo a solas en sus habitaciones y entablan una amistad. Una vez, Chow descubre que sus respectivas parejas mantienen una relación extra-matrimonial en común. A partir de este momento ambos empiezan a pasar cada vez más tiempo juntos reconfortándose el uno con la presencia del otro. Chow invita a Su a ayudarle a escribir una serie de historias que escribe para un periódico.

Aquí comienza una bellísima historia de amor. La historia es sencilla, no deja más cabos sueltos que uno que explicaré luego y no se complica con subtramas prescindibles que no lleven a ningun lado. Se centra en la callada historia de amor de los protagonistas. Tal vez vista antes 2046, puede parecer que la última sea más compleja argumentalmente, pero yo me quedo con esta, porque me llega más, porque me emociona más y porque me encanta. No creo conveniente darle una crítica rutinaria a una película que no lo es. Por tanto, la criticaré mediante escenas, pues es el modo más preciso que se me ocurre (por lo tanto vereis algunos Spoilers). Aunque antes de esto, sí que tengo que destacar algunas cosas. Lo primero, Tony Leung y Maggie Cheung están fenomenales, lo bordan y nos transmiten todas sus emociones, es como si estuviéramos en su cabeza. Esta última además luce un tipazo impresionante, y un vestido diferente casi para cada escena. Luego, la fotografía es preciosa, y la cámara captura todos los sentimientos de los personajes a la perfección. La música, otro puntazo. Una banda sonora brillante, muy emotiva, aunque sólo se componga de los temas “Yumeji´s theme”, “Aquellos ojos verdes”, “Te quiero dijiste” y “Quizas, quizas, quizas”. Y por último, destacar que es una de las películas que mejor y más puramente reflejan el amor como tal, dejando un halo de trsietza y vacío al final que nos confirma que estamos ante toda una obra maestra.

“Reinaba la intranquilidad. Ella, tímida, inclinaba la cabeza para que él se acercase. Pero a él le faltaba valor. Ella dio media vuelta y se alejó”. Así comienza Deseando amar. Comienza introduciéndonos en la rutina de los dos protagonistas, sus idas y vueltas y conversaciones con otras personas. En un momento, suena una sobrecogedora música y Su se acerca a cámara lenta a la mesa donde sus amigos juegan a las cartas. Aparece la mujer de Chow (a la que reconocemos por su peinado) y Su acaricia a su marido, deseando otro gesto de amor a cambio, gesto que no se produce. Tras volver a la rutina, vuelve a sonar la música (un recurso inteligentísimo). Su va a buscar agua, con un botijo, mientras Chow está apoyado en una pared, preocupado, porque es muy posible que su mujer esté liada con otro. Ella está cansada de todo y se frota la cara con un paño. Sube por las escaleras, alumbrada por una luz por la que seguidamente bajará Chow. La siguiente noche se produce el encuentro. Y otra vez otro encuentro, iconizado por la luz que les alumbra (no creo que su continuo enfoque sea casual), bajando y subiendo siempre por el lado de la luz que alumbra su unidad, dejando a un lado la oscuridad del otro lado de la calle. Empieza a llover, y al llegar a casa Chow se lanza a pedirle a Su para salir a cenar. La conversación aquí es clave. Por medio de una coincidencia que les une aún más, se dan cuenta de la infidelidad de sus respectivos conyuges. Tras la cena, vuelven tranquilamente a casa, y él da el primer paso de volver a invitarla para otra noche. Ella, temerosa, se refugia en las rejas que hay (en otra escena se refugia en un periódico, en otras en sí misma…) porque sabe que la pasión que siente por Chow es mayor a la que jamás sentirá por su marido (curioso que nunca vemos su cara ni la de la mujer de Chow). Esos pequeños detalles son los que alimentan su amor, un amor callado (pero no por ello menos pasional) y lo hacen crecer con más fuerza cada día.

En el minuto 35 está la escena que se describe al principio. Cuando no estan juntos podemos intuir sus pensamientos, la necesidad de afecto que tienen, de tocarse, de acariciarse. En otra escena quedan, ella va a reunirse con él en el hotel, sube con rapidez, pero no se atreve y vuelve a bajar (no sé si seré el único al que le ha pasado esto un millón de veces xD). Pero en el fondo sabe que con él se siente bien y le ama, así que vuelve. Él le dice: Creía que no vendrías. A lo que ella responde: Nosotros no somos como ellos. Están juntos, se ríen, ensayan que él tednría una amante y ella rompe a llorar. Sabe que no es cierto, pero la sola idea de que lo fuera le parte el corazón.

En otra escena, sus amigos vuelven a jugar a las cartas. Ella ya no tiene a un marido al que acariciar (ni periódico, ni rejas…), solo le necesita a él. Él en el trabajo, lo mismo. Vuelven a ensayar que el la deja y se va, acariciándola por última vez. Tras el ensayo, vuelve a romper a llorar, pues la idea de que pasara le horrorizaba. Después en el coche, se agarran de la mano (cuando en una ocasión anterior, ella se la había negado). Pared contra pared, casi pueden sentirse aún estando en habitaciones diferentes. En el hotel, esta vez es él quien la deja plantada, congelándose la imagen como cuando lo hizo ella. Luego viene el famoso árbol. “Antiguamente, si alguien tenía un secreto que no quería compartir, subía a una montaña en busca de un árbol, le hacía un agujero y susurraba el secreto. Luego lo tapaba con barro y dejaba el secreto ahí para siempre”. Este es el diálogo clave para entender el desenlace. Finalmente, él se va. Ella le llama, pone el teléfono en su hombro, y él sabe automáticamente que es ella, gritando en silencio que le necesita. Los años pasan, dejan de hablarse y el deseo desaparece. Ella mira la ventana, recordando aquellos años, sintiendo nostalgia. Él regresa, pero por una nimia equivocación, se queda sin verla. Luego nos dicen: Acabada esa época, nada de lo que perteneció a ella existe ya”. Pero… ¿de quién es ese niño? Es el único cabo que me falta por atar. En la escena final, él se encuentra en un templo buda. Encuentra el agujero, susurra su gran secreto, y se va. Con una frase final magistral concluye la película, dejándonos sensación de tristeza y vacío interior.

Lo peor en una película de estas características es no entrar. Que los silencios, miradas, pausas, música repetida y demás no expresen nada. A mí me ha parecido una historia de amor tristísima, formada por pequeños detalles, sensible (tal vez demasiado, pero nunca sensiblera), que sin duda añadiría a mi lista de “Las historias de amor más tristes del mundo”. Una película imprescindible, obra maestra (tal vez no absoluta, pues su sencillez argumental la lastra un poco) de obligado visionado. La película es puro cine “Kar-Wai”, que gustará a algunos y aburrirá a los más cafres (no lo digo en plan despectivo, pues tengo amigos a los que no les dijo nada, pero perdón por la generalización xD). De obligado visionado.

NOTA GLOBAL: 9.5.

Los participantes del proyecto: Books&Films, ¿Y si esta vez te quedaras?, Cineahora, Cinematic World, El día del cazador, El séptimo arte, El diario de Mr. Macguffin, Marco Velez, Himnem, Fabrica de ilusiones, Padded Room: Chronics floor, El lamento de Portnoy, La mujer justa, Bogotá 35MM, Ojo de buey, Viaje a Itaca, Sesión Doble, Ekilore, Rulemanes para Telémaco, Arteyliteratura, La linterna mágica, Rod@ndo, El trono de Hatti, Palabras ocultas, Mitte, The Observer

Permalink 13 comentarios

Meme: El Polígrafo.

abril 13, 2007 at 8:45 pm (Actores y actrices)

No, tranquilos, no voy a martirizaros contandoos lo asquerosa que es hoy día la programación televisiva. Eso ya lo sabemos todos, y no hace falta repetirlo. Harto de postear largas parrafadas anodinas, voy a optar por algo más directo y deduzco más interesante, que he leído en el blog de Nonasushi. Se trata de un Meme conciso, pero que en su caso me llamó la atención (hablando claro, me partí de risa) y decidí hacerlo yo. Cualquiera que quiera (que lo dudo), que lo haga. Pero hay que “desnudarse” y decir la verdad, sólo la verdad, y nada más que la verdad:

– ¿Está enamorado? Si. Espera. Define “enamorar”.

– ¿Seguro? Creo que sí.

– ¿Ella lo sabe? No. Espera. Si le mandé una carta de amor de lo más cantosa, pero creo que no le ha llegado.

– ¿Podría usted mejorar la situación? Sí, mucho, pero no me atrevo.

– ¿Empeorarla? Difícil. La he cagado 4 veces en un mes.

– ¿Cree que su blog es mejor que la media? No, creo que es malo, bonito y barato y que escribo parrafadas aburridas sin un fondo que las sustente (uy, esto podría hacer que dejarais de leerme).

– ¿Tiene pensado mejorarlo? Lo intento, lo intento…

– ¿Funcionará? ¿Para qué? Para mi autosatisfacción mucho, pero en cuestiones monetarias me quedaría igual que antes.

– ¿Se ha automeneado algún post? ¿Eing?

– ¿Responde a sus comentarios? Cuando me apetece. Esperad, matizo. A veces los ojeo, los miro de reojo y paso de ellos. Debería prestaros más atención, pues luego cuando comento también me gusta ser respondido. “Haz con los demás lo que quieras que hagan contigo”.

– ¿Se la ha medido alguna vez? Venga, fuera pudor. Sí, aunque cada vez menos…

– ¿Y? Ven a mi casa y te lo digo, muñeca.

– ¿Sabe tirarse de cabeza al agua? Sí, pero recuerdo las hostias que me pegaba de pequeño.

– ¿Sabe cocinar? “Sí”. Salchichas Frankfurt y huevos fritos. Punto.

– ¿Se cree guay? Mmmm… no, pero podría serlo.

– ¿Mataría a alguien? No, jamás. ¡Paz y amor, hermanos!

– ¿Moriría por alguien? Sí. Incluso me cortaría la lengua, como en Old Boy.

– ¿Cerraría el blog sin dar explicación alguna? Ayer estuve apunto de hacerlo, la mierda de conexión telefónica se chafó, llamé a la asistencia técnica y todo, me tuvieron una hora parloteando pero no me dijeron nada. Al final, como siempre, fue una tontería (por la que perdí toda la mañana). No os haría eso, amigos (a no ser que fuera arrollado por un coche). Voluntariamente, no.

– ¿Cree que el blog le ha aportado algo a su vida? No, pero me tiene enganchado el jodío.

– ¿Y usted a la de sus lectores? No.

– ¿Su animal favorito es el lagarto? No, los perros o los gatos. Nunca me decido por los unos o los otros.

– ¿Ha comido lagarto alguna vez? ¿Pero qué pregunta es esa?

– ¿Tiene alguna pasión oculta? Sí, unas cuantas, excéntricas e inconfesables.

– ¿Y alguna virtud, algo que se le dé bien? Irritarme a mí mismo y a los demás, escribir, formarme paranoias en la cabeza, correr, llegar tarde a los sitios, coger gripes, cuando me tocan la vena ser borde… Pero sobre todo, hacer el vago.

– Responda sí o no: Esta pregunta sí que es chunga… Sí.

– ¿Le han utilizado para ligar? No creo, no soy buen cebo para eso. Pero algo tiene que ser, porque yo no me como un rosco y veo cómo a mi alrededor todos tienen sus novietas, y me resulta bastante sospechoso…

– ¿Cree en algún Dios? Sí, en Dios. Aunque con mis dudas, como todos.

– ¿Utiliza Linux y lo recomienda porque sí? No utilizo Linux, estoy a gusto con Microsoft y esos pingüinitos me dan mal rollo.

– ¿Su animal favorito es la marmota? ¿Estás prestando atención a mis respuestas? Eres más despistado que yo, leñe.

– ¿Se te ocurre alguna pregunta más para esta mierda? El de las preguntas eres tú, yo respondo. Pero venga, va.

– Por ejemplo: ¿Cuál es tu película favorita? ¿Respondo yo, no? Vale, es que me estaba liando. No tengo una favorita, podría decirte 200, empezando por… no te asustes, ¡era broma! Ah, y ahí va otra.

– ¿Algo que se le dé mal? ¿Yo? No, yo. Entablar conversación con alguien a quien no conozco, mantener la calma en momentos de tensión, las mates, hacer la cama, resistir a la tentación de cogerme una peli cada vez que paso por el videoclub, no pensar (malditas neuronas)… ¿Sigo?

– No, gracias. Espera, que tengo una muy buena.

– Lo siento, tengo que irme, se me hace tarde.

Permalink 24 comentarios

Los 10 estrenos más esperados del año.

abril 12, 2007 at 12:01 am (Próximos estrenos)

Veo que con tantas críticas seguidas, una tras otra, este blog se está haciendo bastante monótono. Así que para dar un poco de variedad (ni que se alejara mucho de lo que suelo postear), voy a comentar los que para mí son los estrenos más esperados que se nos avecinan a lo largo y ancho de este 2007 (hay muchos más para el 08-09, pero ya los comentaré en otra ocasión). Este año va a estar repletito de secuelas, pero también se prevee bastante cine de autor, que al menos dejan un espacio más amplio a la creatividad e imaginación (¿?) de los guionistas:

1. La Fuente de la Vida (Darren Aronofsky).

Esperemos que llegue en breve a nuestro país. En los festivales en los que se ha presentado no ha cosechado muy buenas críticas precisamente, pero el público se ha mostrado algo más favorable. Visto su espectacular (pero en extremo revelador) trailer, sólo puedo decir que me muero de ganas por ver la película (y también Requiem por un sueño), pero su director me asquea un poco. A quien no le asquearía que un tipo así se líe con tu musa Nº1 del Cine. Hugh Jackman interpreta a un hombre del presente que realizará dos viajes, uno al pasado en 1500, otro al futuro al año 2500. Desde la España del siglo XVI hasta el profundo espacio del futuro siglo XXVI, el héroe de este film intentará encontrar el árbol de la vida, la entidad legendaria que otorga la vida eterna a aquellos que beben su savia, para intentar salvar la vida de su esposa (Rachel Weisz)enferma de cáncer… Trailer y poster (uno de ellos).

2. Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo (Gore Verbinski).

Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra supuso un soplo de aire fresco al cine de aventuras, ofreciéndonos un espectáculo 100% entretenido, repleto de buenos y excitantes momentos, y con toques de humor muy apropiados. Sin embargo, su segunda parte, Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto, bajó el nivel. Sigue siendo entretenida, pero los personajes no son tan carismáticos (Jack Sparrow sí, pero está un poco exagerado), el humor ya no es complemento de la historia (lo que hace que pierda su frescura) y el metraje se excede demasiado por centrarse en detalles argumentales de nula importancia (esos dados…). Esperemos que ésta tercera parte recupere el nivel de la primera. Yo desde luego, no pienso ver el trailer, aunque en este caso me será inevitable porque lo pondrán 1000 y una veces en el cinehasta que se estrene en verano (a ver qué estreno gana en taquilla). Will Turner (Orlando Bloom), Elizabeth Swann (Keira Knightley) aliados con el capitán Barbossa (Geoffrey Rush), se emabarcan en una búsqueda desesperada para liberar al capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) de las manos de Davy Jones. Mientras el terrorífico barco fantasma, el Holandés Errante, bajo el control de la East India Trading Company, causa estragos a lo largo de los Siete Mares. Will y Elizabeth, navegando en medio de la traición, la felonía y mares salvajes, deben seguir adelante rumbo a Singapur y enfrentarse al astuto pirata chino Sao Feng (Chow Yun-Fat). Ahora, en los mismísimos confines de la tierra, todos ellos deben elegir un bando en la batalla final ya que no sólo sus vidas y fortunas, sino también el futuro de la piratería clásica, pende de un hilo… Trailer y poster (uno de ellos).

3. Spider-Man 3 (Sam Raimi).

La tercera parte de la hasta ahora trilogía del famoso trepamuros está prevista para el verano. El trailer (que ví sin remedio alguno en el cine) es muy revelador, y ya puedes imaginarte lo que va a pasar, pero tal vez nos sorprenda. Las dos primeras partes me gustaron bastante. Aunque previsibles (y que los efectos especiales canten un poco), son muy entretenidas y fáciles de ver. Peter Parker (Tobey Maguire) parece que ha consiguido finalmente un equilibrio entre su devoción por Mary Jane (Kirsten Dunst) y sus deberes como superhéroe. Pero una tormenta amenaza en el horizonte; cuando su traje cambia de repente, volviéndose negro y mejorando sus poderes, Peter también se transforma, sacando el lado más oscuro y vengativo de su personalidad. Bajo la influencia de este nuevo traje, Peter se vuelve demasiado confiado, y comienza desatender a la gente que realmente le quiere y se preocupa por él. Obligado a elegir entre el tentador poder que le proporciona el nuevo traje y el compasivo héroe que solía ser, Peter deberá vencer sus propios demonios, mientras dos de sus más temidos enemigos, Venom y el Hombre de Arena utilizarán sus poderes para calmar su sed de venganza, amenazando a Peter y a toda la gente que quiere… Trailer y poster (uno de ellos).

4. Zodiac (David Fincher).

Aún tengo pendientes los dos trabajos más aclamados del director: Seven y la polémica El club de la lucha. La habitación del pánico y me pareció una del montón, entretenida, con cierta tensión, pero muy convencional, aunque por esta cinta no se puede juzgar el resto de sus trabajos, claro. Ahí dónde ha sido estrenada, Zodiac ha tenido muy buenas críticas. Con su excepcional reparto, su intrigante argumento y los antecedentes de Fincher ganas no me faltan de verla. El estreno en España está previsto para el 18 de mayo. Paciencia… Basada en hechos reales (qué etiqueta tan molesta), Zodiac nos narra una historia sobre el famoso asesino del Zodiaco, un asesino en serie que entre los años 1966 y 1978 asesinó al menos a 37 personas en San Francisco, centrándose la historia en las pesquisas de 3 detectives (Jake Gyllenhaal, Robert Downey Jr. y Mark Ruffalo) que intentaron darle caza. Trailer y poster (uno de ellos).

5. Grindhouse (Quentin Tarantino, Robert Rodriguez).

Película dividida en dos partes (una dirigida por Tarantino, la otra por Rodriguez) de una hora de duración cada una pero estrenadas juntas en los EE UU. Están separadas por falsos trailers de películas de terror, creados por los directores del género Eli Roth, Rob Zombie y Edgar Wright. Los rumores de que en nuestro país va a ser partida y haya que pagar por ver cada parte independiente sólo me incita a guardar mi monedero e impedir que los distribuidores (aunque en este caso la culpa recaiga más sobre los hermanos Weinstein) sigan tomándonos el pelo. Ya me la bajaré o la alquilaré, pero no pago 6.10€ para eso. Menudo timo descarado. Los críticos coinciden en que ambas partes son un verdadero “placer”, y que están repletas de salvaje y sangrienta diversión. Es decir, ¡quiero verla ya! (lo que sólo va a ser posible en el caso de que junten los dos fragmentos). Y otra cosa. Para que las dos partes puedan ser estrenadas comercialmente y de forma independiente en nuestro país, tienen que sobrepasar estrictamente la duración de 60 minutos. Grindhouse es el nombre de las salas donde, en los años setenta, se proyectaban las clásicas “exploitation”, películas de bajísimo presupuesto en las que el terror, la violencia y el sexo campaban a sus anchas. Tarantino y Rodríguez quieren hacer aquí un homenaje a este tipo de cine y a las salas donde se proyectaba. La primera parte, dirigida por Tarantino, se titula Death Proof, y su argumento gira en torno a un asesino en serie que va aniquilando a sus víctimas con su coche. Lo protagonizan Kurt Russell, Zoe Bell, Rosario Dawson, Vanessa Ferlito, Jordan Ladd, Rose McGowan, Sydney Tamiia Poitier, Marley Shelton, Tracie Thoms y Mary Elizabeth Winstead. El segundo se titula Planet Terror y está dirigido por Rodríguez. Se trata de una película de zombies protagonizada por Freddy Rodríguez, Rose McGowan, Josh Brolin, Naveen Andrews, Marley Shelton, Michael Biehn, Stacy Ferguson, Jeff Fahey y Michael Parks. Trailer y poster (uno de ellos).

6. Harry Potter y la Orden del Fénix (David Yates).

Quinta aventura del famoso niño mago, cuyo estreno mundial está previsto para el 13 de julio. La primera incursión del protagonista me pareció cautivadora, todo el ambiente mágico me maravilló, y su hermosísima melodía me sugiere algo así como “la genuina magia que se oculta tras un callejón oscuro”. La segunda no me gustó tanto, bien porque la duración era algo desmesurada y el guión no aguardaba sorpresas. La tercera recuperó el vuelo y la cuarta se quedó en un bonito espectáculo multicolor, pero irregular (se alarga demasiado en escenas como la del baile y en otras de acción) y lejos de la magia de las novelas de J.K. Rowling. No se han dado muchos detalles acerca de su argumento, así que si no te has leído el libro no podrás deducir mucho más aparte de que Potter vuelve por quinto año a Hogwarts y se reencuentra con Ron (me acuerdo de su espantoso doblaje de la segunda parte) y Hermione (que por cierto, ya parecen adultos con las hormonas hiper-desarrolladas). Trailer y poster (uno de ellos).

7. Los Simpsons: La Película (David Silverman).

Probablemente, el estreno más esperado del año. Todos merecemos que la adaptación cinematográfica de la mejor (y más tronchante) serie de animación del mundo esté a la altura. Si los guionistas se estrujaran las neurnonas la mitad de lo que lo hacen en cualquier capítulo de la serie me doy por satisfecho. Porque si todos y cada uno de los capítulos de la serie tienen algo que hace que me parta de risa (pero exagerado, si me vierais…) me van a doler los abdominales como nunca en la sala en la que se proyecte. Uh, uh, será mejor que nos pongamos manos a la obra… Trailer y poster (uno de ellos).

8. Sunshine (Danny Boyle).

El interesantísimo director Danny Boyle ha cosechado buenas críticas con su nuevo proyecto allá donde se ha estrenado. No hay fecha de estreno definida (lo cual no es buena señal, para cuando nos la traigan…). Debutó con Tumba abierta, pero fue Trainspotting (que aún no he podido ver) la que marcó un antes y un después en su carrera. Tras el tropezón (a mí tampoco me parece tan mala) de La Isla, continuó con 28 días después que ví hace unos días (y si no fuera por el brusco cambio de personalidad de Cillian Murphy a lo Rambo al final, que no me convenció, sería de notable) y Millones. Esta Sunshine es su proyecto más ambicioso, a juzgar por el reparto, el trailer y la trama: Dentro de cinco años, el Sol se apagará, y la raza humana se extinguirá con él. La última esperanza es un cohete espacial con una tripulación formada por ocho hombres y una mujer, que intentarán llevar un aparato para insuflar nueva vida a la estrella, para que esta vuelva a brillar… Trailer y poster (uno de ellos).

9. Southland Tales (Richard Kelly).

Hace poco ví la anterior película de Kelly, Donnie Darko, que me dejó completamente maravillado y a la que aún le debo una crítica que esté a su altura (buff, chungo chungo…). Tal fue mi entusiasmo por esta que ardí en deseos por ver Southland Tales, que inexplicablemente, está teniendo un grave retraso en nuestro país. Su duración es poco inferior a las tres horas y sus variopintos protagonistas son The Rock, Sarah Michelle Gellar (qué guapa es esta chica), Seann William Scott, Mandy Moore, Miranda Richardson, Kevin Smith, Janeane Garofalo, Bai Ling, Lou Taylor Pucci… Impresionante. ¡Que la estrenen ya! Los Ángeles, 4 de julio 2008. Ante la falta de energía eléctrica y de carburante que ha provocado un ataque nuclear, una empresa alemana dirigida por Fraks descubre y comercializa el karma procedente del océano y que altera la rotación de la tierra. Ante ello, un amnésico actor del cine de mamporros, una antigua reina del cine porno, dos hermanos muy zumbados y un grupúsculo de guerrilleros marxistas deciden enfrentarse a la gran conspiración del racismo, el fascismo político y la policía represora para hacerse los dueños del caos. Al paso que vamos, la película pasará de “not too distant future” a “wrong present”. De momento no hay trailers disponibles, sólo storyboards hechos por fans. Poster (esta vez sólo hay uno).

10. Cuatro Últimas Canciones (Francesca Joseph).

Sé que no es un estreno muy esperado por la mayoría, pero yo sí que lo espero con ansias. Porque desde hace tiempo llevo considerando a Stanley Tucci un excelente actor, al que injustamente relegan a un segundo plano (incluso ha tenido un par de incursiones en la dirección: El secreto de Joe Gould y Big Night, junto a Campbell Scott). Así que tras años haciendo de secundario graciosete, creo que ya le llega la hora de demostrar su valía como actor protagonista (que la película tiene pinta de ofrecernos un papel principal impresionante). Además, la película ha sido rodada en territorio comanche, Mallorca y fue elegida para clausurar el Festival de Málaga. Aparte de Tucci, destaca un conocido reparto (sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una película española): Rhys Ifans, Hugh Bonneville, Karl Johnson, Marisa Paredes, Emmanuelle Seigner (que menudo bailecito exótico nos marcó en Frenético), María Esteve y Jena Malone. Francesca Joseph (cuyo único antecdente cinematográfico es Tomorrow La Scala!) escribe y dirige. Larry es un americano que no ha conseguido triunfar en la vida ni a nivel personal ni profesional. Reside en un pequeño pueblo de una bella isla mediterránea (Mallorca), famoso en Europa porque un reconocido compositor vivió allí y allí compuso la mayoría de sus obras. Intentando aprovechar algo de la gloria del gran hombre, y deseoso de dejar su huella en la comunidad en la que vive, decide organizar un concierto en tributo al compositor desaparecido. Sin embargo, cada uno de los personajes de la historia interfiere en su proyecto: su leal y neurótica compañera Miranda, la bella musa del compositor Helena, la amargada viuda, el aprovechado Sebastián, su irresponsable hermano menor Dickie y el virtuoso y famoso pianista Narciso Ortega, además de Frankie, la rebelde y obstinada hija de Larry, y Sweetie, una talentosa violoncelista. De momento no hay trailers disponibles. Hay un poster en LaButaca, pero no sé cómo editarlo. Aquí teneis otra imagen.

Tal vez me deje algunas en el tintero como Shrek Tercero, La maldición de la flor dorada, El número 23, His Dark Materials: The Golden Compass o Los Cronocrímenes, pero tampoco es plan de alargar la lista hasta el infinito y sacar el tiempo de dónde no lo tengo. En resumen, este 2007 viene cargadito de estrenos (algunos como 300 o The Host ya hemos podido disfrutarlos) y con la esperanza de que este año supere al anterior en calidad fílmica.

Permalink 11 comentarios

Days of Glory (Indigènes): Días no tan gloriosos.

abril 7, 2007 at 4:28 pm (Críticas)

El pasado lunes me debatía entre La vida de los otros, Days of glory (Indigènes) y en última instancia, Concursante. Como de esta última había leído la crítica de CV que la ponía fatal y las otras dos me daban pereza… Pues no sé porqué entré a ver Days of glory, me debió de dar un lapsus o algo, pero al menos Rebe le daba un 9, el género bélico me gusta bastante y como había sido multipremiada y tal… Antes de comenzar otra crítica con falta de entidad propia preocupante, querría recomendaros que si teneis, como yo, la posibilidad de elegir entre esta y otras posibilidades, tal vez os convenga más escoger las otras. Al menos por mi parte, os puedo decir que Diario de un escándalo me parece mucho mejor película que la que ahora nos ocupa.

Days of glory (indigènes), está dirigida por Rachid Bouchareb, quien ya obtuvo el aplauso de la crítica en el 2001 con Little Senegal. Days of glory (Indigènes) fue nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa (o sea, extranjera, y a la inversa) representando a Argelia, pero como sabeis, fue finalmente La vida de los otros quien ganó el preciado galardón y ha sido premiada en multitud de festivales, como la Seminci de Valladolid o el Festival de Cine de Loncarno.

Año 1943. Jamás han pisado suelo francés, pero ahora, por causa de la guerra, Saïd, Abdelkader, Messaoud y Yassir, cuatro argelinos musulmanes, se presentan voluntarios al ejército francés: van a alistarse para liberar a la madre patria del enemigo nazi: lo mismo que otros 130.000 “oriundos”. Además de enfrentarse a los nazis, deberán sufrir la intolerancia y el racismo de sus compañeros, sus superiores y sus supuestos aliados. Olvidados por la Historia, estos héroes saldrán victoriosos en Italia, en Provenza y en los Vosgos antes de quedarse solos en la defensa de una aldea alsaciana frente a un batallón alemán… Todo pinta muy emotivo y a que haya que llevarse un par de paquetes de clínex, por si se tiene el día tonto y la emoción se hace irrefrenable. Esperando estamos a que llegue esa emoción, pero no llega. El comienzo apunta maneras, con una despedida muy emotiva y una primera secuencia de acción bastante lograda. Entre medias un entrenamiento del batallón bastante aburrido, pero dejémoslo pasar. Luego, los soldados tienen que sufrir, primero: la negación de su presencia en la primera batalla y segundo: la intolerancia y racismo de los mandamases. Esto está mostrado de forma convincente, no hay pega alguna. Uno de los soldados pilla cacho, en una escena que parece cortada por la censura de la época, ya podían haberse animado un poco más. Esta es la única escena digamos, romántica. Después toca volver al frente, dónde ya no os cuento más porque os chafo toda la película. El caso es que toda la película es una sucesión de hechos, bien rodados y explicados, mediante los cuales se caracteriza a los personajes, pero no espereis conversaciones o pensamientos que los defina en mayor medida. Entre la falta de personajes femeninos (que por otro lado no es tampoco una gran pega, pero películas como Master & Commander supieron suplirlo muy bien), el limitado interés que arrastra la trama y las caras de circunstancia de los protagonistas, que quieren explicar o expresar más de lo que lo hacen, es inevitable la llegada del aburrimiento.

El problema es que, de estar viéndolo todo por primera vez, pase. Pero es que está todo tan visto y requetevisto y se acude a los tópicos de siempre, que no hay sobresaltos, los momentos de emoción son puntuales, el guión no deja espacio para la sorpresa y el ambiente destila un aire a déjà vu recordándonos principalmente, a esa grandiosa maravilla de Spielberg titulada Salvar al soldado Ryan. No se nos aporta nada novedoso, y por tanto, un tema tan espinoso, injusto y que merece tanto ser contado, carece de la emoción que de otro modo, podría haber tenido. De hecho a mí este tipo de temas me suelen conmover mucho, pero en esta ocasión no ha sido así.

Hasta ahí el lado negativo. Si veis abajo la nota global vereis que no puedo dársela sólo por lo dicho hasta ahora. En el plano actoral, la película gana unos cuantos enteros, pues todos los intérpretes aportan credibilidad y sobriedad a sus personajes. Destacando al casi siempre simpático Jamel Debouze, que en esta ocasión hace un papel mucho más serio de lo que nos tiene acostumbrados, tímido (sí que hay hacia el final una escena con una mujer en la que sin decirse nada lo dicen todo) y callado, y la guerra no hará más que incrementarle los deseos por volver a su hogar. Samy Nacéri, también acostumbrado a otro tipo de proyectos, nos ofrece una interpretación curiosa, como soldado que está todo el rato calentando los pies a otro. En cierto momento se luce, y su interpretación consigue hacerse casi grandiosa (para eso le habría faltado más protagonismo). Roschdy Zem (visto en la entretenida pero simplona Jóvenes oportunidades) también interpreta un personaje introvertido, que sin embargo no resiste a la tentación femenina. También son destacables las interpretaciones de Sami Bouajila, soldado portavoz que ante todo, defiende sus derechos, y la de Bernard Blancan, como duro e inflexible general que oculta un oscuro secreto, que no revelará por miedo a las represalias. Todas las interpretaciones son sobrias, creíbles y contenidas (la de Debouze expresa muy bien el miedo a combatir en el frente), y en este aspecto la película no tiene nada achacable.

En el plano técnico también destaca sobemanera. Posee una fotografía pulcra y clásica, un montaje también clásico pero algo alargado en cuanto a escenas y una música que, aunque escasa, acompaña muy bien a las imágenes. Destaco la manera que tiene de presentar los lugares. Aparece visto de lejos, como desde un helicóptero, en blanco y negro. Y poco a poco va adquiriendo un manto de color. Esto le da un caracter episódico entre escenas bastante singular, casi teatral. También son muy destacables las escenas de acción y batalla, que teniendo en cuenta el alejamiento de esta película de las grandes super-producciones hollywoodienses, están muy bien hechas, coreografiadas y rodadas, aunque como ya digo, recuerdan a otras muchas películas bélicas (tal vez esa sensación sea inevitable).

En definitiva, nos queda una buena película y nada más, que no aprovecha todas sus posibilidades, ofrece pocas sorpresas, le falta emoción, es un poco fría (da la impresión de que le hace falta un empujoncito para emocionar), y deja la sensación de ya visto (hasta el final es calcado a la de Spielberg) bastante molesto. A pesar de ello, está rodada con mucho oficio, tiene un par de escenas emotivas, los actores lo hacen todos muy bien y las escenas de acción rescatan un poco a la película del tedio. Pero el tema a tratar se merecía más pasión y emoción verdadera. Una opción a tener en cuenta, pero no hasta el punto de ser recomendable, pues teniendo ahora mismo Diario de un escándalo o El buen pastor (que todavía no he visto) vería antes estas dos. Salí con rabia por haber podido ver La vida de los otros y comprobar si era mejor que el Fauno. De todas formas, tampoco es una película desdeñable, ni con la que de la sensación de haber tirado el dinero, ni tan siquiera fallida, pero sí un poco decepcionante. Aquí teneis el trailer.

Lo mejor: Las escenas de batalla, los actores y alguna secuencia emotiva.

Lo peor: Le hace falta un empujón para que logre emocionar, deja sensación a déjà vu y el guión no aporta nada nuevo.

NOTA GLOBAL: 6.75.

Permalink 13 comentarios

Diario de un escándalo: Y de una Judi Dench soberbia.

abril 5, 2007 at 2:54 pm (Críticas)

Tengo otras críticas pendientes, pero voy a ir por el orden cronológico de las que he visto en cines (Diario de un escándalo, Days of glory, Alpha dog) y luego por las que he visto en cines hace ya tiempo o en DVD (El último rey de Escocia, The Host, Cube, Terciopelo azul, Donnie Darko…) según me apetezcan. El pasado viernes fui al cine a ver Diario de un escándalo, de Richard Eyre (con guión de Patrick Marber, basado en la novela de Zoë Heller). No tenía muchas ganas de verla, porque aunque prometía un imponente duelo Dench-Blanchett, la trama no me atraía mucho y prefería ver El velo pintado, Days of glory o La vida de los otros. Las bajas (tampoco en exceso) expectativas que tenía me sirvieron para que la película me gustara más. Diario de un escándalo fue nominada a 4 Oscars: Mejor actriz principal (Judi Dench), mejor actriz de reparto (Cate Blanchett), mejor guión adaptado y mejor banda sonora, pero finalmente no ganó ninguno.

Barbara (Judi Dench) es una despótica y solitaria profesora que gobierna su aula con mano de hierro en una ruinosa escuela pública secundaria situada en Londres. Con la excepción de su gata, Portia, Barbara vive sola, sin amigos ni confidentes, pero su mundo cambia cuando conoce a la nueva profesora de arte de la escuela, Sheba Hart (Cate Blanchett). Sheba parece ser el alma gemela y la leal amiga que Barbara siempre ha estado buscando. Pero cuando descubre que Sheba mantiene una tórrida relación con uno de sus jóvenes alumnos (Andrew Simpson), su naciente relación da un ominoso giro. Entonces, cuando Barbara amenaza con revelar el terrible secreto de Sheba al esposo de ésta (Bill Nighy) y al mundo entero, los propios secretos y las siniestras obsesiones de Barbara salen a primer plano con estrépito, exponiendo los engaños que se ocultan en el núcleo de las vidas de las mujeres… Esta sinopsis es bastante reveladora, pero tranquilos, esta es una de esas películas en la que el “qué” pierde importancia ante el “cómo”. Desde el inicio, se nos narra la historia con la voz en-off de Judi Dench. La película nos define su personaje a través de lo que nos va contando. Se trata de sus pensamientos, suelta esas verdades que pensamos pero no decimos, tal vez crueles e hirientes. Todo el desarrollo y los acontecimientos se nos muestran a través de su particular prisma, una prisma que aporta a la película un ritmo e interés encomiables.

Richard Eyre debutó en el 2001 con Iris, dónde también contó con Judi Dench y Kate Winslet. La dieron hace poco en La 2, pero se me pasó grabarla. En el 2004 se encargó de Belleza robada, con Billy Crudup, Claire Danes, Rupert Everett y Tom Wilkinson, que no he visto pero puede que no tarde mucho, pues la he visto en mi videoclub. Aquí a menos, demuestra una innata elegancia dirigiendo, tanto a sus actrices como el ritmo de la película. El film tiene un aire británico claramente perceptible, lo que para algunos resultará frío pero a mí no me molesta en absoluto.

El campo dónde la película logra hacerse grande es la interpretación, de eso no hay duda. Por un lado, la cada vez más guapa y magnífica Cate Blanchett compone un personaje algo despreocupado, tranquilo, amable pero también insatisfecho. Insatisfecho de cargar con su familia y deseoso de probar algo nuevo, algo que le haga disfrutar como hacía tiempo que no hacía. La premisa de la profesora que se lía con el alumno puede parecer un tanto banal, pero al igual que en Juegos secretos (Little children), tal y como está mostrada es toda una cualidad para mostrarnos el desconcierto del personaje, su vacío interior y su necesidad de probar ago nuevo. Esto está muy bien explicado en la película, así que mejor que la veais y deje de diseccionarla. Judi Dench está realmente asombrosa, su interpretación es absolutamente prodigiosa, y compone uno de los personajes más reales, creíbles y cuarrados de los últimosa tiempos, sin exagerar. Su personaje perdura una vez acabada la película, y en mi opinión es la “ganadora” del duelo, sin menospreciar el también excelente trabajo de Blanchett, pero es que hay que rendirse a los pies de esta mujer. Su personaje nos ofrece por un lado, un estudio de personalidades entre ella y Blanchett de lo más interesante a la vez de un estudio acerca de debilidades humanas. Y por otro lado, un espléndido retrato de la soledad y sus consecuencias, de la necesidad de tener un amigo a tu lado y de la fidelidad que se le debe a ese amigo. También habla de la lamentable situación de los institutos actuales y de la ducación que imparten a unos problemáticos alumnos. Realmente hay ese ambiente. De eso y más nos habla el personaje de Dench, como ya digo, uno de los más logrados, complejos y creíbles de los últimos tiempos. Yo le habría dado el Oscar a Dench. Muy bien lo tuvo que hacer Helen Mirren para superar a semejante peso pesado de la interpretación, dándonos clases de cómo se debe interpretar en cada escena en la que aparece. Bill Nighy también lo hace bien, pero su papel no tiene especial relevancia (más que al final) y pasa bastante desapercibido, sobre todo ante las dos actorazas que le han tocado.

En el aspecto técnico destaca una clásica puesta en escena, que no se aparta de lo convencional y una fotografía elegante, pero sin aportar innecesarias florituras y movimienos a una historia que no le hace falta. La música es genial. Casi es mi prototipo de música en una película. Yo le habría dado el Oscar a la mejor banda sonora. Esas notas que se repiten a lo largo del metraje van aportando intensidad (destacando el clímax final entre las dos actrices) e inconscientemente, dando ligereza al desarrollo, haciéndose el aburrimiento una tarea realmente difícil. La duración apenas sobrepasa los 90 minutos, y sin embargo, uno tiene la sensación de que cada minuto ha sido aprovechado al máximo y de que no falta ni sobra uno sólo.

Así pues, nos queda una película muy bien llevada a cabo, intensa, con dos actrices en estado de gracia, múltiples reflexiones acerca de la insatisfacción, el deseo, la amistad, la lealtad o el prejuzgar a las personas sin conocerlas a fondo, con un notable y elegante apartado técnico (destacando la banda sonora) y un ritmo muy llevadero y preciso. Una película nada decepcionante, y a falta de ver El buen pastor, diría que la opción más recomendable en la cartelera actual. No os la perdais, merece la pena. Os dejo con el trailer, por si a alguien le apetece que le destripen la peli de arriba a abajo.

Lo mejor: Judi Dench, su personaje, Cate Blanchett, la banda sonora y la cuidada dirección de Eyre.

Lo peor: No se aparta de lo “convencional”, aunque la historia tampoco lo requería.

NOTA GLOBAL: 8.5.

Permalink 11 comentarios