FANT 2012: El callejón.

mayo 22, 2012 at 7:57 pm (Críticas, Festivales)

Imagen

‘El Callejón’ comienza estupendamente con ese baile psicodélico de Ana de Armas, entre naïve e irónico, que comparte intencionalidad con el comienzo de Mulholland Drive: una dulce y engañosa piruleta que sirve para sumergirnos más en la pesadilla posterior. Tras esto, se introduce a su personaje con una economía de medios encomiable; la conversación telefónica con su ex aporta, por un lado, las primeras notas de humor, y por otro, introduce sibilinamente una pista hitchcockiana: dudamos de si los celos del novio podrían llevarle algo más. No revelaré si la pista es falsa o no, pero funcionar funciona.
Habiendo empezado tan bien, temía que una vez llegados a la lavandería la película se haría aburrida, pero la potente estética en rojos, azules y verdes junto al aprovechamiento del espacio que confecciona Trashorras lo impiden. Sirva de ejemplo la escena en la que Ana de Armas baila y ve en el espejo a su “yo” idealizado vestido de gala. Tiene algo de bello, así como la conversación posterior con Diego Cadavid, de un inusitado naturalismo teniendo en cuenta que nos encontramos ante una película de terror. Pequeños-grandes detalles que enriquecen la materia emocional de la película.
El problema viene tras la revelación de la identidad del asesino. Aquí la película titubea con unos sucesos de escaso interés (dudo-salgo a por el teléfono-entro-vuelvo a dudar-salgo hacia el coche-vuelvo a entrar-dudo-etc.) que acaban en el punto de partida y no aportan más que migajas de tensión. También creo que el personaje del vagabundo podría haber dado más de sí. Me dio por imaginar a un Peter Vincent hobo que introdujera a la protagonista -y al espectador- algo más gradualmente en el giro del último tercio.
Afortunadamente, la peli recobra fuerza y lo hace por medio de un sueño. En él, vemos el plano picado de unas escaleras en caracol como inagotable símbolo de lo onírico y sus múltiples capas, y la cara del asesino deformada y aumentada en la medida en que su influjo sobre la psique de la protagonista ha ido también aumentando. El giro y la aparición del personaje de Leonor Varela (esta mujer siempre me ha parecido bellísima) aportan a la película el brío que venía necesitando, y aunque a estas alturas la gente ya no sepa cómo reaccionar, yo aprecio el desconcierto del que me hace partícipe. Me pregunto por qué se nos atascan tanto las medias tintas, todo lo que no es inmediatamente discernible en un “jiji-jaja” y un “UUUUH!”.
El callejón es una estimulante y juguetona película de (multi-)género que apela más a las sensaciones que a la razón. Seguramente, otra propuesta arriesgada destinada al ostracismo de un público español que necesita quitarse ya la venda de los ojos: sí, somos capaces de hacer cosas diferentes, y sí, también podemos hacerlas bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: